Ayuda

Pedro Giraldo de Chaves

Biografía

Giraldo de Chaves, Pedro. Barcelona, 1750 – Alcalá de Henares (Madrid), 1820. Mariscal de campo y director de Ingenieros.

Ingresó en el Ejército como cadete del Regimiento de Caballería “Dragones del Rey” en noviembre de 1771. Habiendo estudiado las matemáticas por su cuenta, entraba a formar parte del Cuerpo de Ingenieros, como subteniente, después de aprobar el preceptivo examen en 1775. Su primer destino fue a la Dirección de Ingenieros de Castilla la Vieja, de donde pasaba a la de Extremadura.

En 1790 se le destinaba a Ceuta, sitiada en esos momentos por los “moros”, participando a partir de su llegada en la defensa de la plaza, e incluso en varias de las salidas efectuadas por la guarnición contra los sitiadores.

En febrero de 1793 se incorporaba al Ejército de Navarra con ocasión de la guerra contra Francia (llamada de la “Convención” o del Rosellón), durante la cual tomó parte en diversas acciones, en las que realizaba numerosos trabajos de habilitación de caminos para el paso de la artillería, así como de fortificación de campaña, tanto en Navarra como posteriormente en Guipúzcoa. Por sus méritos en campaña era premiado con sucesivos ascensos, hasta el de coronel del Ejército en 1793.

Terminada la guerra, era destinado a Guipúzcoa y con posterioridad a Madrid, siendo nombrado en abril de 1805 maestro militar de los infantes D. Carlos y D. Francisco de Paula. Con anterioridad, había trazado en 1800 un croquis o contorno militar del Puerto del Rey en Sierra Morona. En 1807, ya como brigadier del Cuerpo, se le designaba como jefe de la Dirección Subinspección de Ingenieros de Andalucía, y en noviembre de ese año se le conducía al Escorial, con motivo de la detención del Príncipe de Asturias, D. Fernando, en el Real Sitio de Aranjuez. Implicado en la causa que se formó, fue confinado con tal motivo en Córdoba, donde permaneció hasta la exaltación al trono de Fernando VII, momento en el que, liberado, volvía a Madrid.

Al comenzar la Guerra de la Independencia, con los sucesos de mayo de 1808 en la capital de España, se trasladaba a Sevilla donde estuvo trabajando en las obras de esa capital, hasta junio de 1809 en que se le destinaba al Ejército de Extremadura. Con el citado ejército prestó numerosos servicios, destacando especialmente en la dirección del tendido de puentes sobre el río Tajo en Fuentidueña y Villamanrique, para facilitar el paso de las tropas hacia Madrid. Participó también en la batalla de Ocaña y en la retirada posterior, proyectando más tarde, la segunda línea de defensa, desde Jaén a Andújar. Ante el avance del ejército francés, se retiraba a Granada y finalmente a Cádiz, donde permanecía hasta marzo de 1811 en el que pasaba destinado al Ejército de la Izquierda y más tarde al denominado 5º, con el que dirigió el sitio de la plaza de Peñíscola, entre otras numerosas acciones, de donde era destinado a Valencia.

En un documento fechado en Astorga, el 10 de octubre de 1812, tras ser la capital de la Maragatería reconquistada, se incluía una relación de los oficiales de Ingenieros que más se habían distinguido en el sitio de la señalada plaza, citándose a Giraldo, por su valeroso comportamiento, en la noche del 23 de marzo, cuando se desalojaba a los enemigos de los apostaderos de las trincheras.

También en 1812, realizaba un Plano de la ciudad de Lugo y sus contornos, y más tarde, el Plano de la Plaza de Denia con las Baterías para su ataque (2 de diciembre de 1813). Una vez recuperada Denia, Giraldo de Chaves remitía al general jefe de Ingenieros, con fecha del documento del 5 de enero de 1814, la relación de las obras que debían hacerse en la plaza para que recobrara el estado que tenía antes del sitio.

Finalizada la guerra y vuelto Fernando VII de su cautiverio en Francia, regresaba a Madrid, donde con ocasión del fallecimiento del ingeniero general, ocupaba tal cargo interinamente, al tiempo que se le designaba como vocal de la Junta Militar de Indias. Permaneció desempeñando ambos cargos hasta el nombramiento de un nuevo ingeniero general, siendo designado (abril de 1815) como director subinspector del Cuerpo en Castilla la Nueva y jefe del Establecimiento de Alcalá de Henares (formado por la Academia de Ingenieros y el Regimiento de Zapadores), mando que ejerció hasta su fallecimiento en 1820. El centro de enseñanza de los ingenieros militares había cerrado sus puertas durante la Guerra para establecer un centro provisional en Cádiz. Finalizado pues, el conflicto, el Consejo de Regencia, el 28 de mayo de 1814, aprobaba la vuelta a su primitiva sede. Con posterioridad se convocaban exámenes de ingreso (1815) y se reanudaban los estudios en Alcalá de Henares.

Durante su mando de la Academia, el rey Fernando VII visitaba el centro de enseñanza de los Ingenieros, el 10 de agosto de 1816. En el transcurso de su visita, Giraldo dirigió un simulacro, en el que se demostraba lo aprendido en las “Escuelas Prácticas de Zapadores”, creadas en el seno de las Ordenanzas del 11 de julio de 1803, con el objeto de que todo el personal del Regimiento estuviese capacitado para realizar las misiones asignadas al mismo. El estado continuo de guerra en que vivió el ejército dese su creación, hicieron que todo lo aprendido por los Zapadores, en tiempo de paz, lo llevaran a la práctica en su más amplio sentido, tanto en los asedios, pasos de ríos o defensas y cerco de poblaciones. Consecuente con lo anterior, se trataba en el simulacro: “…. poder manifestar a S.M. el estado en que se halla (el Regimiento de Ingenieros) del modo más análogo y patente, ejecutándose en la tarde del 10 de agosto último el simulacro de una acción de guerra, en el cual se tuvo por objeto hacer algo que correspondiese a cada una de las atribuciones o funciones peculiares del Regimiento”.

 

Obras de ~: M. Maigret, Tratado de la seguridad y conservación de los Estados por medio de las fortificaciones, trad. al castellano de ~, 1782.

 

Fuentes y bibl.: Archivo General Militar (Segovia), exps. personales.

R. Ferrer, Barcelona cautiva, ó sea, Diario exacto de lo ocurrido en la misma ciudad mientras la oprimieron los franceses, esto es, desde el 13 de febrero de 1808, hasta el 28 de mayo de 1814, Barcelona, 1815; M. Godoy, Memorias de Don Manuel Godoy, príncipe de la paz, vol. V, Gerona, 1839; VV. AA., Estudio Histórico del Cuerpo de Ingenieros del Ejército, Madrid, Est. Tipográfico Sucesores de Rivadeneyra, 1911; H. Capel et al., Los Ingenieros Militares en España. Siglo XVIII. Repertorio biográfico e inventario de su labor científica y espacial, Barcelona, Publicaciones y Ediciones de la Universidad, 1983; F. Aguilar Piñal, Bibliografía de autores españoles del siglo XVIII, vol. 4, Madrid, Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), 1986; L. M. de Diego Pareja, La Academia de Ingenieros y el Regimiento de Zapadores de Alcalá de Henares (1803-1823), Alcalá de Henares, Institución de Estudios Complutenses, 1999; J. Carrillo de Albornoz y Galbeño, “Caballeros de la Real y Militar Orden de San Fernando pertenecientes al Arma de Ingenieros”, en Memorial del Arma de Ingenieros, Madrid, (Ministerio de Defensa), 63-66 (2001 y 2002); R. Fernández López, La Academia de Ingenieros y los Zapadores-Minadores en Alcalá (1803-1823), inéd.

 

Juan Carrillo de Albornoz y Galbeño

Relación con otros personajes del DBE

Personajes similares