Ayuda

José Sierra y López

Biografía

Sierra y López, José. ?, s. t. s. XVIII – ?, 1824 pos. Mariscal de campo procedente de Ingenieros.

Ingresaba en el Cuerpo de Ingenieros, como ayudante de ingeniero, según un Real Decreto de 4 de noviembre de 1776.

En 1783 llegaba a Barcelona, procedente de Sevilla, y un año después era ascendido a ingeniero extraordinario era destinado a Cádiz.

En 1788 estaba sirviendo como ingeniero extraordinario en Nueva España, donde pasaba en limpio los dibujos trazados en las ruinas de Palenque, Chiapas. En 1790 se hallaba en Guatemala, donde elaboraba un proyecto de nuevas poblaciones, y en 1792 estaba encargado de la dirección de la obra de la catedral de Ciudad de Guatemala. Realizaba al respecto el Plano y perfiles del proyecto para la construcción de la Iglesia Catedral de la Nueva Guatemala y en ese mismo año firmaba la Relación perteneciente al conocimiento de la fábrica de esta Iglesia Catedral (de Guatemala). Con anterioridad, en 1788, el virrey de México había enviado unos planos del ingeniero extraordinario del Ejército D. José Sierra, en los cuales tuvo que corregir algunos defectos del periodo anterior y resolver el asunto de la cubierta, sobre si era madera o bóveda. Estos detallados planos fueron remitidos a España por el gobernador y capitán general de Guatemala, Bernardo Troncoso Martínez del Rincón, el 6 de junio de 1792, y en ellos iba “el proiecto que se propone para cubrir de Bóvedas esta Iglesia Catedral”. Fue discutido por el Consejo de Indias, sometiéndolo al juicio del arquitecto Juan de Villanueva, que en dictamen técnico aprobaba la propuesta de abovedamiento.

En 1797 José Sierra realizaba el último plan defensivo del siglo XVIII en Guatemala, al disponer una batería llamada de San Carlos a dos kilómetros del castillo de San Felipe, donde el río Dulce se estrechaba y a la vista de Cayo Frontera, estableciéndose allí vigías. Pensaba que con dicha batería y las guarniciones de los cuarteles de Buenavista y Santiago se impediría el desembarco en la batería y castillo citados. El castillo de San Felipe de Lara, fortaleza ubicada en la embocadura del río Dulce con el lago de Izabal en el oriente de Guatemala, tenía tres funciones: ser un fuerte militar, una prisión y además un centro aduanero. Además de dichas funciones, el castillo contaba con múltiples almacenes que servían como centro de intercambio comercial entre Guatemala y España. Posteriormente, el 29 de diciembre de 1800, Sierra salía de Guatemala, al marchar a otras obras en Granada y Trujillo.

En 1801, por una Real Orden, “se le reprende formalmente por haber dirigido una obra idealmente durante diez años y haber desperdiciado los fondos reales”. En 1802 pedía regresar a Guatemala a terminar la catedral: “Se le acusa de haber venido dilatando la obra para evitar la salida de Guatemala y de que se había negado a entregar los planos manifestando que no los tenía pues se la había formado ideal”. Había trabajado también en la Real Fábrica de pólvora, para reposición del antiguo molino incendiado.

Con fecha de 15 de febrero de 1805, promovido a teniente coronel de Ingenieros, era nuevamente destinado en Guatemala. En 1809 continuaba en el mismo cargo y destino, y el 22 de abril de 1814 ascendía a brigadier.

En 1819, como brigadier director subinspector del Real Cuerpo de Ingenieros, procedente de Guatemala, pasaba a continuar su mérito en Andalucía. Debía haber regresado a la Metrópoli en 1817, no haciéndolo hasta la fecha citada de 1819.

En 1821 era mariscal de campo, director subinspector de Andalucía y en 1824 desaparece del Estado Militar de España, lo que sugiere que se había retirado o bien había fallecido.

Una faceta muy importante de Sierra es su contribución al campo de los conocimientos científicos. En un documento que fue enviado al rey de España en 1794 se planteaba una serie de recomendaciones técnicas para construir obras en lugares con características sísmicas como Guatemala, tales como cimientos, edificaciones sólidas y no muy elevadas, etc. Otra de sus contribuciones fue el Plan de Instrucción de Matemáticas presentado en ese mismo año a la Sociedad Económica de Amigos del País. El plan está dividido en cuatro áreas de estudio: “las que deben ser aprobadas consecutivamente para que al final, los estudiantes logren un conocimiento básico de las materias de aritmética, álgebra, geometría, maquinaria, hidráulica, astronomía, geografía, etc.”. Argumentaba que eran los maestros de obra y carpinteros los que principalmente deberían ser apoyados para que recibieran ese tipo de cursos preparatorios, por ser las personas que ejecutaban los trabajos de construcción.

 

Fuentes y bibl.: Archivo de Simancas, Exps. Personales.

Estados (Escalillas) del Cuerpo de Ingenieros del Ejército, 1800-1821; Estado Militar de España, 1822-1824; H. Capel et al., Los Ingenieros Militares en España. Siglo XVIII. Repertorio biográfico e inventario de su labor científica y espacial, Barcelona, Publicaciones y ediciones de la Universidad de Barcelona, 1983; J. López Muiños, Algunos aspectos de la Ingeniería Militar española y el Cuerpo Técnico, Madrid, Ministerio de Defensa, 1993; J. O. Moncada Maya, Ingenieros Militares en Nueva España. Inventario de su Labor Científica y Espacial. Siglos XVI-XVIII, México D.F., Universidad Autónoma de México, 1993; J. A. Calderón Quijano, Las Fortificaciones Españolas en América y Filipinas, Madrid, Mapfre, 1996; M. Aragón, “Ingenieros Militares en el Reino de Guatemala, Siglo XVIII”, en Estudios (2000), págs. 12-31; C. Laorden Ramos, Obra civil en Ultramar del Real Cuerpo de Ingenieros, Madrid, Ministerio de Defensa, 2008, 2 vols.

 

Juan Carrillo de Albornoz y Galbeño

Relación con otros personajes del DBE

Biografías que citan a este personaje

Personajes citados en esta biografía

Personajes similares