Ayuda

Fernando de Mena

Biografía

Mena, Fernando de. Socuéllamos (Ciudad Real), c. 1510 – Madrid, c. 1568. Médico.

Licenciado en Medicina en 1543 y doctor al año siguiente por Alcalá. Había sido colegial del Colegio de la Madre de Dios como otros muchos médicos de aquella Universidad. Catedrático de Vísperas en Alcalá desde 1545 y sucesor de Diego de León en la Cátedra de Prima en 1553, la culminación de su carrera le llegó con el nombramiento como médico de Felipe II en 1560. La década de 1550-1560 fue la más fecunda en publicaciones para nuestro autor pues en ella aparecieron cuatro de sus textos fundamentales, pero la promoción como médico de cámara restringió su dedicación intelectual al dedicar su atención a los cuidados médicos de los personajes del entorno filipino.

Precisamente, su vinculación al ambiente cortesano y a las intrigas que rodeaban al monarca condicionó la publicación de su última obra (de carácter más estrictamente hipocrático) impresa por Cristóbal Plantin en Amberes en 1568. En efecto, en un principio el libro llevaba una dedicatoria muy elogiosa al príncipe Carlos, pero la reclusión de éste en enero de 1568, obligó a Mena a sustituir la dedicatoria por otra a la reina Isabel de Valois más convencional. Según T. Santander el fraccionamiento en la salida al mercado de la edición habría dado lugar a la existencia de ejemplares, retenidos en el taller de Plantin, en que se suprimió el cuadernillo de seis hojas inicial, por otro de cuatro, más adecuado a las nuevas circunstancias políticas de la dinastía. Las referencias a sucesos como el traumatismo sufrido por el mismo príncipe Carlos y la consulta entre médicos como celebrada hacía pocos días, sugiere que gran parte del texto estaba concluida antes de 1562 en que se produjo el accidente del príncipe.

En 1568 desaparece el nombre de Mena de las libranzas económicas recogidas en las Quitaciones de Corte de médicos y cirujanos reales por lo que debió producirse su fallecimiento. El cirujano Francisco Díaz, que le había diagnosticado una calculosis vesical y que había sido discípulo suyo en Alcalá, fue el encargado de realizar la anatomía (autopsia) de su cadáver y confirmar la exactitud de su diagnóstico. El propio Díaz da noticia de esta experiencia en su Tratado de todas las enfermedades de los riñones (1588) y cabe conjeturar que la jornada de Monzón a que se refiere Díaz, en que al parecer habrían aparecido los primeros síntomas de la dolencia, sean las Cortes de 1563, en que acompañó como médico a Felipe II, y 1568 fuese el año de su muerte.

Mena es un representante destacado del galenismo hipocratista que buscó superar las contaminaciones del galenismo arabizado en la fidelidad a las fuentes originales. Esta corriente, que en la Universidad de Alcalá encontró su mejor tribuna, tiene en Mena, con Francisco Valles y Cristóbal de Vega a sus representantes más ilustres. Las publicaciones de Mena se inscriben en el género del “comentario” en que el texto original es analizado de forma que se aclaran al lector dudas textuales y conceptuales. En estas glosas Mena suele prescindir tanto del silogismo como del recurso a distingos y distinciones tan habituales en los autores medievales, optando sobre todo por una digresión personal menos sujeta a los esquemas tradicionales.

Mena fue ante todo un comentarista de Galeno (de los libros sobre pulso y orina de carácter diagnóstico) que sólo tangencialmente y en escritos menores comentó a Hipócrates. Para Mena, Galeno fue el autor que mejor había entendido y explicado el pensamiento de Hipócrates por lo que se justificaba sobradamente el interés hacia el médico de Pérgamo.

Como comentarista y editor de Hipócrates se sirvió de la traducción latina de Cornarus que en algunas ocasiones corrige para mantener una mayor fidelidad al texto griego. Recientemente A. M. Martín Ferreira ha destacado la elegancia de su latín, en la tradición de Celso conceptuado entre los humanistas como el Cicerón de los médicos.

 

Obras de ~: Liber Galeni de urinis, Compluti, ex officina Ioannis Brocarii, 1553; Claudi Galeni de pulsibus ad tyrones, Compluti, ex officina Ioannis Brocarii, 1553; Liber de ratione permiscendi medicamenta, Compluti, ex officina Ioannis Brocarii, 1555; Comentaria nuper edita, in libros de sanguiniis missione, et purgatione Claudi Galeni, Compluti, ex officina Brocarii, 1558 (Augustae Taurinorum, apud J. Baptistam Bevilaquam, 1584, 1587, 1589); Methodus febrium omnium, et earum symptomatum curatoria, Antuerpiae, ex officina Cristophori Plantini, 1568.

 

Bibl.: T. Santander Rodríguez, Hipócrates en España (siglo xvi), Madrid, Dirección General de Archivos y Bibliotecas, 1971, págs. 115-119; J. M. Jiménez Muñoz, Médicos y cirujanos en “Quitaciones de Corte” (1435-1715), Valladolid, Universidad, 1977, pág. 70; A. M. Martín Ferreira, El humanismo médico en la universidad de Alcalá (siglo xvi), Madrid, Universidad de Alcalá, 1995, págs.184-189.

 

Antonio Carreras Panchón