Ayuda

José María Román y Herrera Dávila

Biografía

Román y Herrera Dávila, José María. Matapozuelos (Valladolid), 1784 - ?. s. t. s. XIX. Militar. Brigadier del Ejército, Teniente Coronel de Ingenieros.

Intervino en 1793 en la guerra de la Convención o del Rosellón, donde participó en la construcción de un puente provisional cerca de Boulon, en la batalla de Masdeu, el 12 de mayo de 1793, en la destrucción de una batería enemiga en Pertús, así como en los trabajos de trincheras en el sitio de Bellagarde y su posterior toma. También en la expedición a Tolón, en el ataque a Olinde, y en el ataque y ulterior retirada de Balaguer. También en Cataluña, en obras ejecutadas en Borja y en la conquista de la Cerdaña francesa el 26 de julio de 1794.

Ingresó como Subteniente de Milicias en el Regimiento de Moterrey en mayo de 1801, del que pasaba en la clase de cadete, al de Infantería de León en julio de 1804. Anteriormente había participado en la guerra de 1801 contra Portugal, hallándose en el sitio y rendición de la plaza portuguesa de Campo Mayor.

En septiembre de 1804 se examinaba, para su ingreso en el Cuerpo de Ingenieros, en la Academia Especial de Ingenieros de Alcalá de Henares, siendo nombrado Subteniente de Cuerpo al resultar aprobado, con fecha de 18 de septiembre de ese mismo año. Siempre en 1804, se le destinaba a la citada Academia de Alcalá junto a otros oficiales de Ingenieros, para la elaboración de los tratados de Matemáticas puras y mixtas previstos en la Real ordenanza de 1803 para la enseñanza en el centro. En agosto de 1807 estaba escribiendo “el cálculo trigonométrico de un segmento de hexágono regular fortificado, por el primer sistema de Vauban, con el cómputo de desmontes y terraplenas”.

En el inicio de la Guerra de la Independencia, un grupo de Ingenieros protagonizaban la llamada “Fuga de los Zapadores”, marchándose de Alcalá con dirección a Valencia el 24 de mayo. Por otra parte, los jefes y oficiales que se quedaron en Alcalá, también terminaron por sublevarse. En junio hubo una segunda fuga al recibirse la orden de Murat de trasladarse a Madrid. El Coronel del Regimiento y once oficiales, entre los que figuraba el Subteniente Román, a las 12 de la noche del 8 de junio, salían de la ciudad en dirección a Zaragoza, donde tomaban parte fundamentalmente, en los trabajos de fortificación durante los dos sitios de la ciudad.

Participó en las dos defensas desde el principio hasta el fin, tomando, inicialmente, el mando de las baterías del Arrabal desde el 11 de julio. Sangenís, por su parte, lo ordenaba construir una batería en las inmediaciones del Pilar y puerta del Ángel. Más tarde, ejecutaba las obras de fortificación del puente de piedra, según consta en un oficio que en 6 de agosto de 1808 le dirigió el coronel Sangenís. El 30 de agosto, los ingenieros Zappino y Román, junto con el jefe de zapadores Albo, cortaban el puente de Tudela para ralentizar el nuevo avance francés. Posteriormente se unían con el resto de las tropas en Borja. El sábado 3 de septiembre, parte de los soldados que habían salido de Zaragoza las fechas señaladas anteriormente, vuelven a la ciudad; entre ellos Román, que era destinado al castillo de la Aljafería. Durante la jornada del 25, Román sufría una importante caída que le obligaba a permanecer inactivo hasta el 10 de enero. Una vez que se reincorporaba al servicio, le enviaba Sangenís a la zona del molino de aceite, conventos de Santa Mónica y San Agustín y puerta del Sol. Concretamente en el convento de San Agustín ejecutaba una batería para dos cañones, aspillerando los muros exteriores, al igual que en Santa Mónica.

Tras la capitulación de Zaragoza, el 20 de febrero de 1809, era conducido como prisionero a Francia, en Nancy, de donde pudo fugarse en marzo de 1814. Con posterioridad, se presentaba al ejército de los Aliados, siéndole facilitado los medios de regresar a la Patria. Llegaba a España el 21 de mayo de 1814 y ese mismo día, en Irún, se integraba el tercer ejército.

Durante su permanencia en Francia, estuvo alojado en casa de un profesor de idiomas, con quien estudió el griego, y a cuyo idioma tomó tal afición que publicó en 1832 una Nueva Gramática Griega, que se imprimió en la Imprenta Real, de Orden de Su Majestad.

Una vez en España, era “purificado de su conducta política y militar”, proceso al que debían someterse todos los oficiales que habían permanecido como prisioneros en Francia. Ascendido a 2º Teniente Coronel de Ingenieros el 12 de septiembre de 1815, en 1817 pasaba destinado a la Dirección General del Cuerpo. 

A partir de 1821 sirvió en la Secretaría del Ministerio de la Guerra, siendo promovido a Brigadier del Ejército el 21 de septiembre de 1835 (los oficiales de Ingenieros, Estado mayor y Artillería, podían ascender en tres escalas distintas, una, con Grado en el Ejército, otra, definitiva en el Ejército, y la tercera por elección en el Cuerpo, por antigüedad).

Con ocasión, el 7 de abril de 1823, de la entrada en España de las tropas francesas denominadas, “Los Cien Mil Hijos de San Luis” para devolver a Fernando VII el gobierno absolutista, debió de pronunciarse como constitucional. En efecto, en su hoja de servicios, en 1829 figura estar ya purificado de la “época del abolido sistema constitucional”.

En el Estado Militar del Ejército, figura hasta 1835, desapareciendo del mismo en el siguiente año, lo que sugiere su retiro o bien su fallecimiento.

Se casó con la hija del Teniente General de los Ejércitos Joaquín Blake, Inés Blake Tovar, quien fue teniente aya de Isabel II y Luisa Fernanda. En honor de su ilustre suegro escribió una obrita titulada Noticias históricas de la vida del General Blake, cuyo manuscrito cita con elogio Modesto la Fuente en su Historia de España.

Estaba en posesión de la Cruz de la Real y Militar Orden de San Fernando de 1ª Clase, concedida por su actuación en la Guerra de la Independencia, de la Cruz de distinción de la Fuga de los Zapadores, con el lema La Lealtad y el Valor nos decidieron y de la Cruz de la Real Orden de San Hermenegildo.

Obras de ~. Noticias históricas del Excmo. Sr. D. Joaquín Blake, Capitán General del Ejército, (desapar); Diario del ingeniero militar don José María Román: desde que con sus compañeros de estudios salió de Alcalá de Henares la noche del 9 de junio de 1808, tomó parte de la defensa de Zaragoza durante los dos sitios, prisionero en el último, fue conducido al depósito de Nancy hasta su regreso a España en agosto de 1814, (reimpr. J. M. Román, M. Zozaya Montes, Madrid, Sociedad Estatal de Conmemoraciones Culturales, 2008); Nueva Gramática Griega. Arreglada por el coronel Don José María Roman, Teniente Coronel del Real Cuerpo de Ingenieros, Madrid, Imprenta Real, 1832.

Fuentes y bibl.: Archivo General Militar de Segovia (AGMS.), Expedientes Personales; Estados (Escalillas) del Cuerpo de Ingenieros del Ejército, 1804-1818; Estado Militar de España, 1818-1836.

VV.AA, “Resumen Histórico del Arma de Ingenieros en general y en particular en España, por un antiguo oficial del Cuerpo de Ingenieros del Ejército”, en Memorial de Ingenieros, Madrid, 1846; J. Almirante, Bibliografía militar de España, Madrid, Manuel Tello, 1876; VV.AA, “El Cuerpo de Ingenieros del Ejército. Resumen Histórico de su Organización y Servicios durante la Guerra de la Independencia”, en Memorial de Ingenieros, Madrid, 1908; Estudio Histórico del Cuerpo de Ingenieros del Ejército, 2 ts. Madrid, Establecimiento Tipográfico Sucesores de Rivadeneyra, 1911; L. Veyán y Aparicio, “Los Ingenieros del Ejército de los Sitios de Zaragoza”, en Memorial de Ingenieros del Ejército, Año LXV—Quinta Época, t. XXVII, núm. XII, (diciembre de 1910); J. López Muiños, Algunos aspectos de la Ingeniería Militar española y el Cuerpo Técnico, Madrid, Ministerio de Defensa, 1993; J. Carrillo de Albornoz y Galbeño, Historia del Arma de Ingenieros. “Abriendo Camino”, t. I, Madrid, Imp. Grafoffset, 1997; L. M. de Diego Pareja, La Academia de Ingenieros y el Regimiento de Zapadores de Alcalá de Henares (1803-1823), Institución de Estudios Complutenses, Alcalá de Henares, 1999; L. J. Sanz Balduz, Los Puentes y los Ingenieros en el sitio de Zaragoza [XXVIII premio Los Sitios de Zaragoza], Zaragoza, Ayuntamiento, 2013; R. Fernández López, La Academia de Ingenieros y los Zapadores-Minadores en Alcalá (1803-1823), Editorial Letrame, 2019.

Juan Carrillo de Albornoz y Galbeño

Personajes similares