Ayuda

Guillem Castellví

Biografía

Castellví, Guillem. Guillem Sorolla. San Mateo (Castellón), s. m. s. xv – Játiva (Valencia), 1522. Insurrecto.

Fue uno de los principales dirigentes del movimiento agermanado. Tomó el nombre de Guillem Sorolla de un tío suyo tejedor, de quien aprendió el oficio. El gremio de tejedores junto con el de pelaires (cardadores) conformaban el sector artesanal más poderoso de la sociedad valenciana de los comienzos del siglo xvi, enfrentado a los mercaderes importadores de textiles italianos al mismo tiempo que reivindicador de un severo reglamentismo gremial de las ordenanzas que regulaban su mecánica de producción (control de calidad y monopolio del mercado local).

Sorolla fue elegido miembro de la Junta de los Trece en octubre de 1519. La Junta se reunía en la Cofradía de San Jorge. La personalidad arrolladora de Sorolla se impuso sobre sus compañeros. Sus hombres de confianza fueron los también artesanos Pere Villes, Joan Lledó, Sebastián de Noha y Álvaro de Carmona.

Cada miembro de la Junta cobraba 18 libras pagadas por el Consell de Valencia. La Junta estuvo asesorada por los abogados Bertomeu Monfort y Jerónimo Soriano. La primera reivindicación agermanada fue la recta administración de la justicia que permitiera garantizar que el pueblo no se viera maltratado y oprimido por la nobleza. El propio Sorolla tuvo que esconderse ante las amenazas de un noble por un conflicto judicial.

Fue miembro de las dos primeras embajadas enviadas por los agermanados a la Corte para parlamentar con el Rey. En la primera de noviembre de 1519, Sorolla se entrevistó con Chièvres e intentó convencer a los miembros del Consejo de Aragón de la legitimidad del armamento de los gremios. En la segunda, de enero de 1520 consiguió cartas del Rey autorizando el armamento del pueblo. A la tercera embajada, de febrero de 1520, fue enviado Jerónimo Coll en lugar de Sorolla. El nombramiento del virrey en la figura de Diego Hurtado de Mendoza generó un gran rechazo popular y Sorolla organizó una recepción del virrey en Valencia absolutamente hostil. Las primeras iniciativas políticas del virrey deslizaron a los agermanados hacia frecuentes tumultos y agitaciones lideradas por Sorolla (asaltos a casas de diversos nobles) en las que se puso en evidencia la lucha de moderados y radicales por dirigir las Germanías. Sorolla se alineó de entrada en el grupo radical de Esteve Urgellés, Vicente Peris, Jerónimo Esteve y Pere Villes que desbordó por completo al grupo moderado del racional Joan Caro y Jaume Ros. Sorolla llegó a recaudar fondos para las Germanías procedentes de la venta de esclavos. Se paseaba por Valencia a caballo, con pajes y lacayos mientras los admiradores gritaban: “¡Viva lo rei Sorolla!”. El marqués de Zenete, Rodrigo Hurtado de Mendoza, hermano del virrey, simpatizó inicialmente con los agermanados y estableció nexos de amistad con Sorolla.

Éste intentó extender la revuelta desde San Mateo, su villa natal, a Morella, infructuosamente.

En junio de 1520 fue nombrado procurador de Puebla de Vallbona, Paterna y Benaguacil, instalándose en esta villa. El descalabro agermanado en Oropesa y en Almenara estimuló la proyección de la revuelta hacia el sur y el protagonismo de Sorolla se reduce frente a la figura de Vicente Peris. En octubre de 1522 fue preso en Montesa, condenado a muerte en diciembre y ejecutado en Játiva, su cabeza fue llevada a Valencia. No tenía bienes o al menos no queda constancia de que se le confiscaran o se le impusieran composiciones o multas. Entre los cronistas no gozó de muchas simpatías: Sandoval lo llama “el gran bellaco”; Viciana se refirió a su conciencia laxa; Escolano destacó de él su altanería considerándolo un simple buscador de riquezas; en el siglo xix, Perales destacó su egoísmo personal y sólo Boix intenta justificar su conducta como derivación del presunto resentimiento por un agravio producido por un noble.

 

Bibl.: R. Martí de Viciana, Crónica de la ínclita y coronada ciudad de Valencia. Libro IV, Valencia, 1566; R. García Cárcel, Las Germanías de Valencia, Barcelona, Edicions 62, 1975; E. Duran, Les Germanies als Països Catalans, Barcelona, Curial, 1982; Cròniques de les Germaníes, Valencia, Eliseu Climent, 1984; V. Vallés Borràs, “Germania i senyoriu: la Baronia de Carlet” y “Relacions entre la Junta dels Tretze de la Germania de la ciutat de València i els síndics del poble de la vila d’Alzira”, en Al-Gezira, 3 y 6 (1987 y 1990), págs. 133-157 y 275-284, respect.; et al., Bases ideológicas y programa reivindicativo de la Germanía, Borriana, Ediciones Histórico Artísticas, 1990; R. Pinilla Pérez de Tudela, Valencia y doña Germana. Castigo de agermanados y problemas religiosos, Valencia, Generalitat Valenciana, 1994; V. Vallés Borràs, “Vida pública i mort de Joan Caro, mercader”, en VV. AA., L’univers dels prohoms. Perfils socials a la València baix-medieval, Valencia, Eliseu Climent, 1995, págs. 257-291; V. Vallés Borràs, “La Germanía (1519-1522). Un movimiento social en la Valencia del Renacimiento”, en VV. AA., Conflictos y represiones en el Antiguo Régimen, Valencia, Departamento de Historia Moderna. Facultad de Geografía e Historia, 2000, págs. 11-20; V. Vallés Borràs, “Les ambaixades de la Germania davant Carles I”, en L’Avenç, 244 (2000), págs. 36-60; “Notarios y juristas al servicio de la Germania”, en Estudis, 26 (2000), págs. 203-225; La Germanía, Valencia, Institució Alfons el Magnànim, 2000.

 

Ricardo García Cárcel