Ayuda

Muhammad b. Jizrun

Biografía

Muḥammad b. Jizrūn: Abū ‘Abd Allāh Muḥammad b. Jizrūn, Imād al-dawla. ?, s. m. s. X – 420 H / 1029 C.. Primer soberano de la taifa de Arcos (Cádiz).

Los Banū Jizrūn o Jizrūníes constituyen un linaje beréber perteneciente a los Yarniyān o Irniyān, de la rama Zanata, una de las principales cabilas magrebíes. Según el cronista tunecino de origen andalusí Ibn Jaldūn, fue uno de los linajes llegados a la Península en época del califa al-Ḥakam II para ser utilizados como contingentes armados al servicio de la dinastía omeya cordobesa. durante el período de disgregación del califato, a comienzos del siglo XI, los Banū Jizrūn se alzaron con el dominio de la localidad gaditana de Arcos (Arkuš), constituyendo una taifa independiente que, al igual que las del resto del Occidente de al-Andalus, acabó siendo anexionada por los abadíes sevillanos.

Fueron tres los soberanos Jizrūníes que se sucedieron al frente de la taifa de Arcos. El primero de ellos, Muḥammad b. Jizrūn b. ÿAbdūn al-Jizrī, se declaró en rebeldía frente a las autoridades centrales cordobesas en el año 402/1011-1012, siendo, por lo tanto, una de las manifestaciones más tempranas del proceso de desmembración territorial de al-Andalus que trajo aparejada la crisis del califato omeya. Ibn Jizrūn, que tomó el apodo de ‘Amīd al-dawla, se sublevó inicialmente en Calsena, ciudad hoy desaparecida y que las fuentes ubican a orillas del Guadalete, junto a la desembocadura de uno de sus afluentes, el Majaceite (llamado en árabe Būṭa), que en la actualidad tiende a identificarse con los vestigios existentes en el actualmente conocido como Cortijo Casina. Esta ciudad era entonces el centro administrativo de la cora de Sidonia (žaḏūna), cuyo nombre se derivaba de la primitiva capital, Medina Sidonia, a la que sustituyó como capital de esta circunscripción a mediados del siglo IX.

Pero no fue Calsena la sede de esta taifa, sino la fortaleza de Arcos, de la que se apoderó a continuación, descrita como la más importante de al-Andalus, un lugar, por lo tanto, más idóneo para un poder carente de legitimidad y recién constituido, donde la resistencia frente a un previsible ataque sería más factible y desde el cual el primer Ibn Jizrūn gobernó poco menos de veinte años. Estos son los escasos datos de que disponemos sobre el surgimiento de esta y que nos aporta la única fuente que se hace eco de su origen, la llamada Crónica anónima de los reyes de taifa, que describe de la forma siguiente el ascenso al poder de Ibn Jizrūn:

“El primer dinasta de ellos fue ‘Imād al-dawla (Pilar de la dinastía) Abū ÿAbd Allāh Muḥammad b. Jizrūn b. ÿAbdūn al-Jizrī, emir de los Banū Irniyyān. Se declaró en abierta rebeldía en Qalsāna (Calsena) en el año 402/4 de agosto de 1011-2 de julio de 1012 durante el desarrollo de los disturbios (fitna). Enseguida se apoderó de Arcos, que es una de las más importantes fortalezas de al-Andalus, y la dominó. Estableció en ella su soberanía, consolidando sus defensas e incrementándola en riquezas”.

La caracterización que la Crónica hace de este personaje no es nada positiva, ya que lo describe como “atrevido y falto de escrúpulos, salteador, asesino y derramador de sangre”. En cambio, otras fuentes dan una imagen más negativa de su hijo y sucesor, a quien comparan desfavorablemente con su padre. La fuente antes citada señala que el primer Ibn Jizrūn murió en el año 420/1029, aunque sin aportar dato alguno respecto a las circunstancias concretas en las que tuvo lugar su fallecimiento. Fue sucedido por su hijo, quien asentó el poder de la taifa, extendiendo su autoridad por amplias zonas del territorio gaditano e incluyendo el dominio de sus principales poblaciones, tales como Arcos, Jerez, Algeciras y Calsena.

 

Bibl.: d. Wasserstein, the Rise and Fall of the Party Kings. Politics and Society in Islamic Spain, 1002-1086, Princeton, Princeton University Press, 1985; F. Maíllo Salgado (intr., trad. y notas), Crónica anónima de los reyes de taifas, Madrid, Akal, 1991, págs. 27; M.ª J. Viguera, Los reinos de taifas y las invasiones magrebíes (Al Andalus del XI al XIII), Madrid, MAPFRE, 1992, págs. 121-123; F. Maíllo Salgado (est., trad. y notas), La caída del califato de Córdoba y los Reyes de taifas = Al-Bayān al-Mugrib/Ibn ‘I¼ārĪ, Salamanca, Universidad-Estudios Árabes e Islámicos, 1993, págs. 180; M.ª J. Viguera (coord. y pról.), Los reinos de taifas. Al-Andalus en el siglo XI, en J. M.ª Jover Zamora (dir.), Historia de España de Menéndez Pidal, vol. VIII-I, Madrid, Espasa Calpe, 1996; F. Clément, Pouvoir etlégitimité en Espagne musulmane à l’époque des taifas (Ve-XIe siècle). L’imam fictif, pról. de P. Guichard, París, L’Harmattan, 1997; J. M. toledo Jordán, El Cádiz andalusí (711-1485), Cádiz, diputación Provincial de Cádiz, 1998, págs. 75-81, 119-124 y 144; Ibn Khaldoun, Histoire des berbères etdes dynasties musulmanes de l’Afrique Septentrionale, vol. III, trad. de M. Le Baron de Slane, París, 1999, págs. 280.

 

Alejandro García Sanjuán

Relación con otros personajes del DBE

Biografías que citan a este personaje

Personajes citados en esta biografía