Ayuda

Hasan b. Yahyà b. Ali b. Hammud

Biografía



ASAN B. YAYÀ B. ‘ALĪ B. AMMŪD. Al-Mustanšīr Bi-Llāh. ?, f. s. X-p. s. XI – Málaga, de ‘umādà I de 434 H. (17.XII.1042-15.I.1043). Sexto califa ammūdí y sexto soberano de la taifa de Málaga.

Idrīs b. ‘Alī b. ammūd, conocido por el sobrenombre de al-Muta’ayyad bi-llāh y cuarto soberano ammūdí de Málaga, había designado como su heredero a su sobrino asan b. Yayà b. ‘Alī b. ammūd, el cual, a la muerte del soberano, ocurrida el 16 de muarram de 431 H. (8 de octubre de 1039), se encontraba en Ceuta como gobernador. A pesar de los designios del fallecido soberano, ese mismo día fue proclamado califa su hijo, quien adoptó el título de al-Qā’im bi-Amr Allāh, convirtiéndose en el quinto califa y soberano ammūdí.

El cambio sucesorio fue determinado por la actuación de visir Abū Ŷa’far b. Abī Mūsà b. Baqannà, visir del citado soberano Idrīs b. ‘Alī. Gracias a la juventud e inexperiencia del proclamado califa, el visir se aseguraba su continuidad como hombre fuerte de la taifa malagueña. Sin embargo, asan fue también proclamado califa en Ceuta, recibiendo el juramento de fidelidad de los ceutíes y de los restantes dominios ammūdíes del Norte de África. Tras dicha proclamación se propuso hacerse con el control de Málaga y ser reconocido como único soberano ammūdí a ambas orillas del Estrecho. Para ello se dispuso una flota a cuyo frente se puso el propio asan, decidido a hacerse con el dominio de la ciudad peninsular y sus territorios. Tras un breve asedio se entablaron negociaciones que concluyeron con la capitulación de la ciudad en ‘umāda II de 431 H. (23 de febrero-23 de marzo de 1040) y la deposición de Yayà, cuya vida y propiedades fueron inicialmente respetadas y una de cuyas hermanas estaba casada con su primo.

La citada fecha de ‘umāda II de 431 H. (23 de febrero-23 de marzo de 1040) fue la de la proclamación de asan, quien adoptó el título de al-Mustanîir bi-llāh y, según la Crónica anónima de los reyes de taifa, fue reconocido como califa por el soberano Zirí de Granada y otros señores taifas. El gobierno de las plazas magrebíes fue entregado al hombre de confianza del nuevo califa, el visir eslavo Abū-l-Fawz Na’ā’, mientras que Idrīs, hermano del soberano, era enviado a la Península, donde pronto se asoció con Ibn Baqannà, el otrora visir del depuesto califa Yayà. La citada fuente señala que asan prodigó todos sus cuidados al servicio del reino y fue justo con su pueblo.

Sin embargo, el posterior destino de los personajes mencionados responde a la dinámica propia de los reinos de taifa, caracterizados por la fuerte inestabilidad política y la presencia del crimen y el magnicidio como factores habituales y determinantes de la evolución de los hechos y de la sucesión en el poder, con particular incidencia entre los ammūdíes, varios de cuyos soberanos fueron asesinados. En efecto, pronto al nuevo califa dio muestras de su inseguridad y debilidad políticas, encarcelando a su hermano Idrīs y, posteriormente, decidiendo eliminar a su primo y cuñado Yayà, cuya vida había sido inicialmente respetada. De esta forma, en rabī’ II de 434 H. (19 de noviembre-16 de diciembre de 1042), poco más de dos años después de su deposición, Yayà murió asesinado. Esta acción, sin embargo, determinó el destino del propio al-Mustanîir, quien, como señala el polígrafo cordobés Ibn azm, murió envenenado a manos de su propia esposa, la cual vengaba así la muerte de su hermano Yayà solo un mes después de su muerte, en ‘umādà I del mismo año (17 de diciembre de 1042-15 de enero de 1043).

Al-Mustanîir no dejaba descendencia, de forma que su hermano Idrīs debía ser el teórico heredero, tal y como había sido designado. Sin embargo, el destino de la taifa ammūdí quedó entonces en manos de Na’ā’ e Ibn Baqannà, los dos visires que habían ejercido tanta influencia desde un segundo plano. Según la citada Crónica anónima, Na’ā’ mantuvo cautivo al hermano de asan, que era menor, y se apoderó de Málaga y sus distritos, que gobernó de forma independiente.

Bibl.: F. Codera, “Estudio crítico sobre la historia y monedas de los ammūdíes de Málaga y Algeciras”, en Museo Español de Antigüedades, VIII (1877), págs. 427-466; F. Guillén Robles, Málaga musulmana, Málaga, M. Oliver Navarro, 1880; F. Codera, “ammūdíes de Málaga y Algeciras”, en Estudios críticos de historia árabe española, Zaragoza, Andrés Uriarte, 1903 (col. de Estudios Árabes), págs. 301-322; L. Seco de Lucena, Los ammūdíes, señores de Málaga y Algeciras, Málaga, Ayuntamiento, 1955, págs. 34-40; D. Wasserstein, The Rise and Fall of the Party Kings. Politics and Society in Islamic Spain, 1002-1086, Princeton, Princeton University Press, 1985; F. Maíllo Salgado (intr., trad. y notas), Crónica anónima de los reyes de taifas, Madrid, Akal, 1991, págs. 20-21; M.ª J. Viguera, Los reinos de taifas y las invasiones magrebíes (Al Andalus del XI al XIII), Madrid, MAPFRE, 1992; F. Maíllo Salgado (est., trad. y notas), La caída del califato de Córdoba y los Reyes de Taifas = Al-Bayan al-Mugrib / Ibn Idari, Salamanca, Universidad-Estudios Árabes e Islámicos, 1993; M.ª J. Viguera (coord. y pról.), Los reinos de taifas. Al-Andalus en el siglo XI, en J. M.ª Jover Zamora (dir.), Historia de España de Menéndez Pidal, vol. VIII-I, Madrid, Espasa Calpe, 1996; F. Clément, Pouvoir et légitimité en Espagne musulmane à l’époque des taifas (Ve-XIe siècle). L’imam fictif, pról. de P. Guichard, París, L’Harmattan, 1997.

Alejandro García Sanjuán

Relación con otros personajes del DBE

Biografías que citan a este personaje

Personajes citados en esta biografía