Ayuda

Iqbal al-Dawla

Biografía

IQBĀL AL-DAWLA: Alī b. Muÿāhid, Iqbāl al-Dawla. ?, S. XI – ?, 1081. Segundo rey de la taifa de Denia (1045-III.1076).

Hijo y sucesor de al-Muŷāhid de Denia —el Mugeto de las fuentes latinas—, el creador de la taifa eslava más creativa del siglo XI andalusí. Este reino, que alcanzó una considerable importancia por su poder marítimo, llevó a cabo campañas en el Mediterráneo Occidental y mantuvo relaciones comerciales con las ciudades del Mediterráneo Oriental. Muŷāhid consiguió que el reino de Denia, que incluía las islas Baleares, alcanzara además un grado alto de desarrollo cultural, atrayendo a figuras destacadas de las letras andalusíes de su tiempo.

‘Alī b. Muŷāhid era hijo de una mujer cristiana, y él mismo pasó buena parte de su juventud preso en tierras cristianas, posiblemente en Génova o Pisa, tras la derrota de la armada de su padre en Cerdeña a manos de los italianos (1016), con los que competía por el control de los mares en la primera mitad del siglo XI. Aunque su padre pudo rescatar a ‘Alī, la madre prefirió permanecer con sus correligionarios.

Los primeros años de su gobierno se vieron afectados por las disputas con su hermano asan Sa‘d al-Dawla, que durante su ausencia había ganado ascendiente en la corte y aprovechaba las relaciones que había mantenido en este período con otros reyes aliados de Denia, como al-Mu‘taÅid b. ‘Abbād, para conspirar en contra de Iqbāl al-Dawla. Tras un fracasado intento de asesinato por parte de asan, éste tuvo que huir, primero a Sevilla y luego a la corte de Valencia, resolviendose así la bicefalia de los primeros años de su reinado, en que asan llegó a acuñar moneda únicamente con su nombre.

‘Alī mantuvo la política de alianzas matrimoniales comenzada por su padre, y él mismo contrajo matrimonio con una hija del Rey de Zaragoza; durante su reinado las crónicas apenas guardan recuerdo alguno de hechos notables; posiblemente la cautividad en tierras cristianas había llevado a este monarca a emprender proyectos menos ambiciosos que los de su padre, y algunas fuentes atribuyen a su avaricia el no contar con ejércitos tan crecidos como los anteriores, guardando el dinero de este floreciente reino en el tesoro. Esta crítica la hará extensiva un siglo después al-urtuš÷ a la mayoría de los reyes de taifas.

El comercio mediterráneo fue una fuente de riquezas extraordinaria para este reino, que en lo posible mantuvo una política de neutralidad en las incidencias de los demás reinos peninsulares.

Las relaciones con los cristianos peninsulares parecen habr sido cordiales, y de su reinado se conserva un discutido documento por el que autoriza al obispo de Barcelona a nombrar a los clérigos de su reino, lo que unido a la religión de su madre y a su estancia en territorio cristiano abrió la puerta a las especulaciones acerca de sus creencias religiosas. Las fuentes andalusíes ponderan, sin embargo, su carácter piadoso, en una época en que estas afirmaciones acerca de los reyes de las taifas no son abundantes.

El final del gobierno de Iqbāl al-Dawla se produjo tras la intervención de su nuero, el rey al-Muqtadir de Zaragoza, que conspiró con el ministro Ibn Roŷulo para apoderarse del gobierno de Denia, en un caso semejante al de Valencia entre NiÞam al-Dawla y al-Ma’mýn de Toledo. Sin derramamiento de sangre y sin esfuerzo el soberano de Zaragoza entró en la ciudad y se apoderó de ella, aunque dicha ocupación no fue reconocida por el gobernador de Baleares, que se declaró independiente. Según otra versión de estos hechos, la cesión de la soberanía de Denia se produjo tras un asedio a la misma de las tropas zaragozanas. Las noticias acerca de la suerte de ‘Iqbāl al-Dawla difieren, pues unas sostienen que huyó por barco al norte de África y otras que fue capturado por al-Muqtadir de Zaragoza y vivió en un dominio cedido por al-Muqtadir, tras humillarle públicamente durante la entrada en la capital hýdí. Uno de los hijos de ‘Al÷, Sirāŷ al-Dawla, se rebeló posteriormente contra el dominio hýdí en su gobierno de Segura con la ayuda del conde de Barcelona, pero fue asesinado antes de que pudiera conseguir nada positivo. La plaza de Segura permaneció en manos del antiguo gobernador de las Baleares, que prestó ayuda a la familia de Sirāŷ al-Dawla.

El gobierno de Iqbāl al-Dawla se encuadra en la situación general de las taifas de la segunda mitad del s. XI, en que las más poderosas comienzan a absorver a las más débiles, reduciendo de forma drástica su número, por lo que difícilmente podía aspirar a sosternerse. Sin embargo, tras la relevancia de Muŷāhid, parece evidente que ‘Al÷ no fue capaz de mantener el poderío militar, sobre todo marítimo, que había alcanzado Denia, y su mecenazgo de las artes tampoco estuvo a la altura de su antecesor.

Según Ibn al-Abbār murió en la propiedad que le había cedido al-Muqtadir en el año 474/1081-1082.

 

Bibl.: Al-¾abb÷, Bugyat, ed. de J. Codera y F. Ribera, Madrid, 1885, nº 234, 349, 597, 1379 (col. Biblioteca Arábico-Hispana, t. III); Ibn al-Abbār, Al-ullat al-siyarā’, s. l., s. m. s. XIII, (El Cairo, Husayn Munis, 1963), vol. II, págs. 43, 82, 149, 248; Ibn Bassām, Al-®aj÷ra f÷ mahāsin ahl al-ŷaz÷ra, s. l., p. s. XII (ed. de I. þAbbās, Beirut, 1979, I, págs. 27, 220-230); Al-Marrakuš÷, Al-Mu‘ŷib f÷ talj÷½ ajbār al-Magrib, s. l., p. s. XIII (ed. de R. Dozy, Leiden, 1881, pág. 52); Ibn al-JaÐ÷b, Kitāb aþmāl al-aþlām, s. l., m. s. XIV (ed. E. Lévi-Provençal, Beirut, 1956, 218-222); Ibn ‘I²ār÷, Al-Bayān al-Mugrib, s. l., f. s. XIV (ed. de E. Lévi-Provençal, Paris, 1930, vol. III, págs. 157-158; Ibn al-Kardabus, Ta’rij al-Andalus, Madrid, 1971, 122 n; Al-Maqqar÷, Naf¬ al-Ð÷b, p. s. XVII (ed. de I. ‘Abbās, Beirut, 1968, III, pág. 405, IV, pág. 27); M. Barceló, “La qüestió dels documents d’un suposat acord entre ‘Al÷ b. Mujahid de Dāniya i el bisbe Guislabert de Barcelona”, Sobre Mayurqa, Palma de Mallorca, Museu de Mallorca, 1984, págs. 13-25; M.ª J. Rubiera, La taifa de Denia, Alicante, Instituto Juan Gil-Albert, Diputación Provincial de Alicante, 1985, págs. 92-95; M.ª J. Viguera Molins, Los reinos de taifas y las invasiones magrebíes, Madrid, Mapfre, 1992, págs. 83-88; F. Maíllo Salgado (est. y trad.), La caída del Califato de Córdoba y los Reyes de Taifas, Salamanca, Estudios Árabes e Islámicos (Universidad de Salamanca), 1993, págs. 136-137, 190-191; Mª. J. Viguera Molins, “Las taifas”, en La España Musulmana de los siglos XI al XV, I. Los reinos de Taifas Al-Andalus en el siglo XI, en J. M.ª Jover Zamora (dir.), Historia de España de Menéndez Pidal, t. VIII. Madrid, Espasa Calpe, 1994, págs. 61-64.

 

José Ramírez del Río

Relación con otros personajes del DBE

Biografías que citan a este personaje

Personajes citados en esta biografía

Personajes similares