Ayuda

Antonio Tovar Marcoleta

Biografía

Tovar Marcoleta, Antonio. Madrid, 13.XII.1847 – 22.VI.1925. Militar y político.

En 1861 se le concedió plaza de cadete en el Colegio de Infantería, pero al retrasarse su ingreso prefirió hacerlo al año siguiente en el Batallón de Cazadores de Cataluña. Realizó sus estudios en éste y en el de Chiclana, hasta ser en abril de 1864 promovido al empleo de subteniente del Cuerpo de Carabineros —al que pertenecía su padre—, para retornar al Arma de Infantería dos meses más tarde con dicho empleo y destino en el Batallón de Cazadores de Cataluña, y ser en diciembre trasladado al Batallón de Las Navas, de guarnición en San Sebastián, de donde dos años más tarde pasó a la provincia de Barcelona.

En 1867 tomó parte en operaciones contra las partidas revolucionarias que operaban en Cataluña y Aragón, enfrentándose en el mes de agosto en la acción del puerto de Benasque (Huesca) a la facción mandada por Contreras, al que se obligó a refugiarse en Francia; su destacada intervención en este hecho de armas le valió ser recompensado con una Cruz roja al Mérito Militar.

En el verano de 1868 operó en Navarra, y en septiembre intervino en el ataque y toma de Santander, siéndole concedido el empleo de teniente por méritos de guerra. En diciembre de 1869 se incorporó al Batallón de Cazadores de Barcelona, con el que, al año siguiente, se trasladó a las Provincias Vascongadas, luchando en Vizcaya contra las partidas carlistas. En el mes de diciembre se trasladó a Cartagena para rendir honores y recibir a S. M. el rey Amadeo I.

En 1871 fue trasladado al Batallón de Cazadores de Los Arapiles, con el que en el mes de octubre pasó de guarnición a la plaza de Melilla, para en mayo de un año después incorporarse al Ejército del Norte. Los meses siguientes combatió en Ibarra (Guipúzcoa), Zudaire (Navarra) y Fuentes de Berdoyzar, ganando en esta última acción el empleo de capitán por méritos de guerra.

En 1873 luchó contra los carlistas en la provincia de Valencia, en el Maestrazgo y en Cataluña. En el mes de julio fue hecho prisionero en la acción de Prades (Tarragona) al penetrar intrépidamente en las filas enemigas durante un ataque a la bayoneta. Pudo recobrar su libertad cuatro meses después y fue recompensado con el grado de comandante por méritos de guerra.

Se incorporó en abril de 1874 al Ministerio de la Guerra como auxiliar de la clase de primeros; prestó en este organismo sus servicios durante los años siguientes, en 1879 fue ascendido a comandante y continuó en el mismo destino.

En agosto de 1883 fue nombrado ayudante de campo del jefe de Estado Mayor del Ejército de Operaciones de Extremadura, interviniendo en la sofocación de la sublevación de la guarnición de Badajoz en proclamación de la república.

Abandonó su destino en el Ministerio de la Guerra en noviembre de 1885 al haber sido nombrado gobernador político-militar de la isla de Negros (Filipinas), para pasar en 1889 a desempeñar el cargo de secretario del Gobierno Militar de Manila, que conservó en comisión tras ser nombrado jefe del Batallón Disciplinario. En el mes de julio fue ascendido a teniente coronel, encomendándosele en julio del siguiente año el mando del Regimiento de Visayas, al que se incorporó en la plaza de Cotabato. En 1891 dejó el mando del citado regimiento y se trasladó a Manila para hacerse cargo de la dirección de la Academia Preparatoria Militar allí instalada.

Se le concedió el regreso a la Península en marzo de 1892 por haber cumplido el plazo reglamentario de permanencia en Filipinas, ocupando destino los años siguientes en las Zonas de Reclutamiento de Cieza y Toledo.

Cansado de la inactividad de sus destinos peninsulares, solicitó el pase al Ejército de Puerto Rico, al que fue trasladado en marzo de 1894. A su llegada, se hizo cargo del mando del Batallón de Cazadores de Colón, con el que un año después pasó a la isla de Cuba, saliendo enseguida a operaciones en la jurisdicción de Bayamo formando parte de la División Lachambre. Fueron innumerables los combates en los que participó y dio muestras de su pericia y valor, y ganó dos Cruces rojas al Mérito Militar.

Siguió en campaña durante 1896, y fue recompensado en el mes de enero con el empleo de coronel por méritos de guerra contraídos en las acciones de Cuatro Caminos y Cacao, encomendándosele el mando de una media brigada. En marzo ganó en la acción de Cuchillos la Cruz roja de 3.ª Clase al Mérito Militar, y en agosto tomó el mando de todas las fuerzas que operaban en el Cauto.

En 1897 se le confió el mando de una brigada formada por todas las fuerzas de la división de Manzanillo, a cuyo frente combatió sin descanso en el Cauto, Bayamo y Jiguaní, ganando otra Cruz roja de 3.ª Clase al Mérito Militar y una de 2.ª Clase de la Orden de María Cristina.

Fue trasladado en 1898 a la División Ligera del Príncipe y Oriente, dándosele el mando de los Batallones de Zamora y Barcelona, con los que luchó en Baracoa y Holguín. En el mes de abril se trasladó a La Habana, al haberse iniciado la guerra con los Estados Unidos. A su llegada se le confió el mando de la 2.ª Brigada de la División de Defensa de la plaza, prestando sus servicios en la línea exterior durante el tiempo que duró el bloqueo establecido por la escuadra estadounidense.

Tras la capitulación, intervino en el desarme de las fuerzas movilizadas, embarcando en el mes de diciembre con dirección a la Península, a cuya llegada fijó su residencia en Madrid.

En el mes de septiembre de 1900 fue promovido a general de brigada por los méritos contraídos en la campaña de Cuba. Permaneció en situación de cuartel hasta que en julio de 1901 se le concedió el mando de la 2.ª Brigada de la 3.ª División y el Gobierno Militar de Alcalá de Henares.

En el mes de marzo del año siguiente fue destinado al Ministerio de la Guerra, donde ocupó el puesto de jefe de sección, pasando en 1906 a desempeñar el cargo de secretario de la Dirección General de la Guardia Civil, en el que se mantuvo hasta su ascenso a general de división, en abril de 1909. Desempeñando el cargo de jefe de sección, representó al Ministerio de la Guerra en las sesiones celebradas por el Comité Oficial Español del Congreso Internacional de Ciencias Administrativas, celebrado en Bélgica.

Producido en el mes de julio el ataque rifeño a los trabajadores españoles de la Compañía de Minas del Rif, se le confió el mando de la División de Cazadores de Melilla, con la que en el mes de septiembre operó sobre Taxdirt, con objeto de aislar la península de Tres Forcas, produciéndose durante este hecho la famosa carga del 4.º Escuadrón del Regimiento de Caballería de Alfonso XII, al mando del teniente coronel Cavalcanti, ayudante del general Tovar.

Tras la toma de Taxdirt, intervino en la ocupación de los Zocos el Had de Beni Sicar y el Jemis de Beni bu Ifrur, defendiendo a continuación la alcazaba de Zeluán y emprendiendo seguidamente las operaciones de toma del Gurugú.

En enero de 1910, una vez terminadas las operaciones, ocupó durante un mes el cargo de subinspector de tropas de la 4.ª Región Militar y durante seis el de subsecretario del Ministerio de la Guerra, en agosto de 1910 se le concedió el mando de la 1.ª División.

Al ser ascendido a teniente general, en el mes de mayo de 1914, cesó en el mando anterior y pasó a la situación de cuartel, residiendo en Madrid hasta que en enero de 1916 fue nombrado capitán general de la 8.ª Región Militar. Seis meses después pasó a desempeñar el cargo de director general de la Guardia Civil, en el que se mantuvo hasta que en abril de 1917 se le confió la Capitanía General de la 3.ª Región Militar.

Cumplida la edad reglamentaria, en julio de 1918 pasó a la situación de primera reserva, lo que no supuso inconveniente para que en julio de 1919 fuese nombrado ministro de la Guerra bajo la presidencia de Joaquín Sánchez de Toca. Durante su mandato le fue presentada por el comandante Millán Astray la idea de la creación de La Legión, enviándole en el mes de septiembre a Argelia para que estudiase la Legión Extranjera francesa; también dirigió todo el esfuerzo de su Ministerio a dotar al Ejército de Marruecos del material que necesitaba, y evitó que se enviase un solo soldado de la Península. En el mes de octubre fue nombrado senador vitalicio y dos meses después dimitió como ministro, no volviendo a desempeñar otro cargo hasta la fecha de su muerte.

Poseía las Grandes Cruces de San Hermenegildo (1901), María Cristina (1910), ganada en el combate del Zoco el Jemis, al Mérito Militar con distintivo rojo (1910), en recompensa por la acción de Taxdirt, y de la Estrella Negra, de Bénin, concedida en 1905 por el presidente Poincaré. En 1917 había sido nombrado gentilhombre de Cámara de S. M. el Rey. En 1874 había contraído matrimonio con María de la Encarnación Álvarez.

 

Fuentes y bibl.: Instituto de Historia y Cultura Militar (Madrid), Célebres, caja 162, exp. 5; Archivo Histórico del Senado, Expedientes personales, sign. HIS-0477-04.

J. M. Cuenca Toribio y S. Miranda García, El poder y sus hombres. ¿Por quiénes hemos sido gobernados los españoles? (1705-1998), Madrid, Actas, 1998.

 

José Luis Isabel Sánchez