Ayuda

Modesto Aguilera Ramírez de Aguilera

Biografía

Aguilera Ramírez de Aguilera, Modesto. Porcuna (Jaén), 21.XI.1874 – Madrid, 1.I.1945. General laureado.

Hijo de Ricardo Aguilera Aguilera y de Balbina Ramírez de Aguilera. El 28 de agosto de 1891 ingresó en la Academia General Militar para iniciar los estudios superiores de la carrera militar. En junio de 1893 —superada la primera fase— pasó a la Academia de Artillería donde completó su formación hasta agosto de 1896 en que ascendió a primer teniente de artillería.

Su trayectoria militar en una primera etapa puede considerarse ciertamente anodina. Sus primeros años discurrieron sin pena ni gloria por distintas guarniciones como las de Cádiz, Algeciras o Granada, en donde llegó a ser portaestandarte de la Segunda Región Militar y así prácticamente continuó, excepto un breve intervalo de apenas un año como ayudante de profesor en la Academia de Artillería de Segovia.

En enero de 1907, ya de capitán (diciembre de 1904), pasó destinado a la guarnición de Ceuta en donde transcurriría gran parte del resto de su vida militar. En febrero de 1911, formando parte del regimiento de Montaña de esa ciudad e integrado en la columna mandada por el general Zubía, participó activamente en la ocupación de diversas posiciones próximas a la misma.

Durante los siguientes años la situación del protectorado español en Marruecos, lejos de mejorar, se complicaba cada vez más. El 13 de junio de 1913, se libraron combates en la posición de Lucien, en la que el capitán Aguilera puso de manifiesto su valor, serenidad y dotes de mando, emplazando las piezas de su batería, primera batería montada del regimiento Mixto de Ceuta, sin parapeto alguno y batido por el fuego enemigo, consiguió reducir a éste, aunque con importantes pérdidas propias. Por este hecho fue condecorado con la Cruz Laureada de San Fernando. En ese mismo año actuó con las columnas organizadas y mandadas por los generales Berenguer, Primo de Rivera y coronel García Moreno, ascendiendo antes de finalizar el año a comandante por méritos de guerra, ascenso que fue por antigüedad en 1917 y que le supuso su paso al quinto regimiento Montado de Artillería, que al año siguiente tomó la denominación de segundo regimiento Ligera de Campaña.

Tras un breve paréntesis en la Escuela Central de Tiro en los años 1921 y 1922 y su ascenso a teniente coronel por antigüedad en ese último año, se le ve destinado en el regimiento de Artillería a caballo participando en numerosas acciones en territorio próximo a Melilla, formando parte de varias de las columnas constituidas con el fin de combatir con mayor eficacia al enemigo rifeño. Su actuación en esas acciones fue premiada por la concesión de la Cruz del Mérito Militar con Distintivo Rojo.

En agosto de 1924 con una situación muy complicada después del desastre de Annual (1921), la caída del régimen político de la Restauración, sustituido por la dictadura del general Primo de Rivera (1923), y la ofensiva rifeña motivada por la retirada de las tropas españolas de Xauen y de otras posiciones hacia la línea defensiva de Estella, el teniente coronel Aguilera aparece de forma muy activa en distintas operaciones, a menudo al mando de la masa artillera, protegiendo convoyes, preparando planes de fuego, eligiendo emplazamientos y estudiando posibles zonas de acción.

La solución inmediata y definitiva a esta complicada situación, fue la planteada por el general Primo de Rivera en base a la realización de un desembarco en la bahía de Alhucemas, centro de gravedad del territorio que albergaba la principal capacidad militar de resistencia de los rifeños.

El día 5 de septiembre de 1925 el teniente coronel Aguilera embarcó en Ceuta con dirección a Alhucemas formando parte de la brigada Ceuta mandada por el general Saro. Embarcado asistió al bombardeo de la escuadra sobre Wad-Lau, al simulacro de desembarco de dicho poblado preparatorio del desembarco final y al bombardeo sobre Alhucemas.

Desembarcado con el Cuartel General, colaboró en la señalización de emplazamientos de cañones enemigos y en la dirección de la artillería en diversos escenarios de la batalla. Su actuación fue recompensada con su ascenso a coronel por méritos de guerra, que le supuso la posibilidad de mandar el segundo regimiento a pie de Sevilla.

En enero de 1931 asumió el cargo de inspector de las fuerzas de Artillería en Marruecos. Con la instauración de la Segunda República pasó a la situación de segunda reserva con residencia en Porcuna y con el empleo de general de brigada. Falleció en Madrid el 1 de enero de 1945.

 

Bibl.: Servicio Histórico Militar, Historia de las campañas de Marruecos, Madrid, Imprenta del Servicio Geográfico del Ejército, 1947; A. Ballesteros Beretta, Historia de España y su influencia en la historia universal, Barcelona, Salvat editores, 1936; E. Fleming Shannon, “Problema español de Marruecos y el desembarco de Alhucemas”, en Revista de Historia Militar, 35 (1973); A. Martín Tornero, “Desembarco de Alhucemas. Organización, ejecución y consecuencias”, en Revista de Historia Militar, 50 (1991); F. Puell de la Villa, Historia del Ejercito en España, Madrid, Alianza, 2000; J. M. Guerrero Acosta, El Ejercito español en Ultramar y África (1850-1925), Madrid, Acción Press, 2003; J. Jiménez Moyano, “El desembarco de Alhucemas un hito en la historia militar”, en Revista de Historia Militar (Instituto de Historia y Cultura Militar), 101 (2007).

 

Roberto Sánchez Abal