Ayuda

Pedro de Zambiza

Biografía

Zambiza, Pedro. Quito (Ecuador), p. t. s. XVI – ú.t. s. XVI-p.t. s. XVII. Cacique indígena, alcalde.

Se desconoce la mayoría de los datos biográficos de Pedro Zambiza, solo se sabe según Pimentel que “para comienzos de 1597 había muerto [Cajamarca] en Quito y fue sucedido en su empleo [varayuc, alcalde de los ‘naturales’ de la provincia de Quito] por el Cacique Pedro Zambiza”, A partir de esta información se puede deducir que Zambiza puede haber nacido en la propia provincia de Quito, como analiza de forma general Powers en Resilient Lords and Indian Vagabonds: Wealth, Migration, and the Reproductive Transformation of Quito's Chiefdoms, 1500-1700. Desde el inicio de la colonización española de Sudamérica, “las tierras altas del Norte andinas” que estaban caracterizadas por un gran número de “pequeñas unidades políticas” lideradas por “un señor autónomo” fue sustituida de forma creciente por un poder centralizador, por esto un número cada vez mayor de “grupos independientes” eran agrupados bajo un cacicazgo, siendo de esta forma “uno de varios líderes de fila (…) [era] promovido a la posición de “cacique el principal”. Esta política condujo a prolongados conflictos por la legitimación del cacique y la lucha de poder de sus descendientes, por esto la “tendencia del linaje “dirigente” en el poder era la de legitimarse tanto ante los españoles como ante sus propias poblaciones “locales” (Vieira). En la Audiencia de Quito, el “cacicazgo” era –según Vieira- una “invención colonial” y “como tal, sus sostenedores fueron abandonados (…) a “inventar” su legitimidad”, entre estos destaca Cajamarca (Diego de Figueroa y Cajamarca), que fue “Varayuc o Alcalde de los naturales” de la provincia de Quito por designación de la Audiencia (Pimentel), en 1560. La vida de Zambiza puede haber sido similar, al menos en parte, de la que tuviera Cajamarca, que sí se conoce. Cajamarca también pudo haber nacido en Quito (como apunta Pimentel), su padre el curaca Carguatanta del grupo étnico Huayacuntus del norte del Perú, hacía las funciones de “Gobernador” de los Mitimaes Huayacuntus en Quito cuando se declaró la guerra entre Huáscar y Atahualpa, siendo “asesinado” por el capitán Hernando de Soto cerca de Cajas. Seguidamente, el joven (de unos quince años) Cajamarca fue promovido por Sebastián de Benalcázar en la villa de san Francisco de Quito (6 diciembre 1534), a curaca y bautizado con el nombre de Diego de Figueroa y Cajamarca, siendo “adoctrinado” por el sacerdote Pedro Bedón de Agüero, quien le enseñó a leer y a escribir. Tras una serie de vicisitudes por Perú, México y Ecuador, en 1560, era designado por la Audiencia de Quito a varayuc o alcalde de los naturales de la provincia de la capital de Ecuador y, durante el tiempo que desempeñó este cargo político, edificó el templo de san Blas y fundó los pueblos de Chillogallo y Machángara, “trazando sus calles y plazas y concediendo solares”. Vestía a la española, portando “su vara alta”, “cuidaba los caminos, ejercía justicia” y se le consideraba “quiteño y pacífico, amado y querido por el buen ejemplo de su vida arreglada”. En 1577, obtuvo la consideración de noble en reconocimiento del “linaje y servicios de sus antepasados a los Incas y españoles” y en España “se dice que era de la más antigua y rancia aristocracia andina” (Pimentel). En 1579, cuando se produjo la sublevación indígena de Quijos era apresado, pero pronto puesto en libertad y designado “Jefe del Servicio de Chasquis” en la defensa de la isla Puna y Guayaquil frente a la amenaza pirata. En 1580 pretendía ser alguacil mayor de los “Naturales” de Quito, pero no lo fue, mientras que una cédula de Felipe II le asignaba seiscientos pesos de plata al año, que nunca le dio la Audiencia, por ello vivía “pobremente”, a pesar de que seguía poseyendo su chacra de árboles frutales en Tucanca cerca de Quito. En 1589 ayudaba “a recoger” un empréstito real a las comunidades indígenas. Y, a comienzos de 1597, moría en Quito, sucediéndole en el cargo (“empleo” según Pimentel) el “cacique” Pedro Zambiza, que debía tener una vida similar a la de Cajamarca.

 

Bibl.: R. Pérez Pimentel, “Cajamarca” en Diccionario Biográfico Ecuador, t. VII, Guayaquil, Universidad, 1987, pág. 73; K. M. Powers, “Resilient Lords and Indian Vagabonds: Wealth, Migration, and the Reproductive Transformation of Quito's Chiefdoms, 1500-1700”, en Ethnohistory, 38, 3 (1991), págs. 225-249; K. Vieira Powers, “Inventing Chiefly Legitimacy in the Colonial North Andes: The Making of the Duchisela Cacicazgo”, en  49 Congreso Internacional de Americanistas (Quito, 7-11 julio 1997) [en línea] (disponible en http://www.equiponaya.com.ar/congresos/contenido/49CAI/Powers.htm).

 

Miguel-Héctor Fernández-Carrión