Ayuda

Santiago Key Muñoz

Biografía

Key Muñoz, Santiago. Icod de los Vinos (Santa Cruz de Tenerife), 27.VII.1772 – Sevilla, 16.VII.1821. Diputado, sacerdote y abogado de los Reales Consejos.

Era hijo de Lázaro Key Pérez-Rixo, teniente capitán de Granaderos de las Milicias Provinciales, y Felipa Antonia Rodríguez-Muñoz, ambos naturales de La Laguna (Tenerife), donde se habían consolidado como importantes comerciantes tras un viaje de ida y vuelta a Venezuela como emigrantes. Los Key descendían de una familia irlandesa originaria de Kilkenny.

Estudió Leyes y Cánones en la Universidad de Sevilla, y se doctoró en 1806. Examinador sinodal del Obispado de Canarias, era catedrático de Sagrados Cánones y de Historia Eclesiástica de la Universidad de Sevilla. En 1808 se le nombró representante de La Laguna en la Junta Central. Diputado por las islas de Tenerife y La Palma en las Cortes Generales y Extraordinarias (1810-1813). Fue elegido el 9 de julio de 1811 en el Ayuntamiento de San Cristóbal de la Laguna, isla de Tenerife, según la Instrucción del 1 de enero de 1810 y la Instrucción “que ha de observarse en la provincia de canarias para la elección de diputados a Cortes”. Se le otorgó su poder el mismo día de su elección, y juró su cargo el 8 de septiembre de 1811. Perteneció a dos comisiones, Memoriales y Seminario de Canarias, aunque no sobresalió mucho en su labor parlamentaria, ya que carecía de dotes oratorias.

Intervino en asuntos varios de su isla, pidiendo una sede episcopal para Tenerife y el aumento del número de funcionarios para la Audiencia de Canarias.

Cuando el también diputado canario Antonio Llaneras denunció que las autoridades locales hacían caso omiso de los acuerdos tomados en las Cortes y apenas llegaba información alguna, apoyó estas denuncias, insistiendo en “la arbitrariedad que ejercen los jefes en las provincias canarias, faltando escandalosamente a la fe pública”. En cuanto a los asuntos generales, participó en los debates sobre las condiciones de rentas de los diputados y en los expedientes de rehabilitación de algunos diputados. Firmante de la Constitución, fue secretario de las Cortes (24 de septiembre de 1812), y, durante su estancia en Cádiz, se alojó en la plaza de San Francisco, n.º 91.

Con la reacción absolutista, fue uno de los firmantes del llamado Manifiesto de los Persas, nombrándosele canónigo de la catedral de las Islas Canarias, casi al mismo tiempo que inquisidor del Santo Oficio. En el Trienio Liberal fue rector de la Universidad de Sevilla, a pesar de las protestas del Cabildo canario para que se reintegrara a su canonjía.

 

Fuentes y bibl.: Archivo del Congreso de los Diputados, Serie documentación electoral, legislatura 1810-1813, leg. 1, exp. 7.

Congreso de los Diputados, Diario de sesiones de las Cortes Generales y Extraordinarias, Madrid, Imprenta de J. A. García, 1870; R. Comenge, Antología de las Cortes de Cádiz, vol. II, Madrid, Est. Tipográfico Hijos de J. A. García, 1910, pág. 735; F. Moya Jiménez, Los doceañistas canarios. Apuntes histórico-biográficos, Madrid, 1912, págs. 72-82; J. M.ª García León, Los diputados doceañistas, vol. I, Cádiz, Ayuntamiento, 2006, págs. 387-388; M. Urquijo Goitia (dir.), Diccionario biográfico de parlamentarios españoles. Cortes de Cádiz. 1810-1814, Madrid, Cortes Generales, 2010 (CD-Rom); http://www.cadiz2012.es/diputados.asp?id=29&letra=k.

 

José María García León

Relación con otros personajes del DBE

Biografías que citan a este personaje

Personajes citados en esta biografía

Personajes similares