Ayuda

Clara de Trueba y Cosío

Biografía

Trueba y Cosío, Clara de. Santander (Cantabria), 13.VIII.1808 – 1864. Pintora.

Fue uno de los escasos ejemplos de artista femenina que, por encima de su mayor o menor originalidad artística y de las sombras de su poco conocida biografía, fue capaz de crear un conjunto plástico de indudable sensibilidad, acorde con una de las familias más importantes que ha dado Cantabria a la cultura decimonónica. Nació en una familia de la incipiente burguesía comercial, muy interesada en el desarrollo de cambios políticos y económicos en la convulsa España del momento.

Su padre, Juan Trueba, fue miembro de la Junta Suprema Cantábrica, que presidió el combativo obispo Menéndez de Luarca, y alcalde ordinario de la ciudad. Clara era hermana de Joaquín Telesforo, novelista y dramaturgo romántico que residió largo tiempo en Inglaterra, y de José María, lírico de adscripción liberal que vivió en Francia. Según escribió Marcelino Menéndez Pelayo, tanto Clara como su hermana Carolina “fueron mujeres muy doctas, grandemente conocedoras de los idiomas extranjeros”. En su caso, como sus hermanos varones, también el cosmopolitismo, la tradición liberal y las posibilidades económicas de la familia facilitaron que las mujeres de la casa adquirieran una formación elevada para su época. Menéndez Pelayo aseguraba que Carolina fue educada en Francia. Y una referencia documental sitúa a Clara en París hacia el año 1835, el mismo de la muerte de su hermano Telesforo. Allí pudo recibir alguna clase que sirviera para su formación pictórica y pudo igualmente conocer a Federico de Madrazo, el gran retratista que trabajaba por entonces en el taller de Ingres.

Clara de Trueba regresó a su patria y casó en 1845 en la localidad cántabra de Carandía con José Félix del Campo y de la Serna. El matrimonio debió de residir en la santanderina calle de La Puntida. No consta que tuvieran hijos, aunque sí parece que Clara pasó largas temporadas con la salud harto quebrantada, por causa de varios embarazos dificultosos y finalmente frustrados.

Como pintora, fue una creadora de producción bastante escasa. De hecho, en la exposición monográfica celebrada en 1992 en el Museo de Bellas Artes de Santander se reunieron tan sólo treinta y cinco pequeñas piezas entre acuarelas, pasteles y tapices, que se hallaban muy dispersas por colecciones particulares de Madrid y Santander, además de los fondos del propio Museo. Pese a todo, Juan Antonio Gaya Nuño tomó en consideración a la artista y creyó que era una de las más importantes pintoras del siglo xix en España: “Hubo muchísimas damas pintoras, generalmente retratistas.

De todas [...] creemos fuera la más sensible Clara Trueba y Cosío, autora de dos finas acuarelas, retratando damas, en el Museo de Santander”. Sus cuadros muestran una técnica delicada y un sentido de la armonía colorista tomada, probablemente, del conocimiento que tuviera de los prestigiosos acuarelistas ingleses, como Richard P. Bonington. Los dibujos parecen sacados de un repertorio neoclásico donde la línea y un cierto alejamiento del espectador cobran una importancia especial. En sus creaciones se deja ver la influencia de los temas de las litografías insertas en los semanarios de la época, paisajes, retratos y escenas históricas de variado exotismo romántico. En la recuperación de asuntos históricos los tapices se basan en escenas idílicas del Renacimiento. Por lo demás, en sus obras, Clara de Trueba nos ha dejado la huella identificable de sus propias lecturas burguesas. La literatura romántica le sirvió indudablemente como motivo inspirador, y así se observa por ejemplo en la deuda con Lord Byron que se trasluce en una pequeña acuarela sobre papel donde se recrea delicadamente la tragedia del marino Faliero, Dux de Venecia, desposado con una hermosa joven y condenado a muerte.

 

Bibl.: J. A. Gaya Nuño, Arte del siglo xix, Madrid, en M. Almagro Basch et al., Ars Hispaniae: historia universal del arte hispánico, vol. XIX, Madrid, Plus Ultra, 1996; L. Rodríguez Alcalde y F. Zamanillo Peral, Clasicismo y Romanticismo en Clara Trueba (1808-1864), Santander, Museo de Bellas Artes, 1992 (colección Cuadernos de Arte del Museo de Bellas Artes de Santander, n.º 8); S. García Castañeda, Don Telesforo de Trueba y Cosío (1799-1835). Su tiempo, su vida y su obra, Santander, Diputación Provincial, 1978; L. Rodríguez Alcalde y F. Zamanillo, Clasicismo y romanticismo en Clara de Trueba (1808-1864), Santander, Cuadernos de Arte, 8, Museo de Bellas Artes, 1992; M. Crespo López, Cántabros del siglo xix. Semblanzas biográficas, Santander, Ediciones de Librería Estvdio, 2004, págs. 60-63.

 

Mario Crespo López