Ayuda

Blas Cobreros

Biografía

Cobreros, Blas. Morales del Rey (Zamora), 1771 – ?, p. m. s. xix. Sacerdote, catedrático de Teología, guerrillero durante la invasión napoleónica, defensor de la patria.

Se ignoran la mayor parte de los pasos de este casi desconocido Blas Cobreros, hasta hace poco tiempo en que se han descubierto sus grandes valores. Hijo de familia acomodada, ingresó muy joven en el seminario de Astorga, donde cursó la carrera eclesiástica. Al finalizar, recibió el grado de bachiller en Filosofía por la Universidad de Valladolid el 8 de junio de 1789, y en Teología el 7 del mismo mes de 1794, habiendo aprobado los ejercicios en ambas facultades, nemine discrepante.

Según Felipe Indalecio Pizarro —secretario de la Universidad de Ávila— incorporó el grado de bachiller en Teología en la Universidad abulense, y en la misma facultad recibió la licenciatura y el doctorado el 14 de junio del mismo año.

Fue actuante en el gimnasio de Santo Tomás de la Universidad de Valladolid, sostuvo en clase tres ejercicios de lección y dos de domingo por espacio de dos horas, y en el mismo ascendió a clásico, precedido el ejercicio acostumbrado de lección, defensa de la conclusión que propuso en oposición de cuatro argumentos, cuyo ejercicio se le aprobó nemine discrepante, y como tal clásico tuvo tres ejercicios con puntos de veinte y cuatro horas, y defendió una conclusión en oposición de dos argumentos, sosteniendo por dos horas otras dos conclusiones, y la una en junta de ambos gimnasios; fue electo fiscal y gimnasiarca con general aprobación de los académicos; sostuvo un acto mayor y defendió De infalibilitate Ecclesiae.

En 1795 fue promovido al presbiterado, y se le agració en 1801 con el beneficio curado de la Antigua, de libre provisión y concurso a consecuencia de oposición que hizo. En 1807 fue nombrado cura párroco de Barcial del Barco, también de concurso, ambos en la misma diócesis de Astorga, encargo que desempeñó con todo esmero y celo, a satisfacción de sus superiores, con conocida utilidad y aprovechamiento de sus feligreses, tanto en lo espiritual como en lo temporal.

Por nombramiento de su obispo fue electo arcipreste de Villafáfila, cargo que desempeñó con notable competencia y a gusto de todos.

Al lado de esta labor sacerdotal intensa, hay que mencionar la faceta que más lo enaltece: el haber sido un verdadero héroe de la patria. En 1809, cuando las tropas napoleónicas invadieron España, por doquier surgieron patriotas que trataron por todos los medios de oponerse al usurpador, lo mismo eran curas que religiosos quienes enardecían con su celo los ánimos de los españoles. Blas Cobreros puede ser considerado entre los guerrilleros de primera categoría.

Lo demuestran las siguientes noticias extractadas de un documento de la época: “En la guerra de la independencia manifestó un decidido amor a la Real Persona de S. M., por lo que fue muy perseguido por las tropas del intruso, robando y saqueando su casa, dándole de golpes diferentes veces, conduciéndole preso a la villa de Benavente, y posteriormente de cárcel en cárcel hasta la ciudad de Zamora, para cuya libertad y que no le quitasen la vida, fue preciso rescatarlo con grandes sumas de dinero; y no obstante estas persecuciones no cesaba de buscar y proporcionar medios para auxiliar a las tropas españolas, animando y exhortando a sus feligreses a sufrir tan penosos trabajos, y a no cesar hasta ver rescatado a nuestro cautivo Monarca”.

En 1820, con el Trienio Liberal, “fue de iguales sentimientos y adhesión a la real Persona de S. M., manifestando, enseñando y predicando, ya en público ya en secreto, la más sana y católica doctrina del Santo Evangelio, despreciando las ideas constitucionales, y cuidando que sus incautas ovejas no fuesen inficionadas con las doctrinas de los revolucionarios; por cuya razón fue muy odiado de los constitucionales; muchas veces perseguido e insultado con palabras y canciones injuriosas, habiendo intentado una noche forzar las puertas de su casa, todo procedido por saber que era un verdadero Realista y estar el dicho pueblo de Barcial en la carretera. Últimamente consta que el referido Don Blas Cobreros no está escomulgado, suspenso, entredicho, irregular, ni ligado con otro algún impedimento canónico, y le consideran los espresados Gobernadores capaz, idóneo y benemérito para la obtención de cualquiera Beneficios o Dignidades Eclesiásticas con que la piedad de S. M. sea servido agraciarle”.

No se conocen más datos sobre este heroico sacerdote.

Se ignora cuándo y dónde falleció. Sería interesante seguirle la pista hasta aclarar toda la trayectoria de su vida que, como se dice, bien puede incluirse en la lista de curas guerrilleros que se esforzaron por servir a la patria, dando no poco quehacer a las aguerridas tropas que militaban en las huestes de Napoleón.

 

Fuentes y bibl.: Archivo Diocesano de Astorga [Documentación varia], s. f.

D. Yáñez Neira, Morales del Rey, historia y vida, Zamora, Maite Casino, 2001, págs. 325-329.

 

Damián Yáñez Neira, OCSO

 

 

Relación con otros personajes del DBE

Biografías que citan a este personaje

Personajes citados en esta biografía

Personajes similares