Ayuda

Manuel Abril

Biografía

Abril, Manuel. Madrid, 1884 – 19.I.1943. Escritor y crítico.

Apenas se tienen más datos sobre Manuel Abril que los relacionados con su labor intelectual, por lo demás muy ecléctica. Ya el prólogo de su primer libro, el poemario Canciones del corazón y de la vida (1904), anunciaba que no era su intención ser escritor de un solo género. Su carrera poética concluyó con Hacia la luz lejana (1914), profundamente marcado por el modernismo de tono menor. A mediados de la primera década del siglo XX practicaba la crítica musical en La Ilustración Española y Americana y Revista de Música, además de en revistas intelectuales como España. Fue uno de los miembros fundadores de la tertulia de Pombo, encabezada por su amigo Ramón Gómez de la Serna, en cuya revista Prometeo había colaborado unos años antes. En 1917 apareció su extenso y profundo estudio de la obra de Felipe Trigo y a finales de ese mismo año obtuvo un sonado éxito teatral con la representación en el teatro Eslava de su obra infantil La princesa que se chupaba el dedo. A principios de los años veinte colaboró en la colección Estrella de monografías de arte editada por Renacimiento y durante toda esa década colaboró como crítico en las principales revistas culturales, de Alfar a La Gaceta Literaria, pasando por Revista de Occidente.

En 1931 publicó su única novela, La salvación (Sociedad de Seguros del alma) (1931), en la que, usando los recursos de la novela humorística de vanguardia, realizaba una apología de los valores católicos. No sorprende, por tanto, ver unos años después su firma en la revista católica Cruz y Raya, donde mantuvo una sección de análisis de los acontecimientos sociales del momento, “Cristal del tiempo”. Los años treinta fueron el momento álgido de Manuel Abril como crítico de arte, tanto por su colaboración regular en Blanco y Negro como por la edición de De la naturaleza al espíritu. Ensayo crítico de pintura contemporánea desde Sorolla a Picasso (1935), con el que ganó el primer Premio de Literatura del Concurso Nacional en 1934.

El otro centro de su producción, en esa década, fue la literatura infantil, de la que fue un verdadero renovador a través de los cuentos que fue publicando la Compañía Ibero Americana de Publicaciones, algunos de ellos aparecidos con anterioridad en la revista Pinocho. Su fama como literato para niños fue tal que dio regularmente charlas para ellos a través de Unión Radio. Tras la Guerra Civil, que pasó en Madrid discretamente, continuó ocasionalmente su labor crítica en las revistas, como Escorial, El Español y Vértice, hasta su muerte a principios de 1943.

 

Obras de ~: Canciones del corazón y de la vida, Madrid, Imprenta de la Revista de Archivos, 1906; Hacia la luz lejana, Madrid, Imprenta y fotograbado de Nuevo Mundo, 1914; Felipe Trigo, Exposición y glosa de su vida, su filosofía, su moral, su arte, su estilo, Madrid, Renacimiento, 1917; La princesa que se chupaba el dedo. Cuento burlesco en tres actos, Madrid, Renacimiento, 1918; La salvación (Sociedad de Seguros del alma) (novela), Madrid, Biblioteca Nueva, 1931 (ed. con prólogo de E. García Fuentes, Madrid, Biblioteca Nueva, 1998); De la naturaleza al espíritu. Ensayo crítico de pintura contemporánea desde Sorolla a Picasso, Madrid, Espasa Calpe, 1935; Totó, Tití, Loló, Lilí, Frufrú, Pompoff y la señora romboedro y otros cuentos para niños, Palma de Mallorca, Olañeta, 1995.

 

Bibl.: VV. AA., Enciclopedia Universal Ilustrada Europeo-Americana, apéndice I, Madrid, Espasa Calpe, 1930, págs. 48-49; E. G. de Nora, La novela española contemporánea (1927- 1939), Madrid, Gredos, 1979 (2.ª ed.), págs. 66-71; C. Bravo-Villasante, “Prólogo a M. Abril”, en Totó, Tití, Loló, Lilí, Frufrú [...], op. cit., págs. V-IX; J. M. Bonet, “Abril, Manuel”, en Diccionario de las vanguardias en España (1907- 1936), Madrid, Alianza, 1999, pág. 22.

 

Eduardo Hernández Cano