Ayuda

Luis Díez Navarro y Albuquerque

Biografía

Díez Navarro y Albuquerque, Luis. Málaga, c. 1699 – Guatemala (Guatemala), 11.IV.1780. Militar, brigadier del Ejército e ingeniero director.

Era hijo de Agustín Díez Navarro y de Jerónima Alburquerque. En septiembre de 1717 ingresaba en el Real Cuerpo de Artillería, prestando sus servicios bajo las órdenes de Manuel Gayangos, en los presidios de África, y en 1720 lo hacía en el Cuerpo de Ingenieros como ayudante, después de aprobar los exámenes reglamentarios. Había sido alumno, en Cádiz, del ingeniero Ignacio Sala. Cuatro años más tarde estaba destinado como adjunto del ingeniero Miguel Marín en las obras de fortificación de Cádiz y del arsenal de la Carraca. En 1726, siendo alférez de Granaderos del Regimiento de Suizos de la Joya de Málaga, se alistaba para la campaña de Gibraltar, participando en el sitio de la plaza, desde 1727 a 1728. Posteriormente volvía a sus trabajos en Cádiz.

En 1730 era promovido a ingeniero extraordinario y destinado a Nueva España, donde llegaba en 1732, con sueldo de 800 pesos anuales, encargándose de la reparación del puerto de Veracruz. En 1732, el virrey, el marqués de Casa Fuerte, le ordenaba que fuera desde Veracruz a México para continuar la construcción de la Casa de la Moneda, y reparar algunos daños acaecidos a lo largo de la obra, que terminaba dos años después. En 1734, por orden del virrey, ejecutaba un cuartel para las compañías de caballería. En 1735 estaba de nuevo en México donde realizaba el limpiado de los ríos que circunvalan la ciudad y el proyecto de la nueva población de Guadalupe. En ese mismo año se le ordenaba que se trasladase a Veracruz para la reparación de su puerto y surgidero. En 1736 intervenía en el Desagüe de México hasta ser nombrado en 1739 Maestro Mayor de la Catedral de México y Alarife de la Ciudad. A partir de 1738 realizaría numerosas obras en Nuevo México. En México capital, iniciaba el templo del Hospital Real de Indios, construía la Iglesia de Santa Brígida y realizaba obras para el desagüe del valle de la capital, mientras en la ciudad de Guadalupe, los planos de su iglesia y de la Casa de las Prebendas. En 1740, realizaba la fábrica (construcción) del conjunto de casas del Mayorazgo de Villa Nueva, proyectadas junto con el maestro Durán, en la contraesquina del palacio de los Virreyes. Con anterioridad, en 1739, se le ordenó visitar el castillo de San Felipe, en el puerto de Golfo Dulce. Díez propuso reformas que no se llevarían a cabo hasta muchos años después.

En 1741 promovido a ingeniero ordinario, se le enviaba a Veracruz para ponerla en estado de defensa y, en ese año, proyectaba la Casa de los Virreyes en Huehuetoca. Más tarde, realizaba un reconocimiento de los presidios, puertos y calas de la costa del Mar del Norte y parte de las del Sur de Guatemala. Nombrado visitador general de los presidios, plazas y castillos, por la Audiencia de Guatemala en 1742, visitaba la costa de los Mosquitos y la isla de Roiten, para evaluar la presencia inglesa en la misma. También en ese año proponía la fortificación del puerto de Omoa con el proyecto correspondiente, por considerarlo más interesante que el de Trujillo, para evitar la ocupación, una vez más, de los ingleses. De su visita, dejó constancia con su Descripción que hizo el año 1744 el ingº ordinario D. Luis Díez Navarro del Reyno y Provincia de Guathemala con motivo de la visita y reconocimtº que de él practicó. En 1745 daba a conocer una amplia descripción de Guatemala, levantando, además, los planos y perfiles de los castillos de Limpia y Purísima Concepción, del río de San Juan de Nicaragua.

En noviembre de 1747, se le nombraba gobernador interino de Costa Rica y, después de la muerte de Don Juan Germint y Leonart, gobernador y capitán general de dicha provincia. De ambos cargos tomó posesión el 20 de enero de 1748. Durante su gobierno se crearon varios pueblos en Costa Rica, que se poblaron con indígenas sacados de la villa de Talamanca.

En 1749, redactaba una Descripción de toda la costa del Mar del Norte…, en la Capitanía General de este Reino de Guatemala, en la que informaba de las fortificaciones necesarias, la riqueza en oro y plata de la alcaldía mayor de Tegucigalpa, la naturaleza de los indígenas, la producción y comercio del cacao, del clima y, por último, señalaba que la escasez de población impedía el florecimiento de la provincia en general. En junio de ese mismo año (1749), era comisionado por la Real Audiencia para determinar las causas que propiciaron la destrucción del fuerte de San Fernando, por los “zambos mosquitos” (habitantes de la costa de los Mosquitos) dos años antes. En su informe significaba que se debió a la impericia de sus defensores, junto a su mala construcción, a la que describió como “un corral de estacas mal organizadas”. El período de su gobernación fue de dos años y gobernó hasta el 14 de marzo de 1750, cuando fue separado de su cargo para enfrentar juicio de residencia, acusado de llevar a cabo graves medidas impuestas a los indígenas. Díez Navarro junto con los clérigos y el obispo Bullón y Figueroa trató de congregar mediante amenazas y castigos las poblaciones indígenas que estaban muy dispersas. Estos métodos avivaron la rebeldía de los indígenas, quienes se negaron a acceder a sus deseos. Como respuesta, las autoridades ordenaron destruir las casas en que vivían los indios, lo que llegó a conocimiento de la Audiencia de Guatemala que separó, como se ha señalado, en 1750, al gobernador de su cargo.

En 1752 era promovido a teniente coronel e ingeniero en jefe y, en 1755, construía el Palacio Real, Sala de Armas, Casa de la Moneda y la Cárcel del Rey, todos en la citada ciudad de Guatemala. En 1756 ascendía a brigadier y, a partir de ese año, realizaba los planos del castillo de San Fernando de Omoa, dirigiendo después su construcción. Las obras del Palacio de los Virreyes en México fueron dirigidas también por Díez Navarro hacia 1764, hasta su marcha a Guatemala.

La antigua capital denominada Santiago de Guatemala, fundada en 1524, estaba erigida en el altiplano central al pie del volcán del Agua a unos 1.500 metros de altura rodeada de tres volcanes. Pese a su aparente buena situación, se produjeron sucesivas inundaciones, acompañadas de erupciones y de terremotos, lo que aconsejaba el traslado de la ciudad. A pesar de otro sismo en 1751, el traslado no se realizaría hasta 1776, después de que varios y fortísimos terremotos acontecidos en septiembre y diciembre de 1773, derribaran gran parte de los edificios de Guatemala, produciendo numerosas muertes. En consecuencia, se acordaba fundar la nueva capital en el llamado Llano de la Virgen, autorizado por Real Cédula de 21 de julio de 1775, siguiendo la traza delineada por el ingeniero Díez Navarro. Era una perfecta cuadrícula de trece por trece manzanas, dejando dentro una serie de plazas donde se construirían los principales edificios de la población.

A partir de 1776, debido a su avanzada edad, se dedicaría especialmente a dirigir obras de construcción de tribunales, palacios y edificios religiosos en la Nueva Guatemala, como la Aduana de Guatemala, el Beaterio del Rosario, conventos de San Francisco y de Santa Clara. Realizaría, además, un importante plano titulado Plano Geográfico de la mayor parte del Reino de Guatemala, fechado en 1776, comprendiendo las provincias de “Guazapan, la de San Salvador y parte de la de Nicaragua y toda la de Costa Rica hasta el río Voruca que es donde empieza el Reino de Tierra Firme”. Dos años más tarde, un nuevo plano: Plano, perfil y elevación de un Torreón, de doce cañones, que se ha proyectado para embarazar la entrada del Puerto de Omoa, colocándolo en la puntilla de afuera de Honduras, y en 1771, Plano de la Laguna de El Peten, pueblos y terrenos inmediatos. Finalmente, a partir de 1773 desempeñó numerosos trabajos de arquitectura, sobre todo cuando se fundaba Nueva Guatemala de la Asunción (casas y almacenes del estanco de Tabaco, adaptación del Colegio de San Jerónimo en Aduana y Cuartel de Dragones, Convento de Santa Clara, convento de San Francisco…).

 

Obras de ~: Descripción de toda la costa del Mar del Norte [...], en la Capitanía General de este Reino de Guatemala, 1749.

 

Fuentes y bibl.: Archivo General de Simancas, Exps. personales.

R. Obregón Loría, Las autoridades coloniales superiores de Costa Rica, Costa Rica, Universidad, 1971; L. Fernández, Conquista y poblamiento en el siglo XVI, San José (Costa Rica), Editorial Costa Rica, 1976; H. Capel et al., Los Ingenieros Militares en España. Siglo xviii. Repertorio biográfico e inventario de su labor científica y espacial, Barcelona, Publicaciones y ediciones de la Universidad de Barcelona, 1983; J. O. Moncada Maya, Ingenieros Militares en Nueva España. Inventario de su Labor Científica y Espacial. Siglos XVI-XVIII, México D.F., Universidad Autónoma de México, 1993; M. G. Cano Révora, Cádiz y el Real Cuerpo de Ingenieros Militares (1697-1847). Utilidad y Firmeza, Cádiz, Servicio de Publicaciones de la Universidad de Cádiz, 1994; J. A. Calderón Quijano, Las Fortificaciones Españolas en América y Filipinas, Madrid, Editorial MAPFRE, 1996; J. Arencibia de Torres, Diccionario Biográfico de Literatos, Científicos y Artistas Militares Españoles, Madrid, Colección Heráldica Perseverante de Borgoña, E y P Libros Antiguos, 2001; M. Silva Suárez (ed.), El Siglo de las Luces. De la Industria al ámbito agroforestal, Zaragoza- Madrid, Institución Fernando el Católico-Prensas Universitarias de Zaragoza-Real Academia de Ingeniería, 2005; C. Laorden Ramos, Obra Civil en Ultramar del Real Cuerpo de Ingenieros, Madrid, Ministerio de Defensa, 2008, 2 vols.

 

Margarita Silva Hernández y Juan Carrillo de Albornoz y Galbeño