Ayuda

Ignacio Suárez-Llanos y Pérez Reyes

Imagen
Biografía

Suárez-Llanos y Pérez Reyes, Ignacio. Gijón, 31.VII.1830 – Madrid, 25.XII.1881. Pintor y retratista, profesor de pintura.

Tercer hijo del matrimonio de Julián Suárez-Llanos y Sánchez Cifuentes (Gijón, 1800 - Barcelona, 1873), piloto particular de la Marina Mercante, a la sazón contador de la Aduana de Gijón, que fue posteriormente administrador de Aduanas de Barcelona y de las Islas Filipinas, y de María Antonia Pérez y Reyes, de Gijón.

Ignacio cursó en Gijón sus estudios elementales, trabajando como oficial de la delegación de Hacienda y como delineante, trabajos que abandonó y se fue a Madrid, donde se matriculó en 1850 en la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando y en la Escuela Superior de Pintura, Escultura y Grabado de Madrid.

Estudió con Bernardino Montañés y con Federico de Madrazo y en varias Exposiciones Nacionales figuraron obras suyas. Obtuvo en la Exposición Nacional de 1852 una medalla. En la de 1856 presentó Seis retratos, alcanzando por ellos una mención honorífica.

En la Exposición Nacional de 1858 presentó su Lazarillo de Tormes que fue premiado con una medalla, su Cayo Graco despidiéndose de su familia (Museo de Arte Moderno de Barcelona) que presentó para optar a una plaza de pensionado para estudios de pintura en Roma, obteniendo mención honorífica y de mérito del tribunal, por ambos lienzos y por Dos retratos. En la de 1860 obtuvo la segunda medalla, premiando el jurado calificador la Escena de la tía fingida, presentando además Venus y el Amor y Dos retratos.

Su obra principal es la que figuró en la Exposición Nacional de 1862, en la que ganó la primera medalla.

En dicha exposición había presentado el cuadro Sor Marcela de San Félix, monja de las Trinitarias Descalzas de Madrid, viendo pasar el entierro de su padre, Lope de Vega, comprado por el gobierno español. El cuadro coincidió con las escenas trazadas por la respetable pluma de Juan Eugenio de Hartzenbusch, que no desmerecen aquellas que pintó el pincel de Ignacio Suárez-Llanos, en un misterioso consorcio de ambas bellas artes en la belleza, fueran los que fuesen los medios de su manifestación externa. También presentó en dicha exposición Tres retratos y otros Cinco retratos lo fueron en la Exposición Nacional de 1864, a cuyo propósito le dedicó una fílípica el crítico de arte que firmaba con el pseudónimo El difunto pintor Orbaneja, con el ruego de que el pintor presentase mayores empeños.

Suárez-Llanos hizo de Madrid su residencia, llegando a ser una figura cotizada como retratista. Militares, políticos y, sobre todo, intelectuales fueron pintados por él, atendiendo encargos personales y de instituciones. Cuando falleció estaba en el cénit de su fama y su estimación. Como se escribió en la Revista de Asturias al recoger la noticia de su desaparición a la edad de cincuenta y un años “Asturias, que apenas puede citar tres o cuatro nombres de pintores distinguidos, ya desde ahora habrá de limitarse a lamentar que tan prematuramente le robara la muerte a este artista querido y rendirle inexcusable tributo de acendrado cariño y duradero aplauso”.

Contrajo matrimonio en 1864 con Teodora de Zuloaga y de Zuloaga, hija de Eusebio de Zuloaga y González (Madrid, 1808-1898), arcabucero de la Guardia Real de Isabel II, armero mayor y director de la Real Armería, y de su segunda esposa y prima María Agustina de Zuloaga. De este matrimonio nacieron un hijo, Ignacio, muerto niño, y dos hijas: María Luz, casada con José María López, y Agustina, soltera.

Obtuvo en 1864 la dignidad de Caballero de la Orden de Carlos III. El 5 de enero de 1866 fue nombrado, a propuesta de Manuel Silvela, director general de Instrucción Pública, por Isabel II; profesor interino de Estudios Elementales de Dibujo de la Escuela Superior de Pintura, Escultura, Grabado y de Bellas Artes de San Fernando de Madrid, de la cual era director Federico de Madrazo, promocionado por Real Orden de dicha soberana de 2 de julio de 1868, cuando era ministro de Fomento Severo Catalina del Amo, a profesor supernumerario de dicha institución, siendo todavía su director Federico de Madrazo, cargo del que cesó por Real Orden de 23 de julio de 1871, fue nombrado profesor auxiliar de dicha Escuela, siendo director de la misma Carlos Luis de Ribera; pasó a ser designado, a propuesta de Joaquín Gil Bergés, ministro de Fomento por el presidente de la República el 27 de octubre de 1873 profesor numerario de la Cátedra de Anatomía Pictórica de la misma, y, finalmente nombrado, a propuesta del Conde de Toreno, ministro de Fomento, por Alfonso XII catedrático numerario de la Escuela de Pintura, Escultura y Grabado por Real Orden de 24 de diciembre de 1878. Fue juez y jurado en diferentes oposiciones y exposiciones nacionales de pintura.

Fue nombrado pintor de Cámara de Sus Majestades el rey Alfonso XII (1874) y las reinas María de las Mercedes (1878) y María Cristina (1879), a quienes representó en famosos lienzos.

El 15 de marzo de 1880 fue propuesto académico de número de la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando, siendo elegido el 29 de marzo 1880; aceptó el cargo el 12 de abril de 1880, falleciendo antes de tomar posesión de dicha dignidad académica cuando se disponía a presentar su discurso de ingreso.

Pintó muchos retratos para museos, corporaciones, centros oficiales y particulares. Falleció cuando estaba pintando su cuadro Felipe II en su último viaje en litera al monasterio de El Escorial, cuadro de grandes dimensiones que quedó sin terminar.

Entre otras relevantes obras pictóricas de Ignacio Suárez-Llanos citaremos: los retratos de Don Gaspar Melchor de Jovellanos, encargado por el Ayuntamiento de Gijón para colocarlo en el Salón de Sesiones, actualmente en el Museo Casa Natal de Jovellanos; de Don José Posada Herrera, para la colección de retratos de los presidentes del Ateneo Científico y Literario de Madrid; del brigadier de la armada Don Claudio Alvargonzález, comandante del navío Villa de Madrid en el combate de Abtao, para el Ayuntamiento de Gijón; del capitán de navío Don Victoriano Sánchez Barcáiztegui, actualmente en el Museo Naval; de Don Domingo Álvarez Arenas, rector de la Universidad de Oviedo, donde hoy se conserva; del contraalmirante Don Casto Méndez Núñez, para el Ateneo; del general Don Facundo Infante; de Don José María de Orense, Marqués de Albaida, presentado en la Exposición Nacional de 1876; del Conde de Toreno, presentado en la Exposición Nacional de 1878; de Don José de Castro, Marqués de Gerona, encargado para el Congreso de los Diputados; de Don Manuel Ruiz Zorrilla, con destino igualmente al mismo palacio del Congreso; de la Reina Doña María Cristina y del Rey Don Alfonso XII, estos dos últimos encargados para el Palacio Real de Oriente; de la Infanta Doña Cristina de Borbón; de los escritores Don Federico Balart; Don Manuel Cañete, y Don Fernando Martínez Pedrosa; de Don Alfonso XII y Doña María Cristina, de medio cuerpo, para el palacio del marqués de Comillas; de Don José Posada Herrera y de Don Práxedes Mateo Sagasta, para el Congreso de los Diputados; de Don José de Elduayen, Marqués del Pazo de la Merced, ministro de Ultramar (1879), para el Ministerio de su cargo; de Don Emilio Castelar; de Don Manuel García Gallardo; de Don Gaspar Núñez de Arce; de Don José Moreno Nieto, y de Don Antonio García Gutiérrez, los cuatro para el Ateneo de Madrid; de Don Servando Ruiz Gómez, y de Don Antonio López y López, Marqués de Comillas, que ha estado presidiendo hasta muy recientemente el gran salón de la sede barcelonesa de la Compañía General de Tabacos de Filipinas, y dentro de la Colección Cronológica de los Reyes de España el cuadro de Atanagildo, existente en el Museo del Prado. Pintó, asimismo, otros innumerables retratos, estudios, caprichos y cuadritos de caballete, todos de gran maestría, entre ellos La Dama del Abanico.

Pintó igualmente a miembros de su familia, entre ellos, a su esposa, Doña Teodora de Zuloaga y de Zuloaga (tres en el Museo de Arte Moderno de Barcelona), a sus hijos, Ignacio, María Luz y Agustina Suárez- Llanos y de Zuloaga, a su suegro, Don Eusebio de Zuloaga y González, a su padre, Julián Suárez-Llanos y Sánchez Cifuentes (Museo de Arte Moderno de Barcelona), a su madre, Antonia Pérez y Reyes (colección Campo-Costales de Gijón y dos en el Museo de Arte Moderno de Barcelona), su tía Ramona Suárez Llanos y Sánchez Cifuentes (misma colección), sus hermanos, Nicasio (colección de María del Carmen Alonso, de Gijón), Julián, Pío (misma colección), Adela y Ramona Suárez-Llanos y Pérez Reyes (ambos en el Museo de Arte Moderno de Barcelona). Igualmente su Autorretrato (colección de María del Carmen Alonso, de Gijón).

Uno de los legados pictóricos de Ignacio Suárez-Llanos estuvo en poder de su hermana, Adela Suárez-Llanos, en Barcelona, que pasó por herencia a su tercer hijo, Manuel Roca y Suárez-Llanos, quien constituyó en 1912 un importante depósito en la Junta de Museos de Barcelona, con destino al Museo de Arte Moderno de dicha ciudad, devuelto en parte a dicho heredero un año después.

 

Obras de ~: Lazarillo de Tormes, 1858; Cayo Graco despidiéndose de su familia, 1858; Escena de la tía fingida, 1860; Venus y el Amor, 1860; Sor Marcela de San Félix, monja de las Trinitarias Descalzas de Madrid, viendo pasar el entierro de su padre, Lope de Vega, 1862; Felipe II en su último viaje en litera al monasterio de El Escorial; Don Gaspar Melchor de Jovellanos; Don Claudio Alvargonzález, Don Victoriano Sánchez Barcáiztegui; Don Domingo Álvarez Arenas; Don Casto Méndez Núñez, Don Facundo Infante; Don José María de Orense, Marqués de Albaida, 1876; Conde de Toreno, 1878; de Don José de Castro, Marqués de Gerona; Don Manuel Ruiz Zorrilla; Reina Doña María Cristina y del Rey Don Alfonso XII,; Infanta Doña Cristina de Borbón; Don Federico Balart; Don Manuel Cañete; Don Fernando Martínez Pedrosa; Don Alfonso XII; Doña María Cristina, Don José Posada Herrera; Don Práxedes Mateo Sagasta; Don José de Elduayen, Marqués del Pazo de la Merced; Don Emilio Castelar; Don Manuel García Gallardo; Don Gaspar Núñez de Arce; Don José Moreno Nieto; Don Antonio García Gutiérrez; Don Servando Ruiz Gómez; Don Antonio López y López, Marqués de Comillas; Doña Teodora de Zuloaga y de Zuloaga; Don Eusebio de Zuloaga y González; Don Julián Suárez- Llanos y Sánchez Cifuentes; Antonia Pérez y Reyes; Ramona Suárez Llanos y Sánchez Cifuentes; Nicasio; Julián, Pío; Adela y Ramona Suárez-Llanos y Pérez Reyes; Autorretrato.

 

Bibl.: M. Ossorio y Bernard, Galería Biográfica de Artistas Españoles del Siglo xix, Madrid, Ramón Moreno, 1868; B. de Pantorba, Historia y Crítica de las Exposiciones Nacional de Bellas Artes celebradas en España, Madrid, Alcor, 1948; J. Fernández de la Llana, Pintores Asturianos. Tomas García Sampedro e Ignacio Suárez-Llanos, Oviedo, Banco Herrero, 1980; J. M. Arnáez (dir.), Cien Años de Pintura en España y Portugal (1830- 1930), t. X, Madrid, Antiquaria, 1988; F. González de Canales, Retratos de los Oficiales Generales del Cuerpo General de la Armada, Madrid, Ministerio de Defensa, 2000; A. Ceballos- Escalera, Marqués de la Floresta. La Orden de Malta en España (1802–2002), Madrid, Palafox y Pezuela, 2002.

 

Francisco José Morales Roca

Relación con otros personajes del DBE

Biografías que citan a este personaje

Personajes citados en esta biografía

Personajes similares