Ayuda

Pedro Díaz de Tudanca

Biografía

Díaz de Tudanca, Pedro. Burgos, 1537 – Madrid, 1604. Consejero del Consejo Real y Supremo de las Indias, consejero de Cruzada y del Consejo Real de Castilla, presidente del Honrado Concejo de la Mesta.

Colegial de Oviedo y catedrático en Salamanca, donde desempeñó una cátedra y estuvo matriculado entre 1563 y 1572, licenciándose en Cánones. Fue nombrado oidor de la Audiencia de los Grados de Sevilla con título de 30 de junio de 1572, gracias a Espinosa.

De allí pasó como oidor a la Chancillería de Valladolid, con título de 30 de noviembre de 1578, aunque no tomara posesión hasta el 17 de febrero de 1579 en la Audiencia vallisoletana, probablemente, por la existencia de asuntos irresueltos en Sevilla. De Valladolid pasó en 1585 a la Corte en calidad de alcalde en la vacante del licenciado Tejada, que promocionó al Consejo Real. Entre las primeras labores propias de la plaza estuvo la averiguación de la muerte de Pedro Vallés, regidor perpetuo de la villa de Alfaro, comisión que le encomendó el Consejo real y que le ocupó largo tiempo debido a la complicación del caso. Pronto abundaron las propuestas para que accediera a los Consejos. Así, Hernando de Vega, presidente de Indias, ante la urgencia en proveer una, le propuso para ocupar una plaza vacante en su Consejo el 10 de septiembre de 1587. Igualmente, en abril de 1586 y mayo de 1587 el presidente Barajas urgía su promoción al Consejo real asegurando que era “persona de reposo y manca condicion”, características que, si bien contribuían a la escasa ejecución de las sentencias de la institución, no serían tan negativas en el Consejo. También el presidente Rodrigo Vázquez, ponderó este ánimo comedido para recomendar su acceso al Consejo. Sin embargo, su promoción al Consejo de Indias llegó el 23 de noviembre de 1588, aunque la firma de su título hubo de esperar hasta el 29 de marzo del año siguiente. En 1595 accedió al Consejo de Cruzada, ocupación que dejó, a su vez, cuando el 26 de agosto de 1595 fue promovido al Consejo real. A la conclusión de la visita de galeras realizada por el licenciado Armenteros en 1596, apareció su nombre, poniendo en cuestión su actuación previa en el tribunal indiano, hecho que escandalizó en la Corte y que Díaz de Tudanca no pudo suavizar.

Sus favores posteriores a Martín de Arriaga, pagador de las galeras, emparentado con su esposa, empeoraron la situación, pues Felipe II pudo saber, por boca de Armenteros, que había hecho caso omiso de la ley que prohibía mediaciones de los consejeros en pleitos.

Sus buenas relaciones con el entorno del príncipe Felipe suavizaron la segura defenestración, y tras la muerte de Felipe II, permaneció en el Consejo Real, asumiendo la Presidencia del Honrado Concejo de la Mesta en 1600 y 1601. Junto a ello, siguió vinculado a la Cruzada y a los temas indianos, ya que Felipe III le incluyó en la junta formada para tratar sobre los servicios personales de los indios.

 

Fuentes y bibl.: Instituto Valencia de Don Juan, Envío 16 c27 bis fol. 11r.; British Library, Add. 28349 fols. 51r.-52v.

A. M.ª Carabias Torres, “Catálogo de colegiales del Colegio Mayor de Oviedo (siglo xvi)”, en Studia Histórica, Historia Moderna, vol. III, n.º 3 (1985), págs. 63, 105 y 108; I. J. Ezquerra Revilla y H. Pizarro Llorente, “Díaz de Tudanca, Pedro”, en J. Martínez Millán y C. J. de Carlos Morales (dirs.), Felipe II 1527-1598. La configuración de la Monarquía hispana, Valladolid, Junta de Castilla y León, 1998, pág. 365; I. J. Ezquerra Revilla, El Consejo Real de Castilla bajo Felipe II, Madrid, Sociedad Estatal para la Conmemoración de los Centenarios de Felipe II y Carlos V, 2000, págs. 194, 198, 245-246, 257 y 279; “Díaz de Tudanca, Pedro”, en J. Martínez Millán y S. Fernández Conti (dirs.), La Monarquía de Felipe II: la Casa del rey, vol. II, Madrid, Fundación Mapfre Tavera, 2005, págs. 740-741.

 

Alejandro López Álvarez

Personajes similares