Ayuda

Florencio Kelly

Biografía

Kelly, Florencio. Gallwey (Irlanda), s. m. s. xvii – Madrid, 6.VII.1732. Médico cirujano de Felipe V, anticuario y comerciante en obras de arte, joyas y objetos suntuarios.

Hijo de Constantino y María Madan, residía en Sevilla a principios del siglo xviii, donde casó con la sevillana Feliciana López de Haro, quien en 1704 dio a luz allí a su primogénito Juan Kelly. Trasladó luego su residencia a Madrid, donde se estableció como comerciante de obras de arte y objetos suntuarios en toda Europa, como se deduce de un poder que otorgó en 1717 para vender unos cuadros de su propiedad en Ámsterdam. Al construir Felipe V el nuevo palacio de La Granja, su esposa Isabel de Farnesio decidió adornarlo con una colección de pinturas propia, tarea que encargó al marqués de Scotti. Éste adquirió un conjunto de obras en Holanda y un lote a Kelly.

Los cuadros llegaron a San Ildefonso en julio de 1723 y fueron colgados en las habitaciones de los Reyes.

Para verlos, la Reina, gran aficionada a la pintura, se privó ese día de su habitual paseo por los jardines.

Más tarde escribió al príncipe de Asturias diciendo, con gran satisfacción, que se trataba de cuadros “muy bellos”. Seguramente por estos servicios a la Soberana fue nombrado “mercader de géneros exquisitos de la reina”, cargo por el que pagaba la media annata en 1725. Fue, asimismo, suministrador de cuadros del círculo de allegados a la Reina: el marqués de Scotti, el marqués de Santa Cruz, la duquesa de San Pedro y otros miembros de la Corte.

Hizo fortuna como comerciante en Madrid, ya que en 1731 adquirió una casa con jardín y cocheras en la calle de la Madera Baja, que había pertenecido al marqués del Risco. Al año siguiente redactó un testamento por el que dejaba sus bienes a su mujer e hijos, resultando mejorados los pequeños: Francisca y el presbítero Florencio. Al morir en 1732 dejó ciento setenta y cuatro cuadros de importantes autores, relojes valiosos, cajas de oro, joyas y abanicos. Entre sus clientes deudores figuraban Felipe V, su esposa Isabel de Farnesio, Bárbara de Braganza, el infante don Carlos, etc., lo que da idea de la categoría de su clientela.

Su hijo mayor, Juan, heredó parte de los cuadros, algunos de los cuales fueron vendidos por su viuda en 1764 al rey Carlos III.

 

Bibl.: Marqués de Saltillo, “Casas madrileñas del siglo xviii y dos centenarias del siglo xix”, en Arte Español (Madrid) (1948-1949), págs. 17-20; M. Águeda, “Una colección de pinturas comprada por Carlos III”, en El Arte en tiempos de Carlos III, Madrid, Consejo Superior de Investigaciones Científicas, 1989; “La colección de pinturas de Juan Kelly”, en Archivo Español de Arte (Madrid), 251 (1990), págs. 487-496; T. Lavalle Cobo, El mecenazgo de Isabel de Farnesio, reina de España, tesis doctoral, Madrid, Universidad Autónoma, 1994 (inéd.); J. J. Pérez Preciado, “El coleccionismo de pintura en la corte de la época de Felipe V e Isabel Farnesio”, en Á. Aterido, J. Martínez Cuesta y J. J. Pérez Preciado, Inventarios reales. Colecciones de pintura de Felipe V e Isabel de Farnesio, Madrid, Fundación de Apoyo a la Historia del Arte Hispánico, 2004, págs. 348-349.

 

Teresa Lavalle Cobo