Ayuda

Jerónimo Campo y Roselló

Biografía

Campo Roselló, Jerónimo. Madrid, 30.IX.1802 – 3.III.1861. Ingeniero de Caminos, profesor, académico, director del Observatorio Astronómico.

Estudió las primeras letras en las Escuelas Pías. Quedó huérfano muy pronto y, por influencia del infante don Luis, a cuyo servicio había estado su padre, en 1817 fue admitido en el Real Seminario de Vergara, con dispensa del exceso de la edad establecida en el reglamento. Permaneció en este centro hasta 1820, habiendo alcanzado el título de seminarista mayor.

Mediante un examen realizado el 16 de abril de 1821, ingresó en la hacía poco reabierta Escuela de Caminos y Canales. Con otros alumnos, en mayo de 1822 fue nombrado auxiliar para el proyecto del canal de unión del Duero y el Ebro y, en enero de 1823, se le encargó impartir la clase de Cálculo diferencial a los alumnos de primer curso.

En mayo de ese año, con la vuelta al régimen absolutista, se cerró la Escuela de Caminos antes de que la primera promoción hubiera podido terminar la carrera.

Jerónimo Campo, como algunos de sus compañeros, tuvo que continuar los estudios en el extranjero y consta que asistió a clases experimentales en los gabinetes de física y química. En 1827 se encontraba en París, en compañía del futuro profesor de química José Luis Casaseca, como discípulos de Louis-Jacques Thenard.

Al restablecerse la Escuela de Caminos el 22 de enero de 1834, fue admitido en el cuerpo de Ingenieros de Caminos y Canales con la categoría de ayudante segundo y nombrado profesor, junto a Juan Subercase y José García Otero. Dos años después ascendió a ingeniero primero. Durante los años 1835 a 1837 se encargó de la clase de Cálculo diferencial e integral, pero en 1838 aparece ya como profesor de Mecánica racional. Al año siguiente volvió a explicar Cálculo diferencial e integral y, además, Topografía; pero, a partir de 1841, estas asignaturas quedaron a cargo de jóvenes ingenieros, como Calixto Santa Cruz, que habían sido sus discípulos, y él volvió a la clase de Mecánica racional, que explicaba en segundo curso. Según el autor de su necrología, Eugenio Barrón, que fue alumno suyo en los años treinta, su asignatura de cálculo diferencial comprendía la enseñanza de “álgebra trascendental, geometría analítica y cálculo infinitesimal”.

Afirma también que supo granjearse entre sus discípulos la consideración y el respeto que imponen el “verdadero saber y la inflexible justicia”.

Durante este tiempo fue ascendiendo en su carrera y, así, en 1842 era ya ingeniero 2.º y en 1845 había ascendido a ingeniero jefe de 1.ª clase. Permaneció en la cátedra hasta que al crearse, el 6 de noviembre de 1848, la Escuela preparatoria para ingenieros y arquitectos, fue nombrado director de ese centro, en el que siguió impartiendo clase como profesor de Mecánica racional. La Escuela preparatoria fue suprimida, por decisión del ministro Alonso Martínez, el 31 de agosto de 1855.

Para uso de sus alumnos, Campo tradujo los Elementos de cálculo diferencial e integral, de Jean-Louis Boucharlat y la Mecánica racional de Simeón-Denis Poisson, aparte de otras obras, como la Filosofía natural de John F. W. Herschel.

Un aspecto de interés en su biografía es el nombramiento, en 1841, como director interino del Observatorio Astronómico de Madrid, que en ese mismo año pasó a llamarse Observatorio Meteorológico. Estuvo en el puesto hasta enero de 1843, cuando Manuel Pérez Verdú fue nombrado titular. En ese breve espacio de tiempo hizo observaciones meteorológicas que se conservan en el archivo de la institución y redactó una minuciosa relación del eclipse total de sol producido el 8 de junio de 1842.

En marzo de 1848, antes de su ascenso a inspector general, fue nombrado vocal interino de la Junta Consultiva de Caminos, Canales y Puertos. Entre las comisiones que como inspector desempeñó destaca la presidencia de la comisión, formada en 1852, para estudiar el paso del ferrocarril de Norte por la sierra del Guadarrama. En 1859 formó parte de la junta que informó el proyecto de Ley de Aguas.

Al crearse la Real Academia de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales, fue elegido académico fundador el 3 de abril de 1847. Desempeñó el cargo de contador de la Academia desde 1848 hasta su muerte. En 1859 propuso la candidatura de su antiguo alumno Lucio del Valle. Fue, asimismo, académico de la Real Academia Española y honorario de la de la Purísima Concepción, de Valladolid.

Fue, desde su creación, director del Boletín Oficial de Caminos, Canales y Puertos, del Ministerio de Comercio, Instrucción y Obras Públicas, y “sostenedor” de la Revista de Obras Públicas desde su fundación en 1853. En diciembre de 1860 fue elegido presidente de la redacción de la revista para 1861; pero no llegó a desempeñar el cargo por su mal estado de salud.

En la fecha de su muerte era director de la Caja de Ahorros de Madrid y consejero de Instrucción Pública.

Ostentaba, además, la presidencia de la sección de carreteras en la Junta Consultiva de Caminos, Canales y Puertos.

 

Obras de ~: J. L. Bourchalat, Elementos de cálculo diferencial e integral, trad. de ~, 1830; S.-D. Poisson, Tratado de Mecánica racional, trad. de ~, 1845; J. F. W. Herschel, Discurso sobre el estudio de la filosofía natural, trad. de ~, Madrid, 1845.

 

Bibl.: E. Barrón, “Necrología”, en Revista de Obras Públicas (1861), págs. 298-300; J. Tinoco, Apuntes para la historia del Observatorio de Madrid, Madrid, Imprenta del Instituto Geográfico y Catastral, 1951; A. Rumeu de Armas, Ciencia y tecnología en la España Ilustrada: La Escuela de Caminos y Canales, Madrid, Colegio de Ingenieros de Caminos, Canales y Puertos, 1980; E. Portela, “Campo y Roselló, Jerónimo del”, en J. M.ª López Piñero, Th. F. Glick, V. Navarro Brotons y E. Portela Marco, Diccionario histórico de la ciencia moderna en España, vol. I, Barcelona, Ediciones Península, 1983, pág. 163; F. Sáenz Ridruejo, Los Ingenieros de Caminos, Madrid, Colegio de Ingenieros de Caminos, 1993; A. Zamora Vicente, Historia de la Real Academia Española, Madrid, Espasa Calpe, 1999; M. A. Martínez García, Las Matemáticas en la Ingeniería, Zaragoza, Universidad, 2004 (Cuadernos de Historia de la Ciencia, 16).

 

Fernando Sáenz Ridruejo