Ayuda

Antonio Casares Rodríguez

Biografía

Casares Rodríguez, Antonio. Monforte de Lemos (Lugo), 28.IV.1812 – Santiago de Compostela (La Coruña), 11.IV.1888. Catedrático de Universidad, químico agrícola, industrial y analista químico de aguas.

Con él se inicia la dinastía “Casares”, ilustres farmacéuticos de raíz gallega que brillaron en diversos campos de la ciencia. Hijos de Antonio serán Demetrio Casares Tejeiro (Santiago de Compostela, 1845) y José Casares Gil. Hijo de Demetrio Casares es Román Casares Bescansa (Santiago de Compostela, 1879), padre de Román Casares López.

Antonio Casares inició su formación literaria con los estudios de Filosofía en el Colegio de Humanidades establecido en Monforte y se graduó en Valladolid de bachiller en Filosofía (1827). Los estudios de Farmacia (bachiller, licenciado y doctor) (1832) los cursó en el Real Colegio de Farmacia de San Fernando, en Madrid. También en la Universidad madrileña se licenció y doctoró en Ciencias (1841). En junio de 1872 se graduó en la Facultad de Medicina.

Su actividad profesional se inicia en 1835, cuando es contratado como ayudante en la Farmacia Real de Madrid. En 1836, mediante oposición, es nombrado catedrático de Química aplicada a las Artes por la Universidad de Oviedo. En 1839, al crearse en Santiago de Compostela, la cátedra de Historia Natural, Antonio Casares será el primer profesor que asuma esta docencia, ya que, además de sus conocimientos, poseía las colecciones necesarias para comenzar la actividad en el gabinete de Historia Natural que él creará en el curso 1840/1841; la parte que hoy se conserva de estas colecciones se encuentra en el Museo de Historia Natural Luis Iglesias de la Universidad de Santiago.

Como consecuencia del plan de estudios de 1845 (plan Pidal), en la Universidad Literaria de Santiago de Compostela se crean dos Facultades, la de Filosofía y Letras y la de Ciencias y se instituye la cátedra de Química, cuyo primer titular es Antonio Casares (que impartirá docencia hasta su fallecimiento en 1888), así como su primer decano.

La Facultad de Farmacia de Santiago de Compostela (con sede en el Palacio de Fonseca) nace en 1857; su primer decano y catedrático de Química inorgánica es el doctor Casares. Los más de cuarenta años que pasa como catedrático de Química inorgánica (bajo las distintas denominaciones que cada plan de estudios le asigna) destaca por su intensa actividad investigadora, fundamentalmente de carácter aplicado, con una constante y rápida recepción de novedades.

Se interesa por los métodos de análisis, lo que dará como resultado (1866) la publicación de un excelente tratado. Una importante incorporación al laboratorio es la del espectroscopio al poco tiempo de ser modificado y aplicado al análisis por Bunsen y Kirchoff. Probablemente, la Universidad de Santiago fue la primera de España en utilizar el análisis espectral como técnica al servicio del analista. Su cátedra mantuvo colaboraciones con las fábricas de vidrio de La Coruña, de hierro y loza de Sargadelos y de estaño de Avión.

Casares Rodríguez no sólo fue el primer decano de la Facultad de Ciencias de Santiago de Compostela (1846) —y con la creación de la Facultad de Farmacia (1857) también primer decano—, sino que, el 17 de mayo de 1872, fue designado rector de la citada Universidad, cargo que desempeñó hasta su fallecimiento.

En 1883, junto con los catedráticos de la Facultad de Medicina Francisco Freire Barreiro y Timoteo Sánchez Freire, formó parte de la comisión encargadade estudiar los restos de Santiago el Zebedeo y sus dos discípulos (san Atanasio y san Teodoro), para poder determinar con exactitud los que correspondían al apóstol. Reconstruidos los esqueletos, se observó que a uno de ellos le faltaba la apófisis mastoide. Por este motivo, la comisión se trasladó, en 1884, a la localidad de Pistoia, donde se conservaba una reliquia de Santiago, tras lo cual se comprobó que era la parte ósea que faltaba en el osario de Compostela. Gracias a los trabajos de esta comisión, la autoridad eclesiástica española y el Sumo Pontífice de Roma declararon oficialmente la autenticidad de los restos de Santiago Apóstol en Compostela.

Su valía personal le llevó a pertenecer a gran número de corporaciones científicas. También estaba en posesión de la Encomienda de Carlos III y de la Gran Cruz de Isabel la Católica. Trabajador incansable, desarrolló una gran labor docente, con una intensa dedicación al análisis químico de las aguas (más de veinte monografías publicadas), donde consiguió una indiscutible autoridad, y numerosos estudios de mineralogía. Fue, además, titular de una acreditada oficina de Farmacia en Santiago de Compostela.

El Ayuntamiento de su ciudad natal, Monforte, le dedicó una calle tras aprobarse la propuesta en acuerdo plenario el 14 de octubre de 1897, “en recuerdo a este hombre de ciencia descubridor de los metales Cesio y Rubidio”.

 

Obras de ~: Observaciones sobre el cultivo de la vid en Galicia, Santiago, Viuda e Hijos de Compañel, 1843; Tratado de Farmacia teórico y práctico, Madrid, 1847, 3 ts.; Tratado de química general, Madrid, 1848; Tratado de química legal, trad. de ~, Santiago, 1852; con J. M. Lastres, Catálogo de los instrumentos, máquinas y aparatos existentes en el Gabinete de Física y Química de la Universidad Literaria de Santiago, Santiago, 1852; Tratado de química general con aplicación a la industria y con especialidad a la agricultura, Madrid, Calleja, 1857, 2 ts. (2.ª ed., Madrid, Calleja, 1867; 3.ª ed., 1873; 4.ª ed., 1880); Tratado Práctico de Análisis químico de las aguas minerales y potables, Madrid, Calleja, 1866.

 

Bibl.: B. Antón Ramírez, Diccionario de bibliografía agronómica y de toda clase de escritos relacionados con la agricultura, Madrid, M. Rivadeneyra, 1865; M. Pérez y M. Mínguez, Enciclopedia farmacéutica o Diccionario General de Farmacia teórico práctico, Barcelona, 1891 (2.ª ed.); L. Martínez Reguera, Bibliografía hidrológico-médica española, Madrid, M. Tello, 1892; R. Folch Andreu, Elementos de Historia de la Farmacia, Madrid, Viuda de A. G. Izquierdo, 1927; R. Roldán Guerrero, Diccionario biográfico y bibliográfico de autores farmacéuticos españoles, t. I, Madrid, Real Academia de Farmacia, 1963; J. M.ª López Piñero, Th. F. Glick, V. Navarro Brotons y E. Portela Marco, Diccionario histórico de la ciencia moderna en España, Barcelona, Península, 1983; J. Vernet Ginés, Historia de la ciencia española, Barcelona, Alta Fulla, 1988; L. Rodríguez Miguel, III Jornadas Gallegas de Termalismo y I Coloquio Hispano Portugués de Hidrología Médica-Verín, Xunta de Galicia, 1988, págs. 23-27; M. G. Souto Figueroa, P. Bermejo Barrera et al., “Determinación del Rubidio y Cesio en las aguas minero termales de la provincia de Oviedo”, en Revista Academia Gallega de Ciencias, X (1991), págs. 68-73.

 

María Esther Alegre Pérez