Ayuda

Joaquín Alfonso Martí

Biografía

Alfonso Martí, Joaquín. Valencia, 1.I.1808 – Madrid, 1857. Ingeniero y catedrático del Real Instituto Industrial de Madrid.

Tras estudiar la carrera de Jurisprudencia y recibirse de abogado en el extinguido Consejo de Castilla, emprendió además los estudios de Arquitectura que siguió en la Academia de San Carlos de Valencia entre 1832 y 1834. En junio de este último año, fue pensionado por el Gobierno para seguir los estudios de la École Centrale des Arts et Manufactures de París, cuya carrera concluyó en tres años (1834-1837). También fueron pensionados por esas mismas fechas y obtuvieron el título en la Escuela Central de París, Cipriano Segundo Montesino y Eduardo Rodríguez que junto con Joaquín Alfonso resultarían tres personalidades de gran importancia para la creación en España de la carrera de Ingeniero Industrial. De hecho, el Real Decreto de 4 de septiembre de 1850 por el que se crearon en España las enseñanzas industriales, se basará sobre todo en un plan de escuelas industriales de Joaquín Alfonso, inspirado en el Conservatoire des Arts et Métiers de Paris.

En agosto de 1837, obtuvo en la capital francesa el título de ingeniero civil que revalidó posteriormente (1856) en el Real Instituto Industrial. Regresó a España, y en Madrid desempeñó el destino de secretario del Conservatorio de Artes, para el que había sido nombrado seis meses antes, y en donde enseña Física y luego llega a ser su director. En febrero de 1838 fue nombrado oficial del Ministerio de la Gobernación de la Península, y posteriormente secretario de Su Majestad con ejercicio de decretos. En 1841 fue invitado por la Dirección General de Estudios para encargarse de la cátedra de Física aplicada a las Artes, vacante por fallecimiento de Antonio Gutiérrez. Pasó a desempeñar la misma asignatura al crearse el Real Instituto Industrial, del cual fue director hasta 1853, año en que por motivos desconocidos renunció a su cátedra. En 1866 residía en Valencia, donde contrajo matrimonio sin el preceptivo permiso real.

Su vinculación con la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando se inició cuando fue nombrado académico de honor en 1841 a propuesta del viceprotector Martín Fernández de Navarrete, y juró sus Estatutos en 1844. Al ser propuesto, los méritos que se aportaron fueron que siguió la carrera de Jurisprudencia y se recibió de abogado en el extinguido Consejo de Castilla. Cuando en 1846 desapareció la condición de académico de honor de la de San Fernando, quedó adscrito en calidad de supernumerario a una de las Secciones recién creadas (Pintura o Escultura), junto a otros académicos no profesionales.

El 4 de marzo de 1847 fue nombrado académico de número de la Real Academia de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales, de la que fue uno de sus fundadores y en donde ejerció de bibliotecario. Fue además consejero honorario de Agricultura, y diputado a Cortes en las elecciones de 4 de octubre de 1854.

Se le atribuye la autoría de un Informe acerca de la utilidad que tienen para la agricultura las observaciones meteorológicas.

 

Obras de ~: Informe acerca de la utilidad que tienen para la agricultura las observaciones meteorológicas, s. f. (atrib.).

 

Fuentes y bibl.: Archivo del Congreso de los Diputados (Madrid), Serie Documentación Electoral, 38, n.º 50.

Real Academia de San Fernando, Distribución de los premios concedidos por el Rey Nuestro Señor a los discípulos de las tres nobles artes hecha por la Real Academia de San Fernando en la junta pública de 24 de septiembre de 1808 [incluye resumen de actas hasta 1832], Madrid, Ibarra, 1832; VV. AA., Enciclopedia universal ilustrada europeo-americana, vol. V, Barcelona, José Espasa e Hijos Editores, 1909; J. M.ª Alonso Viguera, La ingeniería industrial española en el siglo xix, [S.l.], Tabapress, 1993; J. M. Cano Pavón, “El Real Instituto Industrial de Madrid (1850-1867): medios humanos y materiales”, en Llull, 21 (1998), págs. 33-62; E. Navarrete Martínez, La Academia de Bellas Artes de San Fernando y la Pintura en la primera mitad del siglo xix, Madrid, Fundación Universitaria Española, 1999; J. M. Cano Pavón, Estado, enseñanza industrial y capital humano en la España isabelina (1833-1868). Esfuerzos y fracasos, Málaga, Imprenta Montes, 2001; E. Navarrete Martínez y M. P. García Sepúlveda, Relación de Miembros pertenecientes a la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando, en http:// archivobiblioteca-rabasf.com

 

 

Esperanza Navarrete Martínez y José Manuel Cano Pavón