Ayuda

Juan de Granada y Mendoza

Biografía

Granada y Mendoza, Juan de. Valladolid, ¿1539? – f. s. xvi. Noble.

Hijo de Jerónimo Bernardino de Granada y Sandoval y de Cecilia de Mendoza, hija del conde de Castro, este personaje es el primogénito, por línea directa de varón, de la rama legítima de la Casa Real Nazarí que quedó en la Península. Como nieto del infante de Granada, Nars (Juan de Granada), y sobrino-nieto del infante S’ad (Hernando de Granada), ambos hermanastros del sultán Boabdil, tenía tratamiento real.

Como toda su familia, quedó integrado en la alta nobleza castellana, alejándose de la segunda línea real, los Granada-Venegas, tanto que el blasón heráldico que usaban era diferente: “Los descendientes de los infantes don Juan y don Hernando tienen por apellido Granada, y traen por armas dos granadas en campo azul, y un letrero atravesado que dice Lagaleblila, que quiere decir ‘no hay vencedor sino Dios’”.

A la muerte de su padre, se convirtió en señor de Tordehumos, Castrillo, Guardo y Castejón, en el partido de Medina de Rioseco, así como el patronato en el monasterio vallisoletano de Nuestra Señora del Prado, donde tenían enterramiento. Anduvo, junto a su hermano menor Hernando de Granada, en la Corte de Toledo con el Emperador y estudió en la Universidad de Alcalá de Henares. Muy joven casó con Juana de Castilla y Acuña, hija de Alonso de Castilla e Inés de Acuña, pasando pronto —acompañado de su hermano— a servir a finales de la década de 1560 a Italia, al lado del duque de Alburquerque, gobernador de Milán. En esta ciudad le sorprendería en la Navidad de 1568 el alzamiento morisco de Las Alpujarras, fecha en la que su nombre salió a relucir como legítimo heredero al trono de la Alhambra como biznieto directo, por línea directa de varón, del sultán Muley Hazén y la sultana Soraya. Abrumado por el peso de su apellido, trató de volver a España con su hermano, si bien su madre le aconsejó que permaneciese en Italia para evitar malos entendidos y cualquier contacto con los moriscos.

A lo largo del año 1569, y conocido el liderazgo que podía ejercer sobre la minoría morisca no sólo en Granada sino en el resto de la Península, Juan de Granada y su hermano fueron sometidos a estrecha vigilancia por parte del servicio secreto de Felipe II.

No obstante, en aquel verano Juan de Granada logró contactar con los otomanos, apareciendo un confuso encandilamiento hacia su posible entronización. A mediados de agosto, y con apoyo de varios banqueros milaneses, huyó de Milán hacia Venecia, ruta clara hacia Constantinopla, poniendo en jaque a todo el espionaje español. Finalmente, en los primeros días de octubre fue capturado en el puerto de Barcelona por el duque de Francavilla, quien lo encarceló y, tras el interrogatorio lo dejó libre para ir a Valladolid a ver a su esposa. Desde esta fecha su historia quedó reducida a la de un rico noble castellano. De su matrimonio no tuvo hijos, pasando todos sus derechos dinásticos a su hermano Hernando de Granada, casado con Ana del Hierro, de quien no tuvo hijos y con la que se extingue este linaje.

Bibl.: V. Sánchez Ramos, “Un rey para los moriscos: el infante don Juan de Granada”, en Sharq al-Andalus, 14-15 (1997-1998), págs. 285-315.

Valeriano Sánchez Ramos