Ayuda

Luis Prats Bandragen

Imagen
Biografía

Prats Bandragen, Luis. Barcelona, 13.IV.1833 – Madrid, 6.XII.1915. Militar.

Hijo del capitán de Infantería José Prats y Figueras (hijo a su vez del brigadier Ramón Prats), y de Juana Bandragen y Gornales. Cadete de Infantería en el Colegio General Militar desde 1848, fue promovido a teniente en 1854, pasando a Puerto Rico con destino al Regimiento de Cádiz. En 1858 se distinguió al sofocar un voraz incendio en Yauco, cuyos vecinos le obsequiaron con una espada de honor, y el Gobierno le premió con la Cruz de 1.ª Clase de la Orden de Beneficencia. Retornado a la Península en 1861, fue ayudante de órdenes del general Turón Prats, permaneciendo junto a él en Tetuán hasta el año siguiente, en que ascendió a capitán. Ayudante de campo del capitán general de Granada, y del de Andalucía después, pasó a prestar sus servicios en el Batallón de Mondoñedo desde 1864, hasta que en 1864 fue destinado como ayudante de campo del director general de la Guardia Civil, y enseguida del capitán general de Puerto Rico. Desde 1868 operó al frente de varias columnas en Puerto Rico, haciendo prisioneros a los insurrectos que formaban el sedicente Gobierno provisional de la República, lo que le valió el ascenso a comandante. Vuelto a la Península en comisión de servicios, en 1869 casó con Ángela de Souza Preciado, retornando enseguida a Puerto Rico por poco tiempo, pues una grave enfermedad le obligó en 1871 a pasar a Madrid para restablecerse. En 1872 volvió por cuarta vez a Puerto Rico, y de nuevo a los pocos meses hubo de volver a la Península por hallarse enfermo. En 1873 hizo su quinta travesía a Ultramar, destinado al Ejército de Cuba, con el cual combatió valerosamente a los insurrectos hasta que en 1878 se firmó la paz de Zanjón, recibiendo Prats la rendición de Maceo. Por esta campaña fue ascendido a teniente coronel y a coronel graduado, mereció varias condecoraciones de guerra y la encomienda de la Orden de Carlos III, y se le declaró benemérito de la Patria por las Cortes, habiendo resultado herido de bala en el muslo derecho. Volvió a la Península en 1879, y se le dio el mando del Regimiento de Toledo; pero a los dos años volvió a embarcar para Ultramar, esta vez hacia las islas Filipinas, a donde fue destinado sucesivamente como comandante militar de Isabela de Luzón, gobernador civil de Manila, jefe del 3.er Tercio de la Guardia Civil, comandante de las islas Visayas, y de Ilo-ilo; pero en 1886 una enfermedad le obligó a volver a la Península. Coronel del Regimiento de Córdoba (el Sacrificado), enseguida volvió al Ejército de Filipinas como gobernador de Mindanao, pasando luego al de Leite. General de brigada en 1892, volvió a la Península, ocupando varios mandos. Nombrado gobernador de Matanzas (Cuba) en 1893, le sorprendió allí la insurrección en 1895, batiendo repetidamente a los rebeldes de su distrito durante los tres años siguientes. General de división desde 1897, a los pocos meses enfermó de nuevo y se le embarcó definitivamente para la Península; sus méritos y servicios fueron premiados entonces con la Gran Cruz de la Orden Militar de María Cristina (1898); recibió también dos Grandes Cruces del Mérito Militar con distintivo rojo y pensionadas. Desde su retorno quedó en situación de cuartel en Madrid a causa de su mal estado de salud, aunque desempeñó algunos mandos y comisiones secundarias.

 

Fuentes y bibl.: Archivo General Militar (Segovia), Personal, leg. P-2748.

A. y L. de Ceballos-Escalera Gila, C. García de la Pedrosa Campoy y L. F. Cercós García, Las Reales Órdenes Militar y Naval de María Cristina. La Cruz de Guerra, Madrid, Palafox y Pezuela, 2005, págs. 94-96.

 

Alfonso de Ceballos-Escalera Gila, vizconde de Ayala

Relación con otros personajes del DBE

Biografías que citan a este personaje

Personajes citados en esta biografía

Personajes similares