Ayuda

Rodolfo Fierro Torres

Biografía

Fierro Torres, Rodolfo. Uzme (Colombia), 6.XI.1879 – Barcelona, 2.XII.1974. Salesiano (SDB), editor, gestor y escritor.

Nació en las fértiles tierras colombianas de Uzme, el 6 de noviembre de 1879. Hijo de un hacendado, dueño de tierras y bosques con lagos y ríos, sus padres le llevaron a Bogotá, como alumno interno del colegio de los jesuitas. Allí fue instruido durante algunos años en multitud de saberes para lo que luego fueron sus pasos por la vida literaria, interesantes y curiosos.

Su padre se arruinó y Rodolfo tuvo que cambiar de colegio; entró en los salesianos de Bogotá, como becario, el 23 de mayo de 1890. Este colegio, fundado en 1888 y denominado hasta el día de hoy con el nombre de León XIII, le fascinó. Cohabitaban en aquel universo adolescente muchachos aprendices y estudiantes, con banda de música propia, escolanía y hasta panadería. Aquella grey de chicos, entusiasmados por el ambiente y la resaca religiosa de la muerte de Juan Bosco, tan cercana, con un presente austero, apostólico y épico, se crecía con la palabra arrebatadora del salesiano Rabagliati y las noticias rompedoras sobre el administrador del centro, Miguel Unia, que llegaba a besar a los leprosos de Agua de Dios.

Rodolfo Fierro, entre el cielo por alcanzar y la revolución pendiente de su propio país, con un futuro incierto, decidió hacerse salesiano y entró en el noviciado de Fontibón con la segunda hornada de colombianos en 1894. La guerra civil de tres meses, la de 1895, estalló, pero profesó y pasó a prepararse para el sacerdocio con los estudios y los trabajos propios de educador. Aun durante estos años tuvo que sufrir la muy cruenta Guerra de los Mil Días, que le hizo profundizar en ese fondo humano, destructor y laborioso de los hombres. El 18 de junio de 1902 se ordenaba sacerdote y en 1905 emprendía el camino de Europa para trabajar en la Secretaría General de la Congregación Salesiana como secretario del superior general, el beato Miguel Rúa, quien enseguida le convirtió, con algunas intermitencias, en el director del Boletín Salesiano hasta 1960.

El Boletín Salesiano fue fundado por Juan Bosco en 1877 como órgano de promoción y expansión de la obra de los salesianos, y alcanza hoy tiradas de trescientas cincuenta mil copias mensuales sólo en Italia y se publica en ciento veinte países y en más de setenta idiomas.

Egresado Fierro de los talleres literarios, primero de los jesuitas y después del León XIII, empezó a contar las cosas, en español, con gran eficacia, explayando sus ideas dentro de una ironía y un humor modestos, que no querían deslumbrar, pero que eran más fáciles de captar.

En octubre de 1907 fue enviado a los salesianos de Sarriá, en Barcelona, desde donde siguió escribiendo y dirigiendo el Boletín Salesiano español. Barcelona fue para Fierro un amplio escaparate y un trampolín de despegue personal y, a su vez, de los salesianos. En sus manos quedó el simpático semanario juvenil El Oratorio Festivo, con sus cuarenta y cinco mil ejemplares, la publicación mensual Lecturas Católicas y sus estudios sobre cuestiones sociales y educativas que le llevaron a la amistad de Ruiz Amado, Severino Aznar o Rufino Blanco.

La vida para él en Barcelona era la espera de una nueva magia, cuando se desencadenó la Semana Trágica de 1909, que también afectó a los centros salesianos y que Fierro narró en su trabajo Nuestra Semana Negra, donde regañoso y ofendido dejó acta de aquellos hechos sin ocultar las heridas de su corazón. El provincial enseguida le envió a los salesianos de Santander, quizás para redimirle y distraerle de la miseria moral de aquellos días. La experiencia duró tan sólo el curso 1910-1911, encontrándose a sus anchas con su director, Jesús Carballo, famoso espeleólogo y explorador de las cuevas de Altamira y Puente Viesgo.

En Santander no rebajó su curiosidad ni su don de gentes. Así, conoció al aviador Pombo, al torero El Gallo, al violinista Monasterio, al literato Benavente, a Menéndez y Pelayo y al propio Pereda, cooperador y amigo de los salesianos. Pero, un poco incómodo, advertía la clave de su desencanto personal: no podía escribir y, signado por su don, reemprendió su oficio al hallarse otra vez en Barcelona en el mismo 1911.

El gobierno Canalejas trató de suprimir las órdenes religiosas. Cada congregación mandó a su mejor orador para intentar parar el golpe ante la comisión dictaminadora, creada al efecto, por el Congreso y presidida por Santiago Alba. Fierro representó a los salesianos, junto a otros oradores, plenos de ingenio y de argumentos: el prestigioso Marín Lázaro, la voz de la Acción Católica; el jesuita Antonio Astrain, antología viva y elocuente de la mejor historia; el agustino Bernardo Martínez, ilusionado defensor de la Corona; el calasancio Calasanz Rabassa, y otros, pendientes de encontrar una salida. Y se logró, debido a los esfuerzos del arzobispo Guisásola y del obispo de Madrid-Alcalá, Salvador y Barrera, amigo personal de Canalejas.

Colombia, Venezuela e Italia fueron los campos de trabajo de Fierro desde 1924 hasta 1946, año en que volvió a España, esta vez a Madrid, para fundar la Casa de Escritores españoles, la revista Don Bosco en España para exalumnos, amén de atender otras actividades al servicio de la Comisión Episcopal de Enseñanza. Murió en Barcelona el 2 de diciembre de 1974, en los salesianos de Sarriá, donde había fijado su residencia ya en 1961.

 

Obras de ~: Nuestra Semana Negra: los Salesianos en la última semana de Julio de 1909, Sarriá (Barcelona), Librería Salesiana, [1909]; Los oratorios festivos, Barcelona, Librería Salesiana, 1909; El sistema educativo de Don Bosco, Barcelona, Librería Salesiana, 1910; La Institución Salesiana, lo que es y lo que hace, Barcelona, Librería Salesiana, 1910; ¡Sigue tu estrella! Entretenimientos con los jóvenes sobre la elección de carrera, Madrid, Sociedad Editora Ibérica (SEI), 1947; ¿Tú qué quieres ser? Nuevos entretenimientos con los jóvenes sobre la elección de carrera, Madrid, SEI, 1947; De niño a hombre. Charlas educativas para jóvenes (1.ª parte), Madrid, SEI, 1948; Sois de Cristo. Charlas educativas para jóvenes (2.ª parte), Madrid, SEI, 1948; Cara al porvenir. Charlas con los jóvenes, Madrid, SEI, 1948; ¡Manos a la obra! Charlas con los jóvenes, Madrid, SEI, 1948; La niña en el colegio. Conversaciones con las niñas sobre temas educativos, Madrid, SEI, 1948; La jovencita en el colegio. Conversaciones sobre temas educativos, Madrid, SEI, 1948; La joven ante la vida. Conversaciones sobre temas educativos, Madrid, SEI, 1949; Vida del Padre Luis Variara. Madrid, SEI, 1953; A los umbrales de la vida, pról. de S. Minguijón, Madrid, SEI, 1954, 2 ts.; Vida de San Juan Bosco, Madrid, SEI, 1957; Vida de Santa María Mazzarello, Madrid, CCS, 1959; La pedagogía social de Don Bosco, pról. de S. Minguijón, Madrid, Consejo Superior de Investigaciones Científicas, Instituto San José de Calasanz de Pedagogía, 1960 (3.ª ed.); Don Fernando Bauer. Cooperador Salesiano, Madrid, CCS, 1960; Vida del Siervo de Dios Don Felipe Rinaldi, Madrid, SEI, 1960.

 

Bibl.: S. Minguijón, “Prólogo”, en R. Fierro Torres, A los umbrales de la vida, op. cit.; “Prólogo”, en R. Fierro Torres, La pedagogía social de Don Bosco, op. cit.

 

Francisco Rodríguez de Coro, SDB

 

 

Relación con otros personajes del DBE

Biografías que citan a este personaje

Personajes citados en esta biografía

Personajes similares