Ayuda

Francisco Huertas y Barrero

Biografía

Huertas y Barrero, Francisco. Alcuéscar (Cáceres), 18.XII.1847 – Madrid, 3.XII.1933. Médico, senador.

Miembro de una familia sencilla —su padre era cirujano—, en 1860 se trasladó a Madrid y cursó sus estudios de bachillerato en el instituto de San Isidro y, posteriormente, los de Medicina en el colegio de San Carlos.

Obtuvo el título de licenciado en Medicina en 1873. Posteriormente comenzó el ejercicio en Garrovilla (Badajoz) durante dos años, hasta que fue nombrado médico supernumerario de la Beneficencia Municipal de Madrid, alcanzando en esas fechas (1876) el grado de doctor. En 1880 logró, tras oposición, el puesto de médico numerario con destino en el distrito del Hospital. Tras una nueva oposición, consiguió en 1883 la plaza de médico supernumerario de la Beneficencia Provincial con destino al servicio de guardias. Posteriormente, comenzó su labor asistencial dirigiendo un servicio de medicina en el Hospital General, cargo que desempeñó hasta su jubilación en 1923.

Su excelente labor clínica le permitió sobresalir entre sus colegas, convirtiéndose en el médico de diversas personalidades de la época, como Sagasta, Antonio Maura, Castelar, el conde de Romanones y Pablo Iglesias. Esto no impidió que siguiese con abnegación su trabajo en la Beneficencia Provincial.

Formó parte del Consejo Privado de Su Majestad la reina María Cristina y de numerosas comisiones científicas, viajando a París, Londres y Berlín, donde realizaba visitas de trabajo en diferentes hospitales. Nunca olvidó su procedencia, y así, en Extremadura, hizo un minucioso estudio del paludismo en aquella región, junto con el doctor Mendoza.

Fue autor de diferentes trabajos y dio numerosas conferencias científicas en Madrid y en Barcelona. Preocupado, como muchos médicos de la época, por las condiciones sanitarias de la población y merced a sus incansables gestiones durante ocho años cerca de las Compañías de Ferrocarriles y de los ministros que se sucedieron en ese espacio de tiempo, consiguió que se dotase de calefacción en España a los coches de ferrocarril de 3.ª clase.

Fue elegido académico de número de la Real Academia Nacional de Medicina en 1902, tomando posesión dos años después, el 29 de mayo de 1904, con el discurso titulado El artritismo y sus complicaciones cardio-vasculares, en sesión presidida por Su Majestad el rey Alfonso XIII.

Fue galardonado con varios premios y distinciones, destacando la Gran Cruz de Isabel la Católica, la Encomienda de Carlos III —impuestas ambas en 1907 en la Real Academia de Medicina bajo presidencia de Alfonso XIII—, la Gran Cruz de San Jorge de Grecia, la de caballero de la Legión de Honor de Francia y su designación como senador en representación de la Real Academia Nacional de Medicina en 1923.

En 1884, contrajo matrimonio con Rosa González del Campillo, de familia asturiana, con quien tuvo tres hijos, a los que, al morir en 1933, dejó una buena fortuna, entre la que figuraba una magnífica colección de arte, ya que el doctor era muy aficionado a la pintura.

 

Obras de ~: La diabetes sacarina, Madrid, Tipografía Moderna, 1921.

 

Fuentes y bibl.: Archivo del Senado, Expediente personal del Senador D. Francisco Huertas y Barrero, por la Real Academia de Medicina, sig. HIS-0227-02 (www.senado.es).

VV. AA., Enciclopedia Universal Ilustrada europeo-americana, vol. XXVIII, 1.ª, Barcelona, Hijos de J. Espasa, 1925, pág. 566; J. Álvarez Sierra, Diccionario de autoridades médicas, Madrid, Editora Nacional, 1963, pág. 248; V. Matilla, 202 personalidades académicas, Madrid, Real Academia Nacional de Medicina, 1987, págs. 115-117.

 

Ángel Álvarez Sánchez