Ayuda

Ramón Prieto Bances

Biografía

Prieto Bances, Ramón. Oviedo (Asturias), 30.XI.1889 – 3.II.1972. Ministro de Instrucción Pública.

Sus padres fueron Ramón Prieto e Ignacia Bances y Menéndez Conde, naturales de Santander y Pravia (Asturias). Las enseñanzas de Rafael Altamira, del que fue alumno en el último año que aquél explicó en la Universidad de Oviedo, motivaron su inclinación hacia la Historia del Derecho. El 20 de junio de 1913 Prieto se graduó como doctor en Derecho en la Universidad Central con su memoria La plusvalía, en la cual entendía como plusvalía no sólo la marxista, sino la que se podría llamar plusvalía social, o sea, el aumento de valor de la tierra sin el esfuerzo del propietario, logrado únicamente por el progreso de la sociedad.

Su calificación fue de sobresaliente.

Ya doctor regresó a Oviedo y el 30 de septiembre de 1913 fue nombrado profesor auxiliar interino gratuito de la Facultad de Derecho. El 1 de abril de 1920 fue nombrado profesor auxiliar temporal. Durante estos años recibió las orientaciones del titular de la Cátedra de Historia del Derecho Acosta Inglott, del que siempre guardó especial recuerdo.

El 6 de diciembre de 1921 accedió, tras las obligadas oposiciones, a la Cátedra de Historia del Derecho, siendo numerario de la misma durante breve tiempo, primero en la Universidad de Murcia y a partir del 1 de mayo de 1922 en la de Salamanca. En esta última ciudad trabó amistad con Miguel de Unamuno y Luis Maldonado; con Filiberto Villalobos y José María Ramos Loscertales. La amistad con Ramos constituyó el puente que habría de facilitar su incorporación a la naciente escuela de historiadores del derecho. Y cuando ésta se manifestó iniciando la publicación del Anuario de Historia del Derecho Español, contaría con su frecuente colaboración, en la que predominaron los temas asturianos a los que a lo largo de su actividad investigadora habría de dedicar especialísima atención.

Por Real Orden de 12 de mayo de 1924 Prieto fue nombrado catedrático numerario de Historia General del Derecho Español de la Universidad de Oviedo.

En febrero de 1934 tanto en España como en Europa existía un movimiento de acercamiento entre los partidos de izquierdas. Era un movimiento de defensa y a la vez ofensivo sobre problemas fundamentales.

En España funcionaba el Frente Único de Izquierda, y desde la primavera de 1933, la Alianza Obrera. Al calor de esta realidad histórica nació también el Frente Único de Maestros. El Frente Único estaba formado por la Asociación Nacional de Maestros, la Confederación Nacional y la Federación Española de Trabajadores de la Enseñanza (FETE). Por tanto, dos objetivos se propuso el Frente Único del Magisterio: en primer lugar, luchar en favor de la equiparación económica con los demás funcionarios, y en segundo lugar, conseguir la promulgación de una ley de Instrucción Pública que acabase con la confusión legislativa.

La Comisión de gestión del Frente Único estaba formada por dos representantes de cada una de las organizaciones que la constituían: Corredor y Lombardía por la FETE; Prieto Bances y Campillo por la Asociación Nacional, y Santos y Patiño por la Confederación.

El 17 de marzo de 1934 Prieto fue nombrado subsecretario del Ministerio de Instrucción Pública.

La norma que acabó con la autonomía de la Enseñanza en Cataluña se dictó el 1 de noviembre de 1934 (Gaceta del día 3). Por ella, quedaba disuelto el patronato de la Universidad de Barcelona. Asumiría “interinamente” las funciones que dichos organismos dejaban vacantes un comisario general de Enseñanza en Cataluña. La persona elegida para desempeñar el cargo de comisario general de la Enseñanza fue el subsecretario del Ministerio de Instrucción Pública, Prieto Bances. El 4 de enero de 1935 Prieto cesaba en su cargo de subsecretario. Después, dimitió como secretario de enseñanza en Cataluña, el 22 de enero de 1935, unos días después de haber abandonado Villalobos el Ministerio como consecuencia del ataque de la Confederación Española de Derechas Autónomas (CEDA). Sustituyó a Prieto en el puesto de comisario de Enseñanza de la región catalana Salvador Martínez Moya, pero el 18 de diciembre de 1935 dimitió y volvió a ocupar el puesto Prieto.

Ramón Prieto formó parte de un notable grupo de jurisconsultos preocupados por la regeneración española, por lo que el Gobierno de la Segunda República, el 3 de abril de 1935, le ofreció la cartera de Instrucción Pública en el gabinete de Lerroux, que desempeñó por breve tiempo, hasta el 6 de mayo de 1935.

Por decreto de 23 de abril de 1935 Prieto dispuso que, para poder matricularse en cualquiera de las facultades universitarias, sería precisa condición que el alumno hubiera sufrido con éxito una prueba de capacidad denominada “Examen de ingreso en la Universidad”.

Este examen se verificaría ante un tribunal de tres examinadores nombrados por el rectorado. El examen se encaminaba a comprobar la cultura general y formación del alumno. No habría más calificación que admitido o no admitido. El no admitido definitivamente, aunque lo hubiera sido en la parte escrita, debería repetir íntegramente el examen en sus dos partes.

Por decreto de 23 de abril de 1935 creó una Junta de Educación Física en el Ministerio de Instrucción Pública. Era deseo del Gobierno que la cultura física alcanzase los diferentes grados de enseñanza, “el más amplio desenvolvimiento posible, dejando de ser considerada como una actividad mecánica relegada a un lugar secundario respecto a las disciplinas del espíritu”.

Por decreto de 27 de abril de 1935 creó el Instituto del Libro Español, en la Biblioteca Nacional y como complemento de la acción de su Patronato. Para intensificar la producción y difusión del libro debería el Estado apoyar y auxiliar a las entidades que ya actuaban en ese campo, pero sin sustituirlas en sus actividades.

El Estado tenía a su disposición numerosos medios para aumentar la afición al libro, intensificar la demanda. Entre ellos, ninguna tan eficaz como las bibliotecas. De ningún modo había de enfocarse la obra de la producción y difusión del libro español como una empresa imperialista, con detrimento de los intereses de los demás países hispánicos, sino como una obra que debía realizarse por medio de la cooperación de todos los países de lengua española, para lograr la comunicación y difusión del libro español.

Ésta había de ser la más clara expresión de la unidad idiomática y cultural española.

Al estallar la Guerra Civil el 18 de julio de 1936, Prieto salió de Madrid a través de la embajada inglesa.

Un breve paso por Francia, una algo más larga estancia en Londres y Friburgo y una prolongada permanencia en Portugal constituyeron las etapas de su forzado exilio. Cobijado en la Universidad de Coimbra, entabló gran amistad con sus colegas de la Facultad de Derecho. En el Instituto Jurídico de la Facultad de Derecho de Coimbra se entregó a la tarea investigadora que rindió su fruto en uno de sus mejores estudios: La explotación rural del dominio de San Vicente de Oviedo en los siglos x al xiii.

El 13 de enero de 1944, Prieto fue reintegrado en su cargo de catedrático de Universidad. El 24 de enero de 1944 se le destinó a la Universidad de Santiago, donde desempeñó la Cátedra de Historia del Derecho, ocupando el número 124, perteneciente a la cuarta categoría del escalafón de los de su clase. El 2 de agosto de 1947 Prieto fue nombrado catedrático numerario en la Universidad de Oviedo, donde habría de terminar oficialmente su vida académica. El 11 de marzo de 1957 fue ascendido a la primera categoría del escalafón de catedráticos numerarios de Universidad. Falleció en la capital asturiana en 1972.

 

Obras de ~: La plusvalía. Memoria por D. [...] para graduarse de Doctor, Oviedo, Est. Tipográfico La Cruz, 1913; Discurso leído en la solemne apertura del Curso Académico de 1928-29, Oviedo, Tipografía Flórez, 1928; Carta de avenencia entre hidalgos, Madrid, Tipografía de Archivos, 1929; Supervivencias jurídicas: las “aguas amargas” en el concejo de Ibias, Madrid, Tipografía de Archivos, 1930; La encomienda del Coto de Linares, Madrid, Tipografía de Archivos, 1932; El albor de la legislación de Indias, Santiago de Compostela, Universidad, 1945; Programa de Historia del Derecho Español: privado, penal y procesal (Cuatrimestre VIII), Oviedo, Botas y Flórez, 1946; Jacobo Cujas y El Escorial, Madrid, Instituto Nacional de Estudios Jurídicos, 1948; La legislación del rey de Oviedo, s. l., 1949; Un contrato de sociedad del siglo xii, Madrid, 1950; Los “amigos” en el Fuero de Oviedo, Madrid, Instituto Nacional de Estudios Jurídicos, 1953; La mio quintana, Madrid, 1953; Los hidalgos asturianos en el siglo xvi, Oviedo, IDAG, 1954; Santiago en la historia, la literatura y el arte, Madrid, Editora Nacional, 1955; El mensaje de la Cruz de los Angeles. Discurso leído por ~ en su recepción académica el día 5 de febrero de 1955. Contestación de Luis Sela Sampil, Oviedo, Instituto de Estudios Asturianos, 1956; Campomanes y Jovellanos ante el régimen agrario de Asturias, Madrid, Instituto Nacional de Estudios Jurídicos, 1961; Homenaje a Rafael Altamira en su centenario (1886-1966), Oviedo, Secretariado de Publicaciones de la Universidad, 1967; Cartas cruzadas entre D. Ramón Prieto Bances, ministro de Instrucción Pública de la Segunda República española, y Don Antonio Trías Pujol, Patrono de la Universidad Autónoma de Barcelona, corriendo el año de 1935, publicación privada de la familia Trías, Barcelona, junio de 1973; Obra escrita, Oviedo, Universidad, 1976, 2 vols.

 

Fuentes y bibl.: Archivo de Costes de Personal y Pensiones Públicas, 1-17-18238-03-00; Archivo General de la Administración, leg. 15.052-11.

L. Sela Sampil, “Contestación”, en R. Prieto, El mensaje de la Cruz de los Ángeles. Discurso leído [...], op. cit.; F. de Sarandeses Pérez, Los Flórez y sus armas: discurso de reunión, contestación de R. Prieto Bances, Oviedo, Instituto de Estudios Asturianos, 1964; J. M. Cuenca Toribio y S. Miranda García, El poder y sus hombres. ¿Por quiénes hemos sido gobernados los españoles? (1705-1998), Madrid, Actas, 1998.

 

Juan Ramón de Andrés Martín