Ayuda

Fernando de Amárica Medina

Biografía

Amárica Medina, Fernando de. Vitoria (Álava), 1.VI.1866 – 6.XI.1956. Pintor.

Único hijo del acomodado matrimonio entre Vidal de Amárica y Otazu y Nicolasa Medina y Montero, nace en una tranquila ciudad que no llegaba a los diecinueve mil habitantes en esa época. Comenzó su carrera de abogado en Valladolid y la terminó a los veintiún años, pero con la firme convicción de que éste no era su camino.

De nuevo en su ciudad, su amistad con Díaz Olano, pintor alavés, al que considera su maestro, le sirve de estímulo. En el mes de diciembre de 1895, realiza un viaje a Italia aprovechando la estancia en Roma de dicho pintor, y a finales de 1898 se traslada a Madrid; en la capital permanece varios meses pintando en el estudio de Sorolla, donde tiene por compañeros a Eduardo Chicharro y Manuel Benedito. Participa por primera vez en la Exposición Nacional de Madrid en 1899 con su obra Zadorra y Badaya desde Trespuentes, de 1887.

En 1900 realiza su primer viaje a París, ciudad en la que recibe una fuerte influencia del impresionismo, en especial de Monet y Sisley. Viaja posteriormente a Holanda, donde estudia las obras de Rembrandt.

De regreso a su ciudad, convertido ya en un caballero de estampa arrogante, poblada barba y bigote enhiesto, era considerado como hombre culto y gran artista. Envía al Salón de París (Société Nationale de Beaux Arts) en el año 1903 su cuadro Soir de Septembre aux bords de la Zadorra, que es admitido y elogiosamente comentado por la crítica, y ese mismo año ingresa en la Junta Directiva de la Escuela de Artes y Oficios de Vitoria.

En 1905 vuelve a participar en el Salón de París con su obra Derrière l’eglise, triste coin ensoleillé, paisaje con figuras, que también es admitida y alabada. Esta circunstancia le anima a viajar a París, donde permanece una temporada en la que continuó estudiando y asimilando las nuevas influencias, que contribuirán a fijar su personalidad dentro de su visión realista.

De nuevo en su ciudad, viene una etapa fructífera en su obra, en la que pinta varios de sus más admirados cuadros de tema urbano. En 1908 vuelve a concurrir al Salón de la Société Nationale y presenta su obra Solitude Mélancolique. Ese mismo año decide participar en la Exposición Internacional de Marsella con tres cuadros de los que tenía en París para su venta. Así termina su experiencia parisina. Es la única etapa de su vida en la que intentó vender para, como él dice, “hacer firma”.

Junto a largos períodos de inactividad, hay otros en los que se libera, y pinta la Llanada Alavesa, sus chopos, el monte Gorbea nevado, gris, rosado, el monte Amboto, el Udala, la hora del atardecer de su amado río Zadorra. Pinta Bermeo y sus costas, el valle de Léniz, las peñas de Urquiola, La Rioja...

Su gran tríptico de casi tres metros Las Puertas de Vizcaya figurará en la Exposición del Congreso de Guernica, celebrado en Bilbao en 1922.

Amárica celebró su exposición personal en Madrid en 1923 con gran éxito. En ella figuraron cuarenta y cuatro obras, dos de las cuales ingresaron en el Museo de Arte Moderno: Tarde de septiembre a orillas del Zadorra y La Vega de Quel en abril.

En el año 1924 tiene lugar, en el paraninfo de la Escuela de Artes y Oficios de Vitoria, la exposición homenaje que su ciudad le dedica y que viene a ser una continuación de la de Madrid.

Participa, asimismo, en la Exposición de Arte Español 1828-1928, organizada por la Dirección General de Bellas Artes que se celebró en Bélgica y Holanda.

Entre los años 1928 y 1934 realizó varios viajes a París.

En el año 1935 inaugura su exposición personal en Barcelona, en las Galerías Layetanas, con un total de treinta y un cuadros, que recibió críticas muy elogiosas.

En 1945 ingresan en el Museo de Bellas Artes de Bilbao dos cuadros suyos, Misticismo vasco y Paisaje romántico.

Como socio de honor de la Asociación de Pintores y Escultores de Madrid, concurrió a varios Salones de Otoño. En 1948 presentó Espejo gris en el Ebro, Espejo verde en el Ebro y Espejo en el Ebro. Continúa sus envíos en los años 1949 y 1950. En el XXIII Salón presenta Orillas del Zadorra en primavera. Al XXIV Salón de Otoño envía Riberas del Iregua, Una plaza en La Rioja, Sauces del Zadorra, Grises en el Ega.

En 1950 cede al Museo de San Telmo de San Sebastián varias de sus obras: El valle de Léniz, Amboto y Udala, Montañas de peñas y nubes, Tranquilidad de un ocaso otoñal, Lejanías del Iregua, Grises en el Ega y Salinas de Léniz. Entretanto, su pintura sigue evolucionando, las formas se disuelven con especial cuidado en los efectos atmosféricos, la sensación de aprehender el movimiento en un instante.

En los últimos años de su vida, aún participa en la exposición colectiva Pintores de Vitoria, que se celebra en las Galerías Altamira de Madrid en 1952. Concurre también al XXV Salón de Otoño de este mismo año con Atractivo de lo viejo, Llorones gigantes, La chopera dorada de las brujas y El sol incendia la sierra de Urbasa. En 1955 envía Síntesis. Cuenca del Duero.

La última preocupación del artista fue que, en el futuro, se pudiera contemplar su obra en su globalidad.

Para ello constituyó la fundación que lleva su nombre y el de su padre y cuya sede actual se halla en el Museo de Bellas Artes de Álava, en el cual se encuentra depositada y expuesta la mayor parte de su producción.

 

Obras de ~: Recolección en Álava, 1902; Tarde de septiembre a orillas del Zadorra, 1902; La ciudad con sol, 1905; La ciudad con lluvia, 1906; El valle de Léniz, 1915; Costa Vasca, 1920; Mar y tierra vascos, 1921; El Ebro en La Rioja, 1921; Espejo verde en el Ebro, 1926; Espejos en el Ebro, 1927; Casa Vasca. Sol de otoño, 1931; Alto Deva, 1939; Sauces abuelos, padres, hijos y nietos a orillas del Zadorra, 1948-1949; Sauces del Zadorra plateados por el norte del Gorbea, 1949.

 

Bibl.: F. Alcántara, “La vida artística. En el Salón del Museo de Arte Moderno. Los paisajes de Amárica”, en El Sol, Madrid, 6 de junio de 1923; F. Beltrán, “Exposiciones de arte. Paisajes de don Fernando de Amárica”, en La correspondencia de España, Madrid, 9 de junio de 1923; A. de Lezama, “De Arte. Exposición de Fernando de Amárica”, en La Libertad, Madrid, 17 de junio de 1923; Hans, “Exposición Amárica”, en El Debate, Madrid, 20 de junio de 1923; S. Lago, “Un paisajista español”, en La Esfera, Madrid, 23 de junio de 1923; R. Doménech, “Exposiciones de Arte”, en ABC, Madrid, 26 de junio de 1923; B. de Pantorba, “Exposición Amárica”, en Gaceta de Bellas Artes, Madrid, 1 de julio de 1923; Á. de Apraiz, “La pintura de Fernando de Amárica”, en Revista de Estudios Vascos, San Sebastián, 1924; A. Maseras, “Fernando de Amárica en las Galerías Layetanas”, en Diario de Barcelona, 6 de julio de 1935; F. Aldaz, “Notas de Arte. Fernando de Amárica”, en El Diluvio, Barcelona, 24 de julio de 1935; M. Llano Gorostiza, Pintura Vasca, Bilbao, Grijelmo, 1966, págs. 58, 110, 173, 227 y 261; B. de Pantorba, El pintor Fernando de Amárica, Vitoria, Fundación Amárica, 1966; P. Apellániz y J. Corredor Matheos, El pintor Fernando de Amárica: ensayo biográfico y crítico, Vitoria, Fundación Amárica, 1986; P. Apellániz, Fernando de Amárica: exposición organizada por Banco Vizcaya en colaboración con la fundación de Vitoria: Madrid, febrero-marzo 1989, catálogo de la exposición, Bilbao, Banco Bilbao-Vizcaya, 1989; Fernando de Amárica: sala de exposiciones Banco Zaragozano, Zaragoza del 16 de marzo al 16 de abril de 1990, catálogo de exposición, Zaragoza, Banco Zaragozano, 1990; P. Apellániz e I. Moreno Ruiz de Eguino, Amárica en las colecciones: 17 de diciembre, 1996, a 26 de enero, 1997: Amárica bildumetan, Vitoria, Sala Amárica-Diputación Foral de Álava, 1996; P. Apellániz, Fernando de Amárica: 18 de mayo-2 de julio 2000, Pamplona, Caja Navarra, 2000.

 

Paloma Apellániz Fernández de Pinedo

Relación con otros personajes del DBE

Biografías que citan a este personaje

Personajes citados en esta biografía

Personajes similares