Ayuda

Miguel Méndez Jofre

Biografía

Méndez Jofré, Miguel. España, p. s. XVIII – Asunción (Paraguay), 7.III.1776. Franciscano (OFM), fundador de reducciones.

Aunque se desconocen sus inicios como misionero, desde que se encuentra en el pueblo de Belén después de la expulsión de los jesuitas, hasta su muerte en 1776, Méndez Jofré dio pruebas claras de lo que pudo haber sido su labor apostólica durante los años en que pasó inadvertido. Misionero de los mbayás y fundador de pueblos en el norte del Paraguay actual, este religioso es recordado por los historiadores e investigadores que se ocuparon de los orígenes de Concepción.

Fue a propuesta suya por lo que el gobernador Agustín Fernando de Pinedo fundó la Villa Real de Concepción en 1773. Con visión geopolítica, el franciscano advirtió al cabildo de Asunción en reiteradas ocasiones de la amenaza que significaba la presencia portuguesa y la necesidad de fundar villas de españoles cerca de su reducción de Itapucú guazú, en el paralelo del río Apa. Si la fundación de la Villa Real se hubiera hecho en el lugar propuesto por Méndez Jofré y no mucho más al sur, cerca de Belén, donde efectivamente fue asentada, el cabildo y el gobernador Pinedo hubieran ganado muchas más tierras para la provincia del Paraguay.

Pero antes que visionario y fundador de pueblos, Méndez Jofré se destacó por su valor y arrojo al asentarse en tierras de los mbayás, indígenas belicosos y asaltantes de pueblos como Santiago de Jerez, Santa María de Fe, Ypané, Guarambaré y otros. Cuando los jesuitas fueron expulsados en 1867, el pueblo de Belén quedó a su cargo, y desde entonces y hasta su muerte estuvo, como dijo él mismo, “arrojado todo en la divina providencia” catequizando a dichos nativos, primero en Belén y luego a orillas del arroyo Eguileghigó, en el paralelo del río Apa, donde en 1769 fundó una reducción a la que llamó Nuestra Señora del Refugio. En 1771 ya tenía construida una pequeña iglesia y una choza en su reducción y, a pesar de la “mucha crueldad bárbara y libertinaje” de los mbayáes, amaba tanto a los suyos y a aquellas tierras, que llegó a considerar ese “pedazo de mundo” tan hermoso y ameno que ignoraba “haya otros mejores en la América con haberla andado y corrido toda ella”.

Muchas correspondencias mantuvo con el deán y cabildo eclesiástico en su calidad de superior de las doctrinas franciscanas del norte. También escribió al cabildo secular acerca de la marcha de los tres pueblos que en la región poseían los frailes de su orden. En todas ellas primaba el interés por la buena marcha y conservación de los pueblos y el deseo de salvar al Paraguay de la invasión de los portugueses.

El pueblo fundado por fray Miguel Méndez Jofré quedó abandonado cuando éste bajó enfermo a Asunción, donde murió en el Convento de la Recolección el 7 de marzo de 1776. Así acabó sus días el doctrinero de los mbayás y su nombre quedó grabado entre los insignes misioneros franciscanos del Paraguay.

 

Bibl.: J. F. Aguirre, Diario del Capitán de Fragata D. Juan Francisco Aguirre, t. II, 2.ª parte, Buenos Aires, Imprenta de la Biblioteca Nacional, 1950; M. Durán Estrago, “Reducciones Franciscanas”, en VV. AA., Crónica Histórica Ilustrada del Paraguay.

I, Paraguay Colonial, Buenos Aires, Distribuidora Quevedo de Ediciones, 1998; Presencia Franciscana en el Paraguay. 1538- 1824, Asunción, Biblioteca de Estudios Paraguayos de la Universidad Católica Nuestra Señora de la Asunción, 2005.

 

Margarita Durán Estrago

Relación con otros personajes del DBE

Biografías que citan a este personaje

Personajes citados en esta biografía