Ayuda

Gregorio Clavero y Ciria

Biografía

Clavero y Ciria, Gregorio. ?, s. m. s. XVII – ¿Manila (Filipinas)?, p. s. XVIII. Militar, teniente coronel e ingeniero en Jefe.

En 1773 terminó sus estudios en la Academia de Matemáticas de Barcelona. Recibía el Real despacho de ayudante de Ingenieros el 27 de septiembre de 1774, siendo destinado al ramo de caminos, trabajando en Madrid a las órdenes del brigadier Francisco Sabatini. En 1775 era trasladado a Aragón, donde trabajaba en el camino real de Madrid a Zaragoza, bajo la dirección del ingeniero Tomás Sanz. En 1779, promovido a ingeniero ordinario y a capitán de Infantería, de nuevo se encontraba trabajando en el ramo de caminos, en esta ocasión en Andalucía, cerca de Sevilla, y en 1784 pasaba al ramo de fortificaciones, con destino a Cádiz y más tarde a Málaga. En 1787, con destino en la plaza de Lérida, trabajaba en sus fortificaciones y dos años después se le enviaba a las islas Filipinas, en sustitución del ingeniero en segunda Tomás Sanz. En Lérida, además, había realizado el plano del Convento de San Antonio y de la puerta y murallas del mismo nombre.

En marzo de 1789, era destinado a las islas Filipinas, embarcando en Cádiz en marzo del siguiente año. En esas fechas era teniente coronel e ingeniero en jefe y pasaba a desempeñar la comandancia del Cuerpo en Manila. Por una Real Orden de fecha 20 de diciembre de 1790, se ordenaba poner en estado de defensa a Manila. El gobernador, Rafael María Aguilar, encargaba a Clavero que realizara el proyecto de obras correspondiente a lo exigido por la Real Orden, que sería el último proyecto de defensa del siglo XVIII. Clavero, en 1793, levantaba el plano de la plaza y sus contornos, señalando el proyecto de las obras que habrían de construirse para dejarla en estado de defensa, además de presentar una detallada y crítica relación del estado en el que se encontraban las defensas de la plaza, así como los defectos que desde su origen tuvo su fortificación. Al efecto, en su Relación sobre el actual estado de la plaza de Manila (inédita), fechada el 12 de mayo de 1793, decía, entre otras cosas: “Basta lo dicho para hacer ver que el recinto de Manila es necesariamente defectuoso por haberse hecho en tiempo que la fortificación carecía de los sólidos principios, y no por ig­norancia culpable del Capitán D. Leonardo Turriano que dirigió sus obras”. Respecto a sus propuestas, consideraba preferente la fortificación del frente del río Pasig, por entender que era el único sitio por donde se podía socorrer la plaza en caso de sitio, por lo que era necesario conservarlo a todo trance.

En diciembre del mismo 1790, el gobernador de Filipinas pedía informes a los ingenieros Tomás Sanz y Gregorio Clavero sobre la demolición de edificios extramuros de Manila capaces de sostener baterías de cañones y de ocultar las operaciones del enemigo. Estos edificios eran, por tanto, perjudiciales para la defensa de la plaza, como al parecer lo eran las iglesias del Parián y Dilao, así como el hospital de San Lázaro. Ambos ingenieros aconsejaron que no se esperase más tiempo para su demolición.

En 1793, además de realizar un nuevo proyecto de defensa de Manila, Clavero proyectaba y construía un arco de unión entre el Palacio Real y una casa inmediata, en cuyo bajo estaba la Cárcel de Corte y en la que se proponía situar en su piso alto la Real Audiencia. Resultaba que ocupaba un ala del Real Palacio, decidiéndose en ese año, trasladarla al nuevo edificio.

En 1797, el gobernador Aguilar, en carta dirigida a Manuel Godoy, príncipe de la Paz, elogiaba a Clavero y pedía para él una moderada pensión sobre encomienda y el grado de coronel.

En 1802 seguía desempeñando la jefatura de la comandancia de Ingenieros de Manila. Fue hombre muy culto, buen escritor y, desde luego, de gran com­petencia profesional.

 

Obras de ~: Relación del estado actual de la plaza de Manila y de las obras ne­cesarias para ponerla en estado de defensa, Manila, 12 de mayo de 1793; Plano y proyecto de la casa que se propone habilitar para Cárcel de corte, Manila, 20 de junio de 1793; Plano de la plaza y contornos de Manila...en que se manifiestan las obras proyectadas y executadas con motivo de los actuales imperativos de guerra, Manila, 28 de junio de 1796.

 

Bibl.: W. E. Retana, Breve Diccionario Biográfico de los Ingenieros Militares que han estado en las Islas Filipinas, Madrid, Memorial de Ingenieros, 1923; Mª. L. Díaz-Trechuelo Spínola, Arquitectura española en Filipinas (1565-1800), Sevilla, Escuela de estudios Hispano-Americanos, 1959; H. Capel et al., Los Ingenieros Militares en España. Siglo XVIII. Repertorio biográfico e inventario de su labor científica y espacial, Barcelona, Publicaciones y ediciones de la Universidad de Barcelona, 1983; J. A. Calderón Quijano, Las Fortificaciones españolas en América y Filipinas, Madrid, MAPFRE, 1996.

 

Juan Carrillo de Albornoz y Galbeño

Relación con otros personajes del DBE