Ayuda

Rafael Pérez de Guzmán

Biografía

Pérez de Guzmán, Rafael. Córdoba, 16.XI.1803 – La Guardia (Toledo), 14.IV.1838. Torero.

Hijo de los condes de Villamanrique de Tajo y descendiente de Guzmán el Bueno. Tras realizar la carrera de armas, entró al servicio del Rey como guardia de Corps. De ahí se incorporó al Ejército, con destino en Sevilla, ciudad en la que conoció y trató a diferentes toreros. Escribe Cossío: “Tuvo aventuras con mozas populares, anduvo en alguna pendencia, y su figura logró verse envuelta en una aureola de simpatía entre majos, mujeres y toreros, porque el linajudo caballero era excesivamente desprendido, sencillo, galante y obsequioso.

Un cambio político, de los tan frecuentes en aquellos tiempos, le apartó de sus deberes militares por algunos meses, que aprovechó el mozo en atender de lleno a su afición predilecta: la lidia de reses bravas, con gran pesar y vergüenza de su familia”. Fue alumno de la famosa Escuela de Tauromaquia de Sevilla, en la que tuvo como maestros a Pedro Romero y Jerónimo José Cándido”.

Una vez licenciado del Ejército, se dedicó plenamente al toreo. Tomó la alternativa en Aranjuez el 29 de mayo de 1831, con Roque Miranda y Francisco Montes “Paquiro” como padrino y testigo, respectivamente, de la ceremonia. Cossío recoge un testimonio del crítico Recortes: “Mató Roque Miranda el primer toro, y al llegar el momento de estoquear el segundo, ‘Gascón’, retinto, de doña Manuela de la Dehesa y Angulo, solicitó Montes permiso de S. M. para cederlo a un caballero aficionado; una vez obtenida la venia, salió don Rafael al ruedo y con muy pocos pases trasteó al toro, citó para recibir y dio fin del animal de una estocada algo caída, consumando perfectamente la suerte”.

Afirma el citado tratadista taurino que con anterioridad sólo había toreado una novillada en Sevilla.

Según José Carlos Arévalo, “el mérito torero de Rafael Pérez de Guzmán radica, precisamente, en la responsabilidad que contraía, dado el valor de su apellido en aquella España a caballo entre dos regímenes, el corporativo y el constitucional, y, taurinamente, porque entraba de lleno en los principales cosos del toreo, dado su renombre, sin haber pasado por todas las pruebas iniciáticas exigidas a los toreros nacidos del pueblo. Pero la verdad es que, en rigor taurómaco, Pérez de Guzmán cumplía con creces todos los requisitos exigidos a un torero”.

Todavía considerado como aficionado, debutó en Madrid y, por tanto, confirmó su alternativa, el 13 de junio de 1831. Manuel Romero Carreto le cedió el primer toro, Carpintero, de la ganadería de Gaviria.

En ese festejo, Carreto lidió cuatro toros (los dos suyos y los dos de Juan Jiménez El Morenillo, que no pudo torear por “hallarse indispuesto) y dos Pérez de Guzmán. López Izquierdo reseña que este último “actuó gratuitamente”, lo que reafirma la idea de que en ese momento no se trataba de un torero profesional, sino de un aristocrático aficionado, que contaba con el decidido apoyo de Juan León y Paquiro.

De manera ya profesional toreó en los años siguientes, no faltando de la plaza de Sevilla, si bien en la temporada madrileña no entró hasta 1837, año en el que toreó en nueve de las veinticuatro corridas celebradas, la mayoría de ellas en compañía de Juan León y Manuel Lucas Blanco.

Murió el 14 de abril de 1838 en un enfrentamiento con una partida de bandoleros (Sánchez de Neira puntualiza que eran carlistas) que asaltaron el cochecorreo en el que viajaba de Sevilla a Madrid para torear el siguiente día 23, con Roque Miranda y Paquiro.

Abandonado su cuerpo por los otros viajeros, al día siguiente fue recogido y enterrado sin identificar por las autoridades y vecinos de La Guardia. Cossío reproduce un texto del antes citado Recortes, que explica con detalle lo sucedido. El texto finaliza con la identificación del difunto: “Hay una nota al margen [de la partida de defunción firmada por el Cura ecónomo de la Parroquia de esa localidad toledana] que dice: Por noticia extrajudicial que se adquirió en el paso de un convoy por esta villa, en 10 de mayo de 1838, aparece que el cadáver que se anota en esta partida es el de don Rafael Pérez de Guzmán el Bueno”.

Respecto a la corrida del 23 de abril en la que estuvo anunciado, López Izquierdo reproduce de la “Nómina del haber de los lidiadores...”, conservada en la Biblioteca Nacional, el siguiente texto: “Francisco Montes [cobró] 3.000 reales; Roque Miranda, 1.600 y Rafael Pérez de Guzmán, 1.000, ‘escriturado de 3.ª y que no llegó a tiempo, se le abona sin embargo su haber con arreglo a lo convenido con sus compañeros que le suplieron‘”.

 

Bibl.: J. Velázquez y Sánchez, Anales del toreo. Reseña histórica de la lidia de reses bravas. Galería biográfica de los principales lidiadores: Razón de las primeras Ganaderías españolas, sus condiciones y divisas, obra dirigida por Francisco Arjona Guillén “Cúchares”, escrita por José Velásquez y Sánchez e ilustrada por D. Teodoro Aramburu, Sevilla, Imprenta y ed. Juan Moyano, 1868; J. Sánchez de Neira, El Toreo. Gran diccionario tauromáquico, Madrid, Imprenta de Miguel Guijarro, 1879 (Madrid, Turner, 1988, págs. 150-153); J. Pérez de Guzmán, Antecedentes y vida torera del caballero y lidiador cordobés D. Rafael Pérez de Guzmán el Bueno, Madrid, Imprenta Francisco G. Pérez, 1886; J. M. Cossío, Los toros. Tratado técnico e histórico, vol. III Madrid, Espasa Calpe, 1943, págs. 730-733; Don Ventura [seud. de V. Bagués], Historia de los matadores de toros, Barcelona, Imprenta Castells-Bonet, 1943 (ed. Barcelona, De Gassó Hnos., 1970, pág. 42); N. Rivas Santiago, Toreros del romanticismo (anecdotario taurino), pról. de J. Belmonte, Madrid, Aguilar, 1947 (Madrid, Aguilar, 1987, págs. 165- 176); F. López Izquierdo, Plazas de toros de la Puerta de Alcalá (1739-1874), Madrid, Unión de Bibliófilos Taurinos, 1988, págs. 123, 145 y ss., y 151; F. Claramunt, Historia ilustrada de la Tauromaquia, Madrid, Espasa Calpe, 1989; D. Tapia, Historia del toreo, vol. I, Madrid, Alianza Editorial, 1992; N. Luján, Historia del toreo, Barcelona, Destino, 1993 (3.ª ed.); J. C. Arévalo, “Figuras de la historia”, en revista 6TOROS6 (Madrid, Edit. Campo Bravo), n.º 521 (2 de junio de 2004).

 

José Luis Ramón Carrión