Ayuda

Ángel García Loygorri y García de Tejada

Biografía

García-Loygorri y García de Tejada, Ángel. Duque de Vistahermosa (I), vizconde de la Vega (I). Sevilla, 2.X.1805 – Madrid, 23.II.1887. Militar y político.

Miembro de una distinguida familia de la aristocracia militar, hijo de Martín García y Loygorri, teniente general del Ejército y descendiente de los condes de Vistahermosa, y de Manuela García de Tejada y Molviedro.

A la temprana edad de siete años ingresó como cadete en el Cuerpo de Artillería, para posteriormente educarse en el seminario de nobles de Vergara (1816- 1822), y concluidos sus estudios se incorporó al Estado Mayor General. En este destino, y dadas sus profundas ideas liberales, en abril de 1823 partió a Sevilla acompañando al Gobierno constitucional durante su retirada ante el avance de las tropas absolutistas de los Cien Mil Hijos de San Luis, por lo cual fue procesado y quedó apartado del Ejército entre 1823 y 1834; se reincorporó coincidiendo con el ascenso definitivo al poder del liberalismo. Ascendido a capitán de infantería, entre 1834 y 1836 participó en la Primera Guerra Carlista, en la que destacó por su valentía; recibió como premio varios ascensos consecutivos hasta el grado de coronel, el nombramiento de ayudante de la plana mayor del Ejército del Norte y diversas condecoraciones, como la Cruz de San Fernando de 1.ª clase. En aquel último año, de regreso en Madrid, ocupó la secretaría de la Inspección General de Infantería hasta 1840, en que, dada su afinidad política moderada, la vuelta al poder de los progresistas con la regencia de Espartero supuso su cese.

Cuando en julio de 1843 entraron las tropas del general Narváez en Madrid, en el marco del pronunciamiento que provocó la caída de Espartero, se puso a las órdenes de aquél, quien a partir de entonces se convirtió en su promotor, catapultando su carrera política y militar en los años siguientes: ascendió sucesivamente a brigadier (1843) y mariscal de campo (1845), fue nombrado subsecretario del Ministerio de la Guerra (1843-1846) y elegido diputado en Cortes por Sevilla (1844-1846).

En 1847 juró como diputado nacional, en esta ocasión por el distrito burgalés de Lerma (1847-1852; desempeñó también, entre 1850 y 1852, la vicepresidencia del Congreso de los Diputados) y fue designado jefe político y alcalde corregidor de Madrid.

Precisamente, durante el desempeño de estos cargos gubernativos, se puso al mando de los efectivos de la Guardia Civil existente en la capital, reprimiendo los levantamientos revolucionarios de 1848.

A continuación, desempeñó varios puestos, como los de inspector general de Carabineros (1850-1851), diputado en Cortes por el distrito del Prado de la Villa y Corte (1853), y director general de los Cuerpos de Estado Mayor del Ejército (1853-1854). Al estallar el pronunciamiento progresista de La Vicalvarada (junio de 1854), permaneció leal al Gobierno moderado del conde de San Luis, y recibió, tras participar en la batalla de Vicálvaro, el ascenso a teniente general y el mando de la División de Operaciones de Castilla la Nueva con el objeto de perseguir a los pronunciados, hechos que provocaron que, durante el posterior levantamiento popular de Madrid del 17 de julio en apoyo del golpe militar, su casa fuera saqueada y que se viera obligado a exiliarse por unos meses al triunfar esta revolución. Durante el Bienio Progresista (1854- 1856) se le permitió regresar a España, pero fue relegado a tareas de cuartel en provincias.

Superado este paréntesis, reinició su actividad en la vida pública. Representó de nuevo al distrito de Lerma como diputado en Cortes en las legislaturas de 1857- 1858 (también fue vicepresidente segundo del Congreso de los Diputados) y 1864-1865, y desempeñó la dirección general de la Guardia Civil (1864-1865).

En 1865 juró como senador vitalicio y fue designado al año siguiente ministro plenipotenciario en el Reino Unido, puestos que desempeñó hasta la revolución de 1868; se mantuvo alejado de la vida pública durante el Sexenio Democrático (1868-1874). Con la Restauración retomó su carrera castrense, como presidente del Consejo Supremo de Guerra y Marina (1877-1879 y 1884-1886) y director general del Cuerpo Jurídico Militar (1884-1886). En 1879 fueron recompensados sus servicios a la Corona con el título de duque de Vistahermosa con Grandeza de España, concedido a García Loygorry cuando entonces era VII conde de Vistahermosa y I vizconde de la Vega.

 

Bibl.: [M. Sánchez Silva], Semblanzas de los 340 diputados a Cortes que han figurado en la legislatura de 1849 a 1850, Madrid, Imprenta de Gabriel Gil, 1850, pág. 220; A. A. Cadenas y López y V. Cadenas y Vicent (comps.), Elenco de Grandezas y Títulos Nobiliarios españoles, Madrid, Instituto Salazar y Castro-Ediciones de la Revista Hidalguía, 2003.

 

Francisco Miguel Espino Jiménez