Ayuda

Jaime García Añoveros

Biografía

García Añoveros, Jaime. Teruel, 24.I.1932 – Sevilla, 15.III.2000. Jurista, político, ministro de Hacienda.

Hijo de Jaime García Parra, un viajante de comercio, y de Luisa Añoveros Monasterio, inició los estudios primarios en el colegio de las Terciarias de esta ciudad, para seguir su formación en el colegio de las Concepcionistas de Pamplona y, más tarde, en los Hermanos Maristas de Valencia. A los veintidós años de edad obtuvo la licenciatura en Derecho en la Universidad de Valencia (1954), doctorándose, dos años después, en la Universidad de Bolonia, con una beca del Real Colegio de España o de San Clemente de los Españoles en la ciudad italiana.

Inició la actividad docente en la Facultad de Derecho de la Universidad Complutense de Madrid, en donde fue profesor ayudante y adjunto en la cátedra de Hacienda Pública (1956-1961).

En julio de 1960 contrajo matrimonio con Elisa Escriña de Salas, hija de Elisa de Salas y de José María Escriña Montes, de cuya unión nacieron cuatro hijos.

En el año 1961 ganó la cátedra de Economía y Hacienda Pública (a partir de 1970, cátedra de Derecho Financiero y Tributario) de la Universidad de Sevilla.

En enero de ese año, con motivo de la celebración de las oposiciones a la citada cátedra, que tuvieron lugar en la Facultad de Derecho de la Universidad Complutense de Madrid, conoció a Ramón Carande y Thovar, catedrático e historiador vinculado durante toda su vida a Sevilla. De Ramón Carande dijo García Añoveros que había sido “uno de los maestros que me regaló la vida”.

En la ciudad de Sevilla pasó una buena parte de su vida y allí se relacionó personal, política y profesionalmente con figuras de relieve, como el empresario Javier Benjumea Puigcevert, los abogados Manuel Olivencia y Manuel Clavero Arévalo o con quienes fueron, posteriormente, compañeros de partido, en la Unión de Centro Democrático, como Javier Arenas o Soledad Becerril, para quien García Añoveros fue “una persona clave en la transición política” y un “ilustre sevillano de adopción”.

Sus inquietudes políticas se remontan a la década de 1960, en que perteneció al grupo Acción Democrática y —hasta 1976— al Partido Unión Social Demócrata Española. Ambos grupos políticos habían sido fundados por Dionisio Ridruejo, pero se diluyeron con la muerte de éste en 1975. Fue cofundador, junto a Manuel Olivencia y Manuel Clavero Arévalo, del Partido Social Liberal Andaluz, Partido que, en 1977, se integró en la Unión de Centro Democrático (UCD), coalición de demócrata-cristianos, liberales, socialdemócratas e independientes fundada por Adolfo Suárez González para afrontar las primeras elecciones democráticas celebradas después de la muerte del general Franco.

García Añoveros fue diputado de las Cortes Generales en el período 1977-1982, al presentarse, por la circunscripción de Sevilla, en la candidatura de UCD a las elecciones del 15 de junio de 1977 y del 1 de marzo de 1979. Como parlamentario, desempeñó los cargos de presidente de las Comisiones de Economía y Hacienda y de Presupuestos del Congreso de los Diputados y, posteriormente, de ministro de Hacienda.

Desde la cartera de Hacienda, continuó la reforma fiscal iniciada bajo el mandato de su antecesor, Francisco Fernández Ordoñez. Entre otros proyectos, puso en marcha las reformas del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas y de la imposición indirecta previa a la introducción del Impuesto sobre el Valor Añadido. Bajo su mandato ministerial se aprobó, asimismo, el primer concierto con el País Vasco y la Ley Orgánica de Financiación de las Comunidades Autónomas (LOFCA), norma que constituyó la base financiera del Estado de las Autonomías consagrado en la Constitución española de 1978.

Fue un destacado hacendista, tanto en el ámbito académico como en la aplicación de la teoría al mundo real. Tras la celebración de las elecciones generales de 28 de octubre de 1982, que dieron la victoria al Partido Socialista Obrero Español, liderado por Felipe González Márquez, García Añoveros se reintegró a las tareas universitarias en su cátedra de Sevilla.

Como docente universitario, publicó numerosos artículos en revistas jurídicas y económicas, destacando, asimismo, su participación en los homenajes a los que él consideró sus mejores maestros: Ramón Carande y Thovar, notable historiador de las instituciones económicas, y Fernando Sainz de Bujanda, ilustre jurista y especialista en Derecho Financiero y Tributario. Siendo presidente del Consejo de Redacción de la Revista Española de Derecho Financiero (Cívitas), promovió un homenaje de reconocimiento a este último, con la dedicación de un número monográfico (1999).

La principal obra dirigida por García Añoveros versa sobre el sistema tributario español. En ella trató y estudió los antecedentes históricos de los tributos en España, desde la reforma de 1845 de Món-Santillán, pasando por las de Raimundo Fernández Villaverde, Larraz y Navarro Rubio, hasta la reforma tributaria iniciada en 1977 a la que calificó como “la más importante producida en España desde 1845”.

Como jurista y hacendista no sólo fue un gran especialista en el análisis de los temas fiscales y económico- financieros públicos, sino que también dirigió o prologó estudios y escribió artículos sobre materias diversas como la empresa pública, el gasto público y la Constitución, la intervención pública en el ámbito de la cultura, o la construcción de la unión europea y el sistema tributario de la misma. Los últimos cursos de doctorado los dedicó a la explicación de temas constitucionales relacionados con las garantías del ciudadano en el ámbito de la aplicación de los tributos.

Era un hombre de cultura humanista y defensor del liberalismo, que compatibilizó diversas actividades.

En Sevilla fue director del Servicio de Estudios del Banco Urquijo y, como tal, dirigió un trabajo sobre la economía de la provincia, editado, en 10 tomos, en septiembre de 1973. Su arraigo sevillano le llevó a ser un estudioso de la región andaluza e, incluso, impulsó el nacimiento de la revista La Ilustración Regional —de la que sólo se publicaron 16 números—, proyecto destinado a analizar los problemas reales de la Andalucía de los años setenta.

Fue también el primer director del Instituto de Desarrollo Regional de la Universidad de Sevilla (1972), miembro del Consejo de Administración de la Sociedad para el Desarrollo Industrial de Andalucía y presidente ejecutivo de la Comisión Nacional Organizadora de los actos conmemorativos del centenario del nacimiento de Federico García Lorca, creada en febrero de 1997 en honor del poeta granadino. Desde julio de 1996, y hasta el momento de su muerte, era presidente de la Fundación de Ayuda contra la Drogadicción (FAD) y vocal del Consejo Económico y Social.

Falleció a los sesenta y ocho años de edad víctima de un cáncer. Los artículos necrológicos, escritos por los que le conocieron, mostraron a un hombre amante del arte y de la cultura (era un bibliófilo empedernido), tolerante y liberal, excelente profesor, riguroso en el trabajo y un gran cultivador de la amistad como apasionado, que era, de la vida. En el año 2001, con motivo del primer aniversario de su muerte, la Revista Española de Derecho Financiero (Civitas) rindió homenaje a su memoria en un número especial presentado por el abogado Matías Cortés y en el que colaboraron varios discípulos del catedrático fallecido.

 

Obras de ~: con J. Lasarte Álvarez y F. Pérez Royo, Las Haciendas Locales en España 1940-1965, Madrid, Instituto de Estudios Fiscales, 1969; Estudio general sobre la economía de la provincia de Sevilla, Madrid, Moneda y Crédito, 1976; El Impuesto General sobre la Renta de las Personas Físicas, Madrid, Civitas, 1977; “Presupuesto y Plan Económico”, en El Control del Gasto Público, Madrid, Instituto de Estudios Fiscales, 1979, págs. 151-172; “El año 1985”, en Economistas, n.º 17 (1985), págs. 15-16; Don Ramón Carande y la universidad: discurso leído en la Universidad de Sevilla, dedicado a la memoria de D. Ramón Carande, el día 27 de febrero de 1987, Sevilla, Servicio de Publicaciones de la Universidad, 1987; “Constitución y contribuyentes”, en Economistas, n.º 29 (1987), págs. 95-99; “Gracias y desgracias del dinero negro”, en Claves de razón práctica, n.º 1 (1990), págs. 40-46; “Hacienda y patrimonio cultural”, en Civitas. Revista Española de Derecho Financiero, n.º 68 (1990), págs. 465-478; “Aspectos constitucionales del derecho a la prueba en el ámbito tributario”, en Estudios sobre la Constitución española. Homenaje al Profesor Eduardo García de Enterría, t. V, Madrid, Civitas, 1991, págs. 4029-4044; “Los poderes de comprobación, la actividad de liquidación y la discrecionalidad de la Administración Financiera”, en Civitas. Revista Española de Derecho Financiero, n.º 76 (1992), págs. 597-618; con J. Calero Gallego et al., Manual del sistema tributario español, Madrid, Civitas, 1993; “Evasión fiscal y fraude tributario”, en Claves de razón práctica, n.º 47 (1994), págs. 18-29; “El presupuesto y el gasto público en la Constitución”, en El sistema económico en la Constitución española, vol. II, Centro de Publicaciones del Ministerio de Justicia, 1994, págs. 1641-1658; “Una profecía sobre la reforma fiscal”, en Claves de razón práctica, n.º 53 (1995), págs. 40-49; “Europa y la libertad”, en Claves de razón práctica, n.º 61 (1996), págs. 71-72; “Una nueva Ley General Tributaria. Problemas constitucionales”, en Civitas. Revista Española de Derecho Financiero, n.º 90 (1996), págs. 213-235 (y en Garantías constitucionales del contribuyente, Valencia, Tirant lo Blanch, 1998, págs. 95-126); “Construir Europa. ¿Qué impuestos?”, en Cuenta y Razón de pensamiento actual, n.º 102 (1997), págs. 72-77; “Las reformas fiscales”, en Civitas. Revista Española de Derecho Financiero, n.º 100 (1998), págs. 511- 531; “La reforma del impuesto sobre la renta”, en Claves de razón práctica, n.º 82 (1998), págs. 5-12; “La formación de un sistema tributario unificado: la solución foral”, en Foralismo, derechos históricos y democracia, Bilbao, Fundación BBV, Documenta, 1998, págs. 287-307; “Un jurista: Fernando Sainz de Bujanda”, en Civitas. Revista Española de Derecho Financiero, n.º 104 (1999), págs. 625-635.

 

Bibl.: V. Márquez Reviriego, Escaños de penitencia, Barcelona, Argos Vergara, 1981; L. Calvo Sotelo, Memoria viva de la transición, Barcelona, Plaza & Janés/Cambio16, 1990; J. M.ª Martín Patino, “Un católico en la política”, y S. Becerril, “Ilustre sevillano de adopción”, en ABC, 16 de marzo de 2000, pág. 3 y pág. 23, respect.; A. Burgos, “Un humanista liberal en Hacienda”, en El Mundo, 16 de marzo de 2000, pág. 6; L. Cazorla Prieto, “Pasión vital”, J. M.ª Martín Patino, “Un hombre libre”, J. L. Leal, “Un hombre ejemplar”, F. Pérez Royo, “Fiel a sí mismo en toda su vida”, J. V. Sevilla Segura, “Jaime García Añoveros, el hacendista”, y M. Cortés, “He perdido a mi amigo”, en El País, 16 de marzo de 2000, págs. 26, 28 y 29; F. Escribano (coord.), Derecho financiero constitucional: estudios en memoria del profesor Jaime García Añoveros, Madrid, Civitas, 2001; J. L. Sampedro Escolar y F. Alos Merry del Val, Ministros de Hacienda. De 1700 a 2004. Tres siglos de historia, Madrid, Ministerio de Hacienda, 2005.

 

María Victoria Malavé Verdejo