Ayuda

Francisco Javier Arias-Dávila Centurión

Biografía

Arias-Dávila y Centurión, Francisco Javier. Conde de Puñonrostro (IX). ?, p. m. s. xviii – 17.IX.1783.

Gentilhombre de cámara de S. M., académico de la Real Academia Española y de la de Bellas Artes de San Fernando.

Hijo de Diego Arias-Dávila y de Isabel Leonor de Centurión, condes de Puñonrostro, tras el fallecimiento de su progenitor, en 1751, sucedió no sólo como IX conde de Puñonrostro sino además como conde de Elda (IX), conde de Anna (VIII), marqués de Noguera (VII) y marqués de Casassola (III), heredando de esta forma el extenso patrimonio nobiliario que el estado de Puñonrostro llevaba aparejado en tierras castellanas (Alcobendas, Torrejón de Velasco, Pozuela, Palomero, Fuentidueña, San Agustín y Pedrezuela), así como de las casas condales de Elda y Anna, en Valencia y Aragón. Casado con Lucrecia Pío de Saboya Spínola, tuvo un único descendiente, José Joaquín, que falleció en febrero de 1758, y fue enterrado en la iglesia de San Pedro ad Víncula, de Vallecas.

Culto, devoto y de espíritu ilustrado, constituye un ejemplo de la nobleza ilustrada de su tiempo, que compaginó el cultivo de las artes con la preocupación por el buen gobierno de sus estados, a los que, a pesar de su absentismo y lejanía, giró visita en varias ocasiones, interviniendo de forma directa en su gobierno.

Ocupó, entre 1752 y 1783, el Sillón V de la Real Academia Española. En 1778 ingresó como académico en la de Bellas Artes de San Fernando. Su vinculación a los círculos académicos de la Corte, su preocupación por la salud espiritual de los habitantes de sus estados y el patronazgo religioso sobre las iglesias parroquiales de las villas del condado de Elda, le permitieron plasmar las disposiciones regias en cuanto a la construcción de nuevos templos parroquiales, mediante el encargo de los proyectos para la construcción de los nuevos templos de Elda y Petrel a los arquitectos Ventura Rodríguez y Francisco Sánchez, discípulo aventajado del anterior, respectivamente.

Fallecido sin descendencia el 17 de septiembre de 1783, le sucedió en la posesión de los títulos nobiliarios su primo segundo Juan Bautista Centurión y Velasco, marqués de Estepa y conde de Fuensalida.

 

Bibl.: G. Segura Herrero y C. Poveda Poveda, Catálogo del Archivo Condal de Elda (I), Elda, Ayuntamiento-Caja Murcia, 1999, págs. 72-76; A. Zamora Vicente, Historia de la Real Academia Española, Madrid, Espasa Calpe, 1999, pág. 93.

 

Gabriel Segura Herrero

 

 

Personajes similares