Ayuda

Juan Manuel Fernández de Agüero

Biografía

Fernández de Agüero, Juan Manuel. Santander (Cantabria), 21.II.1772 – Montevideo (Uruguay), 19.X.1840. Sacerdote, independentista.

Era hijo legítimo de José Fernández y de Rosa Agüero. Viajó a Buenos Aires en compañía de sus padres hacia 1790, y fue educado en el colegio de San Carlos, en el que ingresó en 1794. Con vocación por el estado eclesiástico se trasladó al año siguiente a Santiago de Chile para cursar los estudios en la Facultad de Teología de la Universidad de San Felipe. Allí obtuvo los grados de bachiller, licenciado y doctor en sagrada Teología, cursando además, Jurisprudencia. Se ordenó de sacerdote en 1802, y de regreso a Buenos Aires fue profesor sustituto de Teología en el colegio de San Carlos. Ganó las oposiciones para la cátedra de Filosofía y la dictó de 1805 a 1807. Fue capellán del Tercio de Cántabros en 1806, y al año siguiente ocupó de modo interino el curato de la iglesia de Nuestra Señora de la Piedad, desempeñando simultáneamente ambos cargos. En 1808 pasó a ser cura de Morón, donde permaneció durante cinco años.

Prestó su adhesión a la causa de mayo de 1810, pero al presentar su solicitud de ciudadanía a la Asamblea de 1813, le fue denegada. Desde entonces desapareció del escenario público hasta 1820, año en que logró obtenerla del gobierno de la provincia de Buenos Aires, y a finales del mismo, fue pasante del colegio conciliar. Fundada la Universidad de Buenos Aires en 1821, fue designado prefecto del departamento de primeras letras y primer profesor de Filosofía. Fue miembro de la Sociedad Literaria, y en 1823 fue elegido diputado a la Legislatura provincial, que desempeñó hasta 1824. En sus lecciones desarrolló los principios de Ideología elemental (Lógica), Ideología abstracta (Metafísica) e Ideología oratoria (Retórica).

Debieron circular entonces apuntes de sus clases que contenían la prueba escrita de sus doctrinas calificadas de heterodoxas. Esas lecciones llegaron al poder del vicario capitular, doctor Zavaleta, quien las estudió y remitió al cabildo, con la opinión de que el profesor se alejaba del dogma. Fernández de Agüero envió sus manuscritos a la Imprenta de la Independencia, y en 1824 apareció un tomo de Lógica. El rector de la Universidad, doctor Antonio Sáenz, calificó de heréticas y depravadas sus doctrinas, sometió el expediente a consulta del claustro y ordenó cerrar la cátedra. El ministro Manuel José García sostuvo los fueros y la dignidad del catedrático, declarándolo en libre ejercicio de sus funciones.

En 1826 el gobernador porteño, Bernardino Rivadavia, aprobaba la Ley de Presidencia, que lo convertía en el primer magistrado a nivel nacional. Fernández de Agüero encontró en él un amplio apoyo, tanto que fue editado el segundo tomo de Metafísica. El tercer tomo de Retórica nunca vio la luz; sin embargo, su obra conmovió los espíritus de la época. Siguió la escuela ideologista, liberal y antidogmática del barón de Holbach, Destutt de Tracy y Larominguière, que floreció en Europa antes de 1820.

El gobernador porteño Manuel Dorrego, sucesor y opositor político de Rivadavia, aliado a los enemigos de Fernández de Agüero, mostró su animosidad con el profesor, que finalmente renunció a su cátedra, sustituyéndolo el doctor Diego Alcorta. Durante la administración de Brown, al quedar vacante la cátedra de Economía Política en el Departamento de Jurisprudencia, por renuncia del doctor Vélez Sársfield, Fernández de Agüero ocupó el cargo. A causa del malestar político como consecuencia de la guerra con el Brasil, que terminó con su independencia de la Banda Oriental del Uruguay, Fernández de Agüero pidió permiso al rector para trasladarse al Uruguay, dejando en la cátedra al doctor José M. Costa. Se reintegró a la Universidad de Buenos Aires en 1831 y permaneció en ella hasta finales de ese año, en que la materia desapareció de los planes de estudio.

Declarado unitario, opositor al régimen del gobernador Juan Manuel de Rosas, murió en el silencio y la oscuridad. Ningún eco tuvo su muerte, no fue recordado ni en los periódicos, ni en la Universidad, ni en la Legislatura.

 

Obras de ~: Lógica, Buenos Aires, Imprenta de la Independencia, 1824; Metafísica, Buenos Aires, Imprenta de la Independencia, 1826; Principios de Ideología Elemental, Abstracta y Oratoria, Buenos Aires, 1829.

 

Bibl.: M. Castro López, Un heterodoxo español en el primer claustro de la Universidad de Buenos Aires, Buenos Aires, Eudeba, 1904; J. M. Gutiérrez, Origen y desarrollo de la Enseñanza Pública Superior en Buenos Aires, Buenos Aires, Eudeba, 1915, págs. 15-18; J. Zamudio Silva, Juan Manuel Fernández de Agüero. Primer profesor de filosofía de la Universidad de Buenos Aires, Buenos Aires, Eudeba, 1940; O. V. Cutolo, Nuevo Diccionario Biográfico Argentino, t. III, Buenos Aires, Elche, 1971, págs. 54-55.

 

Sandra Fabiana Olivero