Ayuda

Francisco Godía Sales

Biografía

Godia Sales, Francisco. Paco Godia. Barcelona, 21.III.1921 – 28.XI.1990. Empresario, coleccionista de arte y piloto de carreras.

Hijo del barcelonés Francisco Godia Petriz y nieto de un militar destacado en Cuba también llamado Francisco Godia. Con el estallido de la Guerra Civil, su familia hubo de huir perseguida por el bando republicano, mientras Godia interrumpía sus estudios universitarios para integrarse al ejército nacional, siendo con dieciséis años el alférez provisional más joven de España.

Tras la contienda, Godia se licenció en Derecho y después se casó con Carmen Bull, de ascendencia noruega. Alternó el mundo empresarial con su afición a las carreras de automóviles. Comenzó a correr en Montjuich en 1946 con turismos procedentes del negocio que había montado su padre, desde un Fiat Topolino hasta un Hotchkiss, y en 1948 formó con Salvador Fábregas y Juan Jover la escudería Auto Españolas, con algunos Maserati 4CL alquilados a la Scuderia Milano. En 1949, aprovechando una oportunidad, se clasificó en cuarto lugar en las 24 Horas de Le Mans con el Delage de Gérard. Tras su décima posición en el Gran Premio Peña Rhin ese mismo año y el sexto en 1954, con sus Maserati de alquiler, la fábrica italiana le hizo la proposición de ponerle un coche a pie de pista en cada carrera, mientras que el piloto corriera con los gastos. El acuerdo comenzó a funcionar en el Gran Premio de Nápoles de 1956 y cuatro carreras más tarde, cuando todavía sonaban los ecos del segundo lugar conseguido por Fon Portago en Silverstone, Godia rozó un par de podios en Nürburgring y Monza, respectivamente, que lo auparon al séptimo lugar absoluto de la clasificación final del Campeonato de Mundo. Además, se ganó a los aficionados con remontadas desde los últimos puestos, progresando hasta entrar en meta de los primeros. Sin embargo, en las dos siguientes temporadas sus resultados no mejoraron y, como los negocios le ocupaban cada vez más tiempo, se retiró de la Fórmula 1, aunque continuó alternando el mundo empresarial con su afición a las carreras de automóviles, compitiendo sólo en pruebas nacionales, sobre todo en Montjuic, donde llegó a disputar veintiséis carreras, de las cuales ganó ocho y subió al podio en dieciséis ocasiones. Se debe añadir el récord de 4 horas 55 minutos que estableció en carretera entre el puente de Esplugas en Barcelona y el hito 6 de la nacional II en Madrid bajo el cronometraje conjunto del Real Automóvil Club de España y de Cataluña; récord imbatido e imbatible, por cuanto que la N-II ha sido modificada y mejorados sus legendarios puertos de montaña. Particularmente emotiva fue su despedida de las carreras con su victoria en las 12 Horas de Montjuich de 1969, junto con Juan Fernández y su Porsche 908.

Tras su retirada del automovilismo, se volcó en los negocios, desempeñando la presidencia de Ibérica de Autopistas (Iberpistas), empresa que había fundado en 1967 con el objeto de construir, conservar y gestionar el tramo de la autopista A-6, entre Villalba y Adanero, iniciado por su antecesora Canales y Túneles, Sociedad Anónima, que había construido por encargo del régimen franquista el primer túnel de Guadarrama entre 1960 y 1963. En 1972 entró en servicio el primer tramo de la autopista Villalba-Adanero, incluyendo un segundo túnel de Guadarrama, y se concluyó el total de la autopista de setenta kilómetros a finales de 1976. Durante esta época había frecuentado los círculos mercantiles que se formaron alrededor del que fuera alcalde de Barcelona, José María de Porciones, junto a personajes como José Antonio Samaranch, Mariano Calviño, ex presidente de Aguas de Barcelona, o el abogado civilista Jaime de Semir, entre otros. Gracias además a su amistad con Emilio Botín, se convirtió en el representante de los negocios del Banco de Santander en Cataluña y, en 1977, sucedió en Cros a José María Bultó, que había sido asesinado en un atentado terrorista. Fue el último presidente, pues no pudo contener el afán del financiero Javier de la Rosa por hacerse con esta empresa química a través del Grupo Torras, después de adquirir para los kuwaitíes del Grupo KIO la participación que poseía en el Grupo Santander. Cros tuvo independencia financiera hasta agosto de 1990, pero en septiembre, el Grupo Torras propició la fusión con Explosivos Río Tinto de José María Escondrillas, germen de Ercros que controló hasta la invasión de Kuwait. Después vendrían los problemas de Javier de la Rosa con la justicia, pero para entonces Paco Godia ya había fallecido como consecuencia de un tumor cerebral, sin poder ver realizada la obra en que más se había empeñado: el Circuito de Cataluña, que llevó a cabo en colaboración con el Real Automóvil Club de Cataluña. Godia, además invirtió gran parte de la fortuna que amasó a lo largo de su vida en reunir una de las mayores colecciones privadas de arte especializada sobre todo en cerámica española y pintura y escultura medieval, que forman parte de la Fundación Francisco Godia, inaugurada en 1999 para honrar la memoria de su fundador y contribuir a la divulgación de su legado.

De su persona permanece también su carácter socarrón, que ha quedado reflejado en aquellos mil kilómetros de Buenos Aires de 1958, cuando compartía su Maserati con Fangio y éste lo destrozó contra una farola tras cometer uno de los pocos errores de su vida. Preocupado por lo que diría Godia cuando lo viese, Fangio se esperaba cualquier cosa... menos que Godia dijese: “¡Coño, eso también sé hacerlo yo sin ser Campeón del Mundo! Correr en automóvil es lo más bello del Mundo, sin discusión. Nada hay que me haya producido más satisfacciones”. Estas palabras, que pueden oírse en propia voz en el vídeo del vestíbulo de la fundación que lleva su nombre, definen perfectamente el carácter y la trayectoria de Paco Godia en la vida.

 

Bibl.: Rugoma, Autopista A-6 Villalba-Adanero (mapa), Madrid, Ibérica de Autopistas, 1982; “Entrevista a fondo”, en La Vanguardia, Suplemento dominical (Barcelona), 6 de diciembre de 1987; J. del Arco de Izco, Historia de l’automobilisme a Catalunya, Barcelona, Planeta, 1990; S. Romagosa, “Primus Inter. pares”, en Motor Clásico (Madrid), n.º 36 (enero de 1991), págs. 28-33; E. Romero Montalvo (dir. y coord.), Iberpistas: 25 años, historia de un gran encuentro, Madrid, Iberpistas, 1992; R. Caro Gándara, “Impugnación de los acuerdos del órgano de administración versus responsabilidad de los administradores de las sociedades de capital en el tráfico internacional: el asunto Grupo Torras”, en J. C. Martín Romero y A. J. Aurioles Martín (coords.), Jornadas de Derecho de Sociedades (Málaga, 14, 15 y 16 de mayo de 1997), Granada, Colegio Notarial, 1998, págs. 261-270; Á. Carrasco Perera y M. Á. Amores Conradi, “Responsabilidad de administradores sociales, acuerdos nulos y competencia judicial internacional en el caso TORRAS/KIO”, en Actualidad Jurídica Aranzadi (Madrid), n.º 408 (1999), págs. 1-6; J. del Arco de Izco, 40 años de historia del automovilismo en el Circuito de Montjuic, Barcelona, Real Automóvil Club de Cataluña, 2000; J. F. Gómez Fernández, Fórmula 1: 50 años de historia, Madrid, Fórmula Uno, 2000; L. Godia Guardiola, Románico y gótico de la colección Francisco Godia, Barcelona, Fundación Francisco Godia, 2001; L. M.ª Díez-Picazo Ponce de León, “El Fiscal General del Estado y el caso Ercros”, en Teoría y realidad constitucional (Madrid), n.os 8 y 9 (2001-2002), págs. 251- 260; J. M.ª Cortés, “Los Godia, negocios de familia”, en El País (Barcelona), 26 de mayo de 2002; L. Godia Guardiola, El esplendor de la cerámica española. Colección Francisco Godia, Barcelona, Fundación Francisco Godia, 2002; África. Colecciones privadas de Barcelona, Barcelona, Fundación Francisco Godia, 2003; “Javier de la Rosa. Vigésimo aniversario de la entrada como hombre de KIO en España”, en Fomento de la Producción (Barcelona), n.º 1235 (2004), pág. 11; “Javier de la Rosa. Sigue el goteo de juicios para él y su camarilla”, en Fomento de la Producción (Barcelona), n.º 1252 (2005), pág. 10; Del modernismo a las vanguardias: Dibujos de la colección de la Fundación Francisco Godia, Barcelona, Fundación Francisco Godia, 2005.

 

Javier del Arco de Izc