Ayuda

María Cegarra Salcedo

Biografía

Cegarra Salcedo, Ana María Otilia. María Cegarra Salcedo. La Unión (Murcia), 28.XI.1899 – Murcia, 26.III.1993. Poeta, perito químico, profesora, editora.

María Cegarra Salcedo vino al mundo en el seno de una familia cuya economía, como la de la mayoría de habitantes de aquella zona, dependía en gran parte de la complicada situación que atravesaba el sector minero. Cursó sus primeros estudios en el Colegio-Asilo del Carmen, dirigido por religiosas carmelitas. Su carácter, preeminentemente reservado e introvertido, se impuso desde su primera juventud. No obstante, el centro de su vida familiar en estos años giró en torno a la figura del hermano mayor, el escritor Andrés Cegarra Salcedo. Este, desde su adolescencia más temprana, comenzó a sufrir una anquilosis degenerativa. Tras su fallecimiento, María Cegarra Salcedo recogió su testigo literario. A esta actividad habría que sumar su labor como perito químico, ya que ella fue la primera mujer española en ostentar ese título. En este punto, donde la poesía y la química parecen no encontrar un lugar en común, concibió la poeta su original voz.

Gracias a las tertulias literarias que mantuvo Andrés Cegarra Salcedo en su casa, María disfrutó de la amistad de algunos de los escritores e intelectuales más destacados de su entorno. Entre estos, aquellos que incidieron de una manera más destacada en el devenir literario de María, fueron Carmen Conde y, en menor medida, su marido, Antonio Oliver. Su relación con Carmen Conde se convirtió en aquel tiempo en una verdadera amistad personal y literaria. De la mano del matrimonio cartagenero de poetas, disfrutó de la eclosión cultural que supuso la llegada de la II República en Cartagena. Sobre todo, de las actividades llevadas a cabo por la Universidad Popular que Conde y Oliver fundaron en la referida ciudad. María Cegarra Salcedo impartió en estas aulas una conferencia invitada por sus amigos de Cartagena sobre la concepción de los aromas —una de sus pasiones―. Posteriormente, en su primer poemario, tituló varias de sus composiciones como “Ensayo espiritual de los perfumes”. En estos años comenzó, en colaboración con Carmen Conde, la obra dramática Mineros, que permaneció inédita hasta 2018. Una de las personalidades más importantes que conoció a través de la amistad con Conde y Oliver fue al poeta Miguel Hernández, con el que intercambió unas cuantas misivas en 1935 y con el que se le vinculó sentimentalmente, aunque ella jamás consintió en establecer una relación afectiva con el poeta oriolano. Precisamente, en ese año, publicó su primer poemario, Cristales míos, para lo cual resucitó el sello editorial de su hermano fallecido, Editorial Levante, y contó con un prólogo de Ernesto Giménez Caballero.

Tras la Guerra Civil española, obtuvo en 1947 el título de licenciada en Ciencias Químicas y militó en la Sección Femenina de Falange de su ciudad. Su involucramiento en la vida de La Unión fue tanto, que llegó a desempeñar el cargo de concejal y a ser un activo miembro en la formación del Festival Internacional del Cante de las Minas. El siguiente libro de la autora, Desvarío y fórmulas, llegó al público lector en 1978 de la mano, de nuevo, de Editorial Levante. En 1986, la Editora Regional de Murcia recogió su Poesía completa, que incluyó un nuevo libro inédito: Cada día conmigo. El último de ellos, Poemas para un silencio, se publicó de forma póstuma en 1999. Esos últimos años estuvieron repletos de reconocimientos como el Premio Rosa de Plata (1978), la imposición de su nombre al instituto de La Unión, por lo que además se publicó el libro A María Cegarra. Homenaje de la docencia murciana (1980) o su nombramiento como miembro de la Real Academia Alfonso X el Sabio (1983).

 

Obras de ~: Cristales míos, introd. de E. Giménez Caballero, Murcia, Editorial Levante, 1935 (reed. ed., introd. y notas de F. Garcerá, Madrid, Torremozas, 2017); Desvarío y fórmulas, Murcia, Editorial Levante, 1978; Poesía completa, Murcia, Editora Regional de Murcia, 1986; Poemas para un silencio, Alicante, Editorial Aguaclara, 1999; con C. Conde, Mineros, ed., introd. y notas de F. Garcerá, Madrid, Ediciones Torremozas, 2018; María Cegarra Salcedo-Carmen Conde. Epistolario inédito (1924-1988), ed., introd. y notas de F. Garcerá, Madrid, Ediciones Torremozas, 2018.

 

Bibl.: S. Delgado, “María Cegarra Salcedo”, en La Verdad, 14 de septiembre de 1980, pág. 2; J. Barceló Jiménez y A. Cárceles Alemán, Escritoras murcianas, Murcia, Academia Alfonso X el Sabio, 1986; F. J. Díez de Revenga Torres y M. de Paco, Historia de la literatura murciana, Murcia, Universidad de Murcia, Academia Alfonso X el Sabio y Editora Regional de Murcia, 1989; J. M. Rubio Paredes, “María Cegarra o la intimidad frente a la muerte”, Murgetana, 87, (1993) págs. 35-46; S. Delgado (ed.), Homenaje a María Cegarra, Murcia, Editora Regional de Murcia, 1995; J. M. Rubio Paredes, “La correspondencia epistolar entre Miguel Hernández y María Cegarra”, Murgetana, 97, (1998), págs. 83-117; P. Díez de Revenga Torres, “Lengua poética y lengua técnica: creación y ciencia”, en Estudios de lingüística: E.L.U.A, 17, (2003), págs. 263-272; J. L. Abraham López, “Editorial Levante: un proyecto cultural nacido en La Unión”, en Cartagena Histórica, 16, (2006), págs. 52-63;  M. R.  Penalva Moraga, La obra literaria de María Cegarra en su entorno vital, tesis doctoral, Universidad de Murcia, 2015; F. Garcerá, “Yo soy quien enciende las estrellas. María Cegarra Salcedo: poeta de cristales, fórmulas y versos (1899-1993)”, en M. Cegarra Salcedo, Cristales míos, ed., introd. y notas de F. Garcerá, Madrid, Torremozas, 2017.

 

Fran Garcerá