Ayuda

Magdalena Ruiz

Biografía

Ruiz, Magdalena. Loquilla o Truhancilla. ?, p. m. s. XVII – San Lorenzo de El Escorial (Madrid), 1605. Versión femenina del bufón palaciego en la Corte de Felipe II.

En un retrato perdido que se menciona en el inventario de los bienes de Felipe II, se la llama “la Loca de la Princesa Doña Juana”, hija de Carlos V y hermana de Felipe II. Entre los cuadros que pertenecían al marqués de Leganés se cita uno de una tal “María Ruiz, la portuguesa”, lo cual permite suponer que fuera natural del vecino país.

El Rey Prudente, que tanto se reía con sus gracias verbales y su desvergüenza, se hizo acompañar de ella en su viaje a Portugal y de ella habla con frecuencia en las cartas que el Monarca dirige a sus hijas de 1581 a 1583, valiosos documentos sobre el lado más humano del hijo de Carlos V y que da noticia del trato familiar y el sincero afecto que dispensaba la Familia Real a su “gente de placer”. En una de estas cartas, fechada en enero de 1582, el Rey habla a Isabel Clara Eugenia y a Catalina Micaela del mal aspecto que presenta Magdalena, vieja, sorda y flaca, y no sin humor lo atribuye a su afición a la bebida. Por esta correspondencia se conoce también su gusto por la música y por los toros. La deslenguada Magdalena Ruiz rompía por completo con la severa etiqueta cortesana y se atrevía incluso a enojarse con el Rey. Nunca perdía ocasión de granjearse regalos a costa de sus gracias, las cuales eran siempre celebradas por los cortesanos, algunos de la talla de Diego Fernández de Córdoba o Fernando Álvarez de Toledo, gran duque de Alba, a quien en 1568 mandó escribir —ella era analfabeta— una carta llena de descaro y atrevimiento.

Por el testamento que hizo el 18 de abril de 1584 se sabe que era una escrupulosa católica que no escatimaba en mandas y limosnas piadosas, y que, además de criados, tenía dos hijas, una de ellas monja del Convento de la Cruz, cerca de Cubas (Madrid), la otra casada con Francisco de Oviedo, portero del Alcázar madrileño.

En el Retrato de la Infanta Isabel Clara Eugenia y Magdalena Ruiz, atribuido a Sánchez Coello o a alguno de sus discípulos (Madrid, Museo del Prado), la princesa pone su mano izquierda sobre la cabeza de la menuda mujer, en actitud protectora, pero señalando al mismo tiempo la grandeza áulica por el contraste con esta “sabandija de la Corte”, la cual sujeta entre sus brazos a dos nerviosos macacos, acompañamiento habitual de “locos” y bufones.

 

Bibl.: J. Moreno Villa, Locos, enanos, negros y niños palaciegos. Gente de Placer que tuvieron los Austrias en la Corte Española desde 1563 a 1700, México, Casa de España-Editorial Presencia, 1939; VV. AA., Monstruos y enanos en la Corte de los Austrias, catálogo de exposición, Madrid, Museo del Prado, 1986, pág. 64; F. Bouza (ed.), Cartas de Felipe II a sus hijas, Madrid, Turner, 1988; Locos, enanos y hombres de placer en la Corte de los Austrias, Madrid, Temas de Hoy, 1991, págs. 133 y ss.; Tinieblas vivientes. Enanos, bufones, monstruos, brujos y hechiceros, Madrid, Debolsillo, 2005, págs. 77-105.

 

Luis Peñalver Alhambra

Relación con otros personajes del DBE

Biografías que citan a este personaje

Personajes citados en esta biografía

Personajes similares