Ayuda

Alfonso de la Fuente Chaos

Biografía

Fuente Chaos, Alfonso de la. Madrid, 18.VII.1908 – 3.XI.1988. Médico, catedrático, cirujano.

Estudió la carrera en la Facultad de Medicina de Madrid obteniendo el premio extraordinario de licenciatura.

Durante sus estudios permaneció muy unido a la vida hospitalaria como lo demuestra el que fuera alumno interno por oposición de la beneficencia provincial y del hospital de San Carlos en la clínica, en que sería su maestro el profesor Laureano Olivares Sexmilo. Acabada la carrera, en 1932 ganó por oposición la plaza de médico interno en el hospital de San Carlos y en 1933 en el servicio de cirugía y traumatología de la beneficencia provincial, aunque nunca se desvinculó de su labor en San Carlos. Entregado a la labor docente, asistencial e investigadora, en 1942 obtuvo el grado de doctor por la Universidad Central tras la lectura y defensa de la tesis doctoral titulada El síndrome humoral en las estenosis intestinales y sus aplicaciones en la clínica quirúrgica, también calificada con premio extraordinario. En 1943 obtuvo por oposición la jefatura de los servicios de cirugía y ortopedia infantil de la beneficencia provincial de Madrid y en 1944, nuevamente por oposición, la cátedra de Patología Quirúrgica de la Facultad de Medicina de la Universidad de Valencia. En 1946 fue nombrado director del Instituto Nacional de Medicina del Trabajo donde desarrollaría una destacada labor en diversos aspectos de la sanidad. En 1947, y por concurso de traslado, obtuvo la cátedra de la misma disciplina de la Facultad de Madrid sustituyendo en ella a su maestro Laureano Olivares. A principios de los años cincuenta se desplazó a Filadelfia donde trabajó con Charles P. Bailey en los aspectos relacionados con la cirugía cardiovascular y la moderna tecnología que por entonces comenzaba a utilizarse rutinariamente en Estados Unidos.

Cirujano general de excepcional formación, alcanzó una muy alta calificación en cirugía vascular, donde destacó en un principio por sus trabajos sobre tratamiento quirúrgico de las arteriopatías, flebopatías, así como de la cirugía del simpático. Posteriormente profundizó en la cirugía del tórax y en 1962 fue el fundador y director de la Escuela Profesional de Cirugía Torácica, donde creó un importante núcleo de discípulos que se dedicaron a esta especialidad. Tras su estancia en Estados Unidos, de donde se trajo un aparato de circulación extracorpórea, realizó en España la primera operación utilizando esta técnica, lo cual supuso en ese momento un adelanto auténticamente revolucionario en cuanto a la tecnología que se empleaba en España durante esos años. Este aparato permitió realizar intervenciones cardíacas que hasta ese momento eran impensables. Además de su dedicación a la cirugía torácica, en 1963 fundó y dirigió la Escuela Profesional de Cirugía del Aparato Digestivo, materia en la que de nuevo creó un estimulante grupo de trabajo. Su labor en todas las instituciones donde trabajó tuvo un núcleo común expresado en la formación de una vasta escuela a la que imbuyó de un gran espíritu de trabajo. De su escuela salió una gran cantidad de cirujanos y expertos muy bien formados, destacando muchos de sus discípulos por haber alcanzado las más altas cotas en la Universidad española. Entre ellos sobresalen sus hijos Agustín de la Fuente Perucho y Alfonso de la Fuente Perucho, y José Luis Puente Domínguez, Felipe de la Cruz Caro, Sebastián García Díaz, Felipe Garrido García y Honesto Garrido García.

Entre sus contribuciones cabe destacar, junto a su labor como cirujano y docente creador de escuela, su trabajo al frente del Instituto Nacional de Medicina del Trabajo con la puesta en marcha de la Escuela Nacional de Medicina del Trabajo, de la cual fue su primer director en 1946. En ella se formaron todos los médicos de empresa que constituyeron y dirigieron los servicios médicos de las empresas instaladas en España por esos años. Además, dicha escuela asumió la enseñanza de la enfermería impartiendo gran cantidad de cursos de formación y de ampliación de estudios.

Fundó y dirigió la revista Medicina y Seguridad del Trabajo.

Entre sus publicaciones sobresale su Tratado de Patología Quirúrgica, editado en cinco tomos. Fue dividido en un primer tomo de Generalidades, un segundo de Cráneo, cara y columna vertebral, un tercero de Tórax dividido en dos partes, la primera dedicada a “Pared torácica, mamas, pleura y pulmón”, y la segunda al “Corazón, grandes vasos y mediastino”, un cuarto tomo sobre Abdomen y un quinto sobre Extremidades.

En él colaboraron cirujanos de mucho prestigio en esos años, como Adolfo Núñez Puertas, José Luis Puente Domínguez, José María Beltrán de Heredia, Felipe de la Cruz Caro y Sebastián García Díaz.

Otros libros importantes fueron El dolor en Cirugía y Los graves problemas de la Medicina Actual. Escribió sobre temas muy diversos, como, por ejemplo, sobre injertos vasculares, la cirugía del colédoco y la del cáncer digestivo, así como los referidos a los valores morales y sus relaciones con el ejercicio de la medicina legal, sobre política sanitaria, o sobre la organización del seguro de enfermedad, y también sobre la iniciación a la cirugía, la técnica quirúrgica a través de la historia y los grandes problemas de la medicina que le tocó vivir.

Fue académico correspondiente de la Real Academia de Medicina de Murcia (1946). En 1948 ingresó como académico de número en la Real Academia de Medicina de Valencia con el discurso Fisiopatología de la conmoción cerebral y dos ensayos sobre conciencia y personalidad, contestándole en nombre de la corporación Leopoldo López Gómez. Fue presidente de la Sociedad Española de Medicina y Seguridad del Trabajo (1949). En 1961 ingresó en la Real Academia Nacional de Medicina también como académico de número con el discurso La técnica quirúrgica en el siglo xx, cuando la ciencia se hace técnica. Ocupó el Sillón número 4 tras el fallecimiento de Víctor Manuel Nogueras. Fue presidente del Consejo General de Colegios Médicos (1964), miembro y vicepresidente de la Comisión Internacional Permanente de Medicina del Trabajo.

Recibió diversas distinciones, entre ellas, la Encomienda con Placa de Cisneros (1944), Medalla de Oro de la Organización Médica Colegial, y Gran Oficial de la Orden de la Legión de Honor (1952), socio de honor de la Sociedad de Cirugía de Italia (1953), Gran Cruz de Sanidad, Encomienda de Isabel la Católica (1956), Gran Cruz del Mérito Civil (1959), y socio de honor de la Sociedad de Cirugía Chile (1960).

 

Obras de ~: El dolor en Cirugía, Madrid, E. E., 1946; Fisiopatología de la conmoción cerebral y dos ensayos sobre la conciencia y personalidad, Madrid, Instituto Nacional de Medicina y Seguridad del Trabajo, 1948; Nueva visión de la patología, Madrid, Instituto Nacional de Medicina y Seguridad del Trabajo, 1948; Cuando debe operarse un estómago que sangra, Madrid, Editorial Paz Montalvo, 1951; Los grandes problemas de la medicina actual, Madrid, Editorial Científico- Médica, 1958; Iniciación a la Patología Quirúrgica, Madrid, Marbán, 1964; Corazón, grandes vasos y mediastino, Barcelona, Editorial Científico-Médica, 1964; Cirugía de la pared torácica, mamas, pleura, pulmón y esófago, Barcelona, Editorial Científico- Médica, 1966; “Complicaciones precoces de la cirugía de la úlcera duodenal”, en Anales de la Real Academia Nacional de Medicina (ARANM), 85 (1968), págs. 379-380.

 

Bibl.: H. Durán Sacristán, “Sesión necrológica en memoria del Excmo. Sr. D. Alfonso de la Fuente Chaos”, en ARANM, 105 (1988), págs. 531-548; A. Bartolomé Pineda, “Historia de la Moderna Medicina del Trabajo en España: Alfonso de la Fuente Chaos”, en Revista Castellana de Medicina y Seguridad del Trabajo, 4 (1998), págs. 29-34; M. Díaz-Rubio, 100 médicos españoles del siglo xx, Madrid, You & Us, 2000.

 

Manuel Díaz-Rubio García