Ayuda

Ricardo García López

Biografía

García López, Ricardo. KHito. Villanueva del Arzobispo (Jaén), 3.IV.1890 – Madrid, 31.I.1984. Periodista, escritor taurino, caricaturista, humorista y cineasta.

Su infancia transcurrió en su pueblo natal, pero, muy joven, se trasladó a Alicante con su familia. Allí fue amigo y colaborador de Gabriel Miró. Gran dibujante desde la infancia, perfeccionó su técnica en la academia Parrilla de Alicante compaginando sus dibujos pronto con la crítica taurina y el trabajo de empleado de Correos. Su empleo en Correos le hizo trasladarse a Valencia en 1907, donde empezó a colaborar con revistas de humor e hizo su primera exposición en el Círculo de Bellas Artes en 1912. Al mismo tiempo, intentó ser torero y fue banderillero y espada en numerosos festivales entre 1908 y 1914.

Había frecuentado la escuela taurina de El Tortero en Barcelona. Retirado ya del toreo activo, en una fiesta privada con aficionados sufrió una cogida que le fracturó el codo izquierdo.

Antes de la Guerra Civil hacía las revistas de toros en el diario vespertino Ya. Fundador y director de cuatro revistas, entre las que destaca el semanario Dígame de Madrid. Desarrolló una intensa actividad periodística durante más de cincuenta años. Intelectualmente en España se le puede catalogar como parte de la Generación del 27.

Maestro de la caricatura y de la crítica taurina, demostró un gran valor literario como articulista y como autor de varios libros. A través de sus publicaciones fue el creador de varios personajes que se hicieron famosos en España como Gutiérrez, Macaco, Currinche y Don Turulato. En la redacción del semanario Gutiérrez tuvo un papel preponderante. El personaje se inspiraba, con humor, en su trabajo burocrático en Correos. De esta publicación salieron autores teatrales como Jardiel Poncela, Edgar Neville, Miguel Mihura y José López Rubio además del jienense Tono.

Dirigió también las revistas infantiles Macaco y Macaquete, además de ser un caricaturista clave en el semanario satírico Gracia y Justicia, que ridiculizaba a Azaña sin piedad. También dibujó en ABC de Xaudaró y en otras revistas y periódicos como Le Journal, Pinocho, Blanco y Negro, y los diarios El Debate y Ahora. Además, sus personajes y dibujos contribuyeron notablemente al impulso de la industria de dibujos animados en España. Entre su filmografía, siempre como director y guionista, se puede reseñar: En los pasillos del congreso (1932), Falsa noticia de fútbol (1932), Rata primero, Él (1932), La Vampiresa Morros de Fresa (1932) y Francisca, la mujer fatal (1934). Es considerado como uno de los pioneros y de los mejores directores de cine en animación de antes de la guerra, según muchos, comparable en su momento mundialmente con Walt Disney o Max Fleischer.

Pasó la Guerra Civil en Valencia, casi se podría decir que escondido en su nombre y apellidos muy comunes, evitando su seudónimo ya muy conocido. Allí fue profesor de caligrafía en la Academia Comercial Morales, situada en la esquina de Pi y Margall con Martínez Cubells.

Tras la contienda se mantuvo siempre vinculado al mundo de los toros y su revista Dígame, de Editorial Católica, competía con El Ruedo, de la prensa del Movimiento, en la información taurina. Cuando Manolete y Carlos Arruza eran enemigos irreconciliables, consiguió que se dieran un abrazo en Villanueva del Arzobispo. Presenció en la plaza de Linares la muerte de Manolete. Colaboró en La Fiesta Nacional con el tema Manolete. Siempre estuvo en contacto con su pueblo en Jaén, Villanueva del Arzobispo, que ya en 1949 le dedicó una calle y lo hizo Hijo Predilecto.

Estuvo casado con Amelia Amandi Pérez de Laveaga, de cuya unión nació su hija María Luisa y otro hijo: Ricardo García Amandi (1922-1960), que estudió Medicina, pero que también realizó las críticas taurinas de las corridas de la plaza de Vista Alegre en el semanario Dígame dirigido por su padre, bajo el seudónimo de Don Hilarión. En la década de 1960, Ricardo García López K-Hito, pasó sus momentos más duros al perder a su hijo varón y pocos años después a su esposa. Sólo le sobrevivió su hija. Cuando falleció en 1984, había sido el autor de más de diez mil caricaturas, solía decir que hubiera tenido más éxito como pintor que como escritor. Tenía un ingenio chispeante, de gracia espontánea y certera; fue autor de espléndidos versos jocosos. Con todo, fue siempre benevolente y su ingenio carecía de veneno.

 

Obras de ~: Carmen y Raphael, Madrid, La Novela del Sábado, 1940; El faraón decimonono: historieta en tres actos, Barcelona, La Escena, 1942; De la Ceca a la Meca, Crónicas viajeras, Madrid, Editorial Católica, 1944; Manolete ya se ha muerto.

Muerto está, que yo lo vi, Madrid, Editorial Católica, 1947; Yo, García. Una vida vulgar, Madrid, Editorial Católica, 1948; ¡Hasta luego!, Madrid, Editorial Católica, 1950; ¡Este es el mundo!: Pláticas de familia, Madrid, Editorial Católica, 1950; Puntos flacos de la gramática española: Participación de dos reales en el estudio de un alfabeto racional, Madrid, Editorial Católica, 1952; Anda que te anda, Madrid, Editorial Católica, 1954; Catálogo de la biblioteca taurina de “K-Hito”, Madrid, 1957; El álbum de “K-Hito”, Barcelona, Marte, 1973.

 

Bibl.: J. M.ª de Cossío, Los toros. Tratado técnico e histórico, vol. VI, Madrid, Espasa Calpe, 1981, págs. 937-938; A. López de Zuazo Algar, Catálogo de periodistas españoles del siglo xx, Madrid, Gráficas Chapado, 1981, pág. 222; VV. AA., Los humoristas del 27: Antoniorrobles, Bon, Enrique Jardiel Poncela, K-Hito, José López Rubio, Miguel Mihura, Edgar Neville, Tono, Madrid, Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía-Ediciones Sinsentido, 2002; A. Mingote, “Creatividad y Audacia”, en ABC, 5 de julio de 2003, págs. 55-57.

 

Alejandro Pizarroso Quintero