Ayuda

Ramón Muntaner

Biografía

Muntaner, Ramón. Peralada (Gerona), 1265 – Ibiza (Islas Baleares), 1336. Cronista.

Nacido en Cataluña, se documenta su participación, en 1286-1287, en la conquista de Menorca. Después, entre 1298 y 1300, seguramente dedicado a negocios más o menos relacionados con la guerra, residió en Mallorca, donde se denominaba “ciudadano”. Más tarde se dirigió a Mesina. Entre 1302 y 1309 formó parte de la expedición militar de los almogávares de Roger de Flor al Imperio Bizantino. Tras aquella campaña, fue destinado a la isla de Jerba como gobernador, donde residió con aquel cargo hasta 1315, aunque en 1311 regresó a Valencia para casarse. En 1315 fue encargado por la Casa Real de vigilar el traslado del futuro Jaime III de Mallorca, que contaba meses de edad, desde Sicilia a Perpiñán. De 1316 a 1320 ejerció de procurador de Bernat de Sarrià en Valencia, donde seguramente en 1322 redactó un Sermó de doscientos cuarenta versos que estaba destinado a Jaime II para exortar a éste a conquistar Cerdeña, ya que el papa Bonifacio VIII había adjudicado esta isla a la Corona de Aragón. Desde 1325 Muntaner residió en el Reino de Valencia, como señor de Xilvella (actualmente Xirivella), donde consta por confesión propia que comenzó a redactar su obra historiográfica conocida como Crònica de Ramon Muntaner. El texto habría estado finalizado hacia 1328. Ese año y en 1331 fue elegido jurado de la ciudad de Valencia. Jaime III de Mallorca lo nombró caballero y en 1332 obtuvo el cargo de bayle de Ibiza, donde murió, en 1336. Seguramente sus restos mortales fueron trasladados a Valencia, donde residían sus descendientes, y donde un hijo suyo, de nombre Macari, llegó a ocupar el cargo de jurado.

La trayectoria vital de este catalán refleja como pocas la movilidad, los deseos, las aspiraciones y las gestas de la Corona de Aragón en el Mediterráneo a finales de siglo xiii y principios del siglo XIV. De hecho, a Muntaner no ha faltado quien lo ha definido como un “hombre de imperio”. Su Crònica es, por otra parte, el mejor documento para conocer su vida, ya que el propio cronista se complace en narrar aquellos hechos en que participó o aquellas acciones que presenció, de manera que su escrito histórico se transforma, en parte, en un libro de memorias. Pero el interés mayor de Ramón Muntaner es la exaltación de los éxitos de la Casa de Aragón, que en su tiempo llegó a ocupar diferentes tronos en países de mayor o menor envergadura en el ámbito mediterráneo. En su crónica se narran los reinados de Jaime I, Pedro el Grande, Alfonso el Liberal, Jaime II y Alfonso el Benigno, cuya coronación, en 1328, cierra la obra. Por otra parte, narra también los reinados de Jaime II, Sancho y Jaime III de Mallorca, y el de Federico III de Sicilia. En toda la obra se respira una profunda admiración por los soberanos de la Casa de Barcelona y, por otra parte, una absoluta fidelidad a los mismos.

Muntaner, coherente con sus propios postulados, engrandece los éxitos de estos monarcas y de sus tropas, y mantiene un silencio bien intencionado ante los fracasos.

Su pasión por su país y por la lengua hablada por la mayor parte de los habitantes de la Corona de Aragón y materna suya, el catalán, se manifiesta en numerosos pasajes de su Crònica. Este texto, por otra parte, presenta marcas del catalán dialectal hablado por el autor y, fruto en gran medida de sus propias experiencias, alcanza momentos de gran brillantez narrativa.

En el texto también se detectan ciertas “fuentes” que provenían de la oralidad (canciones de gesta hoy perdidas, poesía trovadoresca, novelas de caballeros y crónicas). En el Sermó, incluso, se advierte la influencia del provenzal, en la medida que el género escogido condicionaba el registro lingüístico usado.

La Crònica de Muntaner conoció el favor de los lectores desde bien pronto. Se conservan nueve manuscritos medievales y se sabe que influyó en la novela Tirant lo Blanc, del valenciano Joanot Martorell. El 1558, en Valencia también, mereció ser publicada, a instancias de los jurados de la ciudad, mientras que unos años después, en 1562, fue publicada en Barcelona. Esta difusión a partir de la imprenta le posibilitó diferentes ediciones en el siglo XIX —al amparo del movimiento cultural de la Renaixença—. En el siglo XX ha sido editada en diferentes ocasiones, con criterios diversos. La obra conoció una primera traducción al castellano en 1860, aunque en 1623 un parte de la misma ya había sido usada por Francesc de Montcada para elaborar una paráfrasis del episodio catalán en Bizancio. Fue traducida al francés en 1827 por primera vez, mientras que en italiano fue publicada en 1844 y el 1878. En inglés no fue vertida hasta 1921.

 

Obras de ~: Chrònica o descripció dels fets e hazanyes de l’ínclyt Rey don Jaume Primer, [...], Valencia, Casa de la Viuda de Joan Mey, 1558 (ed. digital en www.lluisvives.com); Chrònica o descripció dels fets e hazanyes de l’ínclyt Rey don Jaume Primer, [...], Barcelona, Jaume Cortey, 1562; ed. de F. Soldevila, en Les quatre grans cròniques, Barcelona, Selecta, 1971; ed. de J. F. Vidal Jové, Barcelona, Selecta, 1973; ed. de M. Gustà, Barcelona, Edicions 62-La Caixa, 1979; ed. de V. J. Escartí, Valencia, Institució Alfons el Magnànim, [1999], 2 vols.

 

Bibl.: F. Soldevila (ed.), Les quatre grans cròniques, Barcelona, Selecta [1971], págs. 89-110 y 945-1000; J. Fuster: “Lectura de Ramon Muntaner”, en Obres Completes, V, Barcelona, Edicions 62, 1977, págs. 11-43; S. M. Cingolani, “Jo, Ramon Muntaner: consideracions sobre el paper de l’autobiografia en els historiadors en llengua vulgar”, en Estudis de Llengua i Literatura Catalanes, 11 (1985) [Miscel·lània Badia i Margarit, 3], págs. 96-126; V. J. Escartí: “Introducció”, en R. Muntaner, Crònica, vol. I, op. cit., págs. 7-29; J. A. Aguilar Àvila, “La conquista de Sardenya i la tradició manuscrita de la Crònica de Muntaner”, en Cultura Neolatina, 3-4 (2003), págs. 283-243; J. L. Hernández Jaume, “Ramon Muntaner”, en A. Simon i Tarrés (dir.), Diccionari d’Historiografia Catalana, Barcelona, Enciclopèdia Catalana, 2003, págs. 834-836; J. A. Aguilar Àvila, “Les expedicions a l’Orient i la Crònica de Muntaner”, en Boletín de la Real Academia de las Buenas Letras de Barcelona, XLIX (2004), págs. 11-76; J. A. Aguilar Ávila, La Crònica de Ramon Muntaner: edició i estudi, tesis doctoral, Valencia, Universidad, 2008 (inéd.).

 

Vicent J. Escartí i Soriano