Ayuda

Domingo Fábregas Coma

Biografía

Fàbregas Coma, Domingo. Orís (Barcelona), 9.VII.1817 – Solsona (Barcelona), 27.X.1895. Cofundador de la Congregación de Misioneros Hijos del Corazón de María o Misioneros Claretianos.

Domingo Fàbregas y Coma nació en la casa Serinyà, una de las más importantes de la parroquia rural de Sant Genís d’Orís, situada a unos diecisiete kilómetros al norte de Vic. Su padre poseía el título de pequeña nobleza de Ciudadano Honrado de Barcelona y la familia estaba emparentada con las más notables del país. Fue el sexto de los siete hijos del matrimonio de Jaume Fàbregas y Serinyà con Bonaventura Coma y Malloles. Siguiendo una tradición familiar de tíos paternos y maternos, empezó sus estudios en el seminario de Vic, obtuvo media beca y completó la carrera eclesiástica en medio de las turbulencias y combates de la primera guerra carlista. Peregrinó a Roma para recibir las órdenes sagradas donde fue presbítero en 18 de abril de 1840. En Roma coincidió con Antón Claret y con Josep Xifré.

Dedicado a la carrera parroquial, actuó como vicario en la parroquia del Castellterçol, y se dedicó también a la predicación popular a imitación del “apóstol catalán” San Antonio Claret y del Beato Francesc Coll. En 1847 predicó la Cuaresma en la catedral de Solsona. Figura como miembro de la Hermandad apostólica formada por Mn. Claret. Éste le convocó, con otros cinco sacerdotes más, el 16 de julio de 1849 para la fundación de la Congregación de Misioneros Hijos del Inmaculado Corazón de María, dedicados de modo especial a la predicación en misiones parroquiales y ejercicios espirituales.

Recién fundada la Congregación cayó gravemente enfermo siendo atendido por el fundador, ya preconizado arzobispo de Santiago de Cuba. “El padre Fàbregas —escribe su compañero padre Jaume Clotet— ya entonces era de una complexión débil, tan delicado de salud que solía decirnos: ‘Dentro de tres años, no haréis nada de mí’. Sin embargo, trabajando mucho ha vivido hasta el presente, y han pasado más de veinticinco años.” E incluso alcanzó a celebrar los cincuenta años de sacerdocio.

Como predicador destacó por su celo, sencillez y claridad de ideas. Fue considerado el mejor catequista que tuvo la Congregación en sus principios. Se dedicó también a la dirección de ejercicios a eclesiásticos y a seglares en la casa de Ejercicios de la Merced de Vic.

Entre los años 1850 y 1858 predicó misión en las poblaciones más importantes de las diócesis de Vic, Solsona y Lleida.

Era de temperamento algo apocado y pesimista. “El Sr. Fàbregas, escribía el padre Serrat en Segovia en 1862, sigue poca diferencia lo mismo, trabajando para resignarse, pero suspirando una que otra vez para el día que se le dé el retiro en el que sin duda padecerá lo mismo o más que ahora.” El padre Xifré, cofundador con el padre Fàbregas de la Congregación y superior suyo, trazó de él este cuadro: “Pequeño de estatura, pero de buena complexión y buena presencia. Tenía buen talento, buena voz y facilidad en componer y expresarse. Era apto para toda clase de predicaciones. Tenía orden y método en sus conceptos y se distinguía en las explicaciones catequísticas. Su celo y formas de púlpito —ya antes de formar parte de la Congregación— eran apostólicos. Fue siempre ajustado a la sana doctrina, remirado en sus actos, cauto y devoto”.

En diciembre de 1861 pasó a la fundación de la Casa Misión de Segovia y en aquella diócesis se dedicó intensamente a la evangelización del pueblo. El obispo Rodrigo escribía al padre Xifré, superior general de la Congregación, a propósito de una predicación de monseñor Fàbregas: “Yo he tenido singular gozo espiritual rezando la Novena, y oyendo la voz y edificante lenguaje de D. Domingo en las pláticas diarias, y al Excmo. Sr. Claret el sermón precioso del día último que pasé muy complacido con los hijos de V.”.

En agosto de 1864 fue destinado a la fundación de la Casa Misión en Huesca como superior y predicador. Actuó en la misión dada en la capital y fue director espiritual del seminario. A los dos años enfermó y pasó a la Casa Misión de Vic. Al triunfar la revolución Septembrina de 1868 se retiró a su pueblo natal y más tarde se reunió con otros misioneros en Vic y luego en Barcelona. En la Casa Seminario de Gràcia (Barcelona) fue superior de 1874 a 1878. En ese año pasó a la Casa Misión de La Selva. Finalmente, en 1884, fue destinado como superior a Solsona, donde falleció el día 27 de octubre de 1895.

Además de sus trabajos como predicador y superior responsable de varias comunidades, su condición de miembro del grupo fundador de la Congregación le dio mérito para intervenir en capítulos generales de la Congregación en 1859, 1862, 1864 y 1876 y sus consejos fueron siempre bien acogidos por el superior general padre Xifré. Fue siempre excelente religioso.

Compuso y publicó un opúsculo de sesenta y ocho páginas, que imprimió la Librería Religiosa de Barcelona en 1864, con el título Letrillas para las misiones. Contiene una colección de cánticos cantados por los misioneros del Corazón de María en los actos de la misión. En 1880 se hizo una reimpresión. Compuso además un opúsculo de doscientas treinta y siete páginas en 8.º con el título Tesoro de alegría, paz y consuelo que se encuentra en el conocimiento de N. Sr. Jesucristo Salvador de los hombres, que ha quedado inédito.

 

Obras de ~: Lletrillas compostas per los Missionistas del Immaculat Cor de Maria. Vic, Imprenta Llucià Anglada, 1860; Letrillas para las misiones compuestas por ~ presbítero del Inmaculado Corazón de María. Barcelona, Librería Religiosa, 1864 (reimpr. 1880); Tesoro de alegría, paz y consuelo que se encierra en el conocimiento de nuestro Señor Jesucristo, Salvador de los hombres (inéd.).

 

Bibl.: R. Muns, “Necrología”, en Anales de la Congregación, 5 (1895), págs. 290-292; M. Aguilar, Historia de la Congregación de Misioneros Hijos del I. Corazón de María, Barcelona, Librería Montserrat, 1901; Anónimo, “Breve Noticia Biográfica del P. Domingo Fàbregas y Coma, Cofundador de la Congregación”, en Anales de la Congregación, 22 (1926), págs. 163 y ss.; C. Fernández, La Congregación de los Misioneros Hijos del Ido. Corazón de María. Noticia e historia documentada de sus primeros sesenta y tres años de existencia (1849-1912), Madrid, Coculsa, 1967.

 

Joan Sidera Plana, CMF

Relación con otros personajes del DBE

Biografías que citan a este personaje

Personajes citados en esta biografía

Personajes similares