Ayuda

Anastasio Arango y Núñez del Castillo

Biografía

Arango y Núñez del Castillo, Anastasio. La Habana (Cuba), 21.I.1772 – 6.I.1856. Militar, mariscal de campo procedente de Ingenieros.

Era hijo de Anastasio Arango y Meyeres, teniente coronel de las milicias de infantería de la plaza de La Habana. Ingresó en el ejército con quince años, en 1787 como cadete del Regimiento Inmemorial del Rey. Era promovido a subteniente de infantería en 1790. En junio de 1789, ingresaba en la Real y Militar Academia de Matemáticas de Barcelona, donde cursaba los cuatro cursos reglamentarios con aprovechamiento. Una vez aprobados los mismos, así como el examen de suficiencia ante la Junta de Ingenieros en Madrid, ingresaba en el correspondiente cuerpo el 22 de mayo de 1793. Su primer destino fue al Ejército de Navarra, donde realizaba trabajos de fortificación. En 1794 era destinado a la plaza de Pamplona, pasando posteriormente (mayo del mismo año) a la división del valle del Bastán a las órdenes del general Urrutia, en el marco de la Guerra de la Convención o del Rosellón, en la que llevó a cabo numerosas acciones, como la destrucción de una batería enemiga en el citado Baztán. Con su unidad estuvo en la retirada a Pamplona, donde nuevamente se encargaba de obras de fortificación para la defensa de la plaza.

Terminada la guerra, a finales de 1795 era destinado a la plaza de San Sebastián, donde, permanecía hasta abril de 1796, en que era nombrado secretario de la Comisión encargada de realizar proyectos de población y defensas en varios puertos de la isla de Cuba. Incorporado a la isla, le correspondía el levantamiento de planos y proyectos de la bahía de Guantánamo. Estas acciones formaban parte de lo encomendado a la "Real Comisión de Guantánamo", constituida en 1796 por Manuel Godoy, “Príncipe de la Paz”. Su finalidad era la de construir nuevas poblaciones en la bahía de Guantánamo junto a los caminos necesarios, y un canal. A la idea inicial de fomento agrícola se unieron otras razones de índole política y militar. En efecto, el desarrollo de las comunicaciones, gracias a la construcción de caminos en las proximidades de La Habana, se completaban con un canal cuya utilización como medio de transporte estaba entonces en pleno auge. Todo ello, resultó ser un factor importante para el progreso de la isla.

La comisión estaba formada en principio por el ingeniero civil Agustín de Betancourt (fue más tarde ingeniero militar en Rusia), nombrado director del equipo técnico, junto a otros participantes. Al no incorporarse Betancourt y fallecer Cipriano Torrezuri (ingeniero militar), ambos fueron sustituidos por los ingenieros Lemaur y Arango, acompañados de dos oficiales de la Marina de Guerra. Para el trabajo se dividieron en varias subcomisiones: De Jagua, Nipe, isla de los Pinos y Mariel. En total fueron realizados algo más de cien planos de los distintos proyectos, utilizados para comenzar la edificación de nuevas poblaciones en ese territorio.

En septiembre de 1798, Arango se trasladaba a La Habana y un año después, ante el previsible ataque inglés a la plaza llevaba a cabo numerosos trabajos de fortificación. Posteriormente se encargaba de la dirección de las obras públicas en la isla y en 1812 se le nombraba jefe de la comandancia de ingenieros de La Florida Occidental, amenazada de invasión por el ejército norteamericano, y donde estuvo trabajando en la mejora de las defensas del presidio de Panzacola (Pensacola) hasta noviembre de 1813, en que volvía a La Habana. Una vez en la isla de Cuba, fue encargado de la confección de un nuevo plan general de defensa de la isla, plan en el que estuvo trabajando hasta finales de 1820, fecha en la que se le nombraba jefe de la dirección subinspección de la isla de Cuba.

Otras de las obras en las que intervino Arango, fue en la del puente de Matanzas, construido sobre el río San Juan en la localidad del mismo nombre. Una vez construido, debieron presentarse algunos problemas como consecuencia de una deficiente conservación. Debido a ello, se efectuaban entre 1806 y 1810 nuevos reconocimientos por parte del propio Arango y Francisco Lemaur, ambos ingenieros de gran prestigio en la época.

Entre los trabajos realizados por Arango destacan: el camino de Santiago de Cuba al puerto de Guantánamo, el cálculo de la totalidad de la red de triángulos que permitió el levantamiento del plano de la comarca correspondiente al puerto citado anteriormente, numerosas operaciones geodésicas para los proyectos de poblamiento y defensas del puerto de Nipe y su comarca, la nivelación general de la ciudad de La Habana, así como varios proyectos para la distribución de agua corriente en dicha ciudad, el proyecto de un muelle de sillería para el frente de San Francisco de La Habana, y, finalmente, un sistema de filtrado de aguas para que la marina Real y la mercante hicieran sus aguadas con el consiguiente ahorro de tiempo y gastos. Publicó una memoria sobre la “Defensa general de la Isla de Cuba”.

Por último, en 1829 Anastasio Arango presentaba un proyecto y memoria de construcción de nueva represa para captar agua del río Almendares, con la finalidad de mejorar la traída de aguas a La Habana.

Estaba en posesión, entre otras condecoraciones de la Gran Cruz correspondiente a las órdenes de Isabel la Católica y de San Hermenegildo.

 

Obras de ~: Memoria sobre la Defensa general de la Isla de Cuba, s.l., s.f.

 

Fuentes y bibl.: Archivo General Militar de Segovia, Exps. personales.

J. de la Pezuela “Semblanzas de los Arango y Núñez del Castillo (José, Anastasio, Andrés y Rafael)” en Diccionario geográfico, estadístico, histórico de la Isla de Cuba, vol. II, Madrid, Impr. del Establecimiento de Mellado, 1863-1866, págs. 36-40; M. G. Cano Révora, Cádiz y el Real Cuerpo de Ingenieros Militares (1697-1847). Utilidad y Firmeza, Cádiz, Servicio de Publicaciones de la Universidad, 1994; L. de Sequera Martínez, Historial de las Unidades de Ingenieros en Ultramar (la Campaña de 1898), Madrid, Talleres del Centro Geográfico del Ejército, 1999; M. D. González-Ripoll Navarro, “Vínculos y Redes de poder entre Madrid y la habana: Francisco Arango y Parreño (1765-1837), Ideólogo y Mediador”, en Revista de Indias, vol. LXI, núm. 222 (2001), págs 291-305; C. Laorden Ramos, Obra Civil en Ultramar del Real Cuerpo de Ingenieros, 2 vols. Madrid, Ministerio de Defensa, 2008; A. Gil Novales “Arango, Anastasio”, en MCN Biografías (disponible en http://www.mcnbiografias.com/app-bio/do/show?key=arango-anastasio).

 

Juan Carrillo de Albornoz y Galbeño