Ayuda

Ignacio de la Carrera y Cuevas

Biografía

Carrera y Cuevas, Ignacio de la. Santiago de Chile, 1745 – Chile, s. xix. Coronel de Milicias, padre de próceres de la Independencia.

Nació en Santiago en 1745, siendo hijo de Ignacio de la Carrera y Ureta, nieto de Miguel de la Carrera Elguea y bisnieto de Ignacio de la Carrera Iturgoyen, caballero de la Orden de Alcántara, natural de Ale­gría, Guipúzcoa, llegado a Chile en 1639 y fundador de su familia en ese reino.

Empezó la carrera militar en el Regimiento de Ca­ballería de Milicias del Príncipe, en Santiago, el 11 de julio de 1777. Gracias al prestigio y fortuna de su familia y sus buenos servicios, más alguna ayuda de personajes poderosos en la Corte, en octubre de 1779 fue nombrado por el Rey teniente coronel de dicho regimiento. En 1780 fue encargado de conducir a Valparaíso cuatro compañías de milicias destinadas a reforzar la guarnición de Valdivia con motivo de la guerra con Inglaterra, comisión que desempeñó a su costa, sin gravamen alguno para el real erario. En 1796 fue ascendido a coronel en el mismo Regimiento de Milicias, pero no logró el mismo grado en el Ejército.

Se le concedió retiro, con fuero, pero sin derecho a uniforme, con fecha 30 de agosto de 1803, concesión que recibió cumplimiento el 10 de marzo de 1804.

En el cabildo abierto del 18 de septiembre de 1810, en que quedó constituida la primera Junta Nacio­nal de Gobierno de Chile, Ignacio de la Carrera fue electo para vocal de ella. Era un hombre moderado sobre el cual cayó la tragedia.

Había casado con Paula Verdugo Valdivieso y sus hijos tuvieron trágicos destinos en los revueltos tiempos de la Guerra de Independencia de Sudamé­rica. Su hija Javiera fue una mujer de carácter do­minante, que abrazó con pasión la causa de la re­volución. Su hermano José Miguel llegó a sargento mayor en el ejército real, en España, y de vuelta en Chile, gobernó el país en dos ocasiones, durante el llamado período de la Patria Vieja (1810-1814). Pese a que fue marginado de las acciones posteriores y que, caído en desgracia, fue fusilado en Mendoza por las fuerzas patriotas, se le considera uno de los padres de la Patria chilena. Sus otros dos hermanos, Juan José y Luis Carrera Verdugo, también murie­ron en el patíbulo de Mendoza, considerados peli­grosos para la causa de la emancipación por sus ene­migos políticos.

 

Bibl.: D. Barros Arana, Historia General de Chile, vol. VIII, Santiago, Imprenta E. Jover, 1888; J. T. Medina, Dicciona­rio Biográfico Colonial de Chile, Santiago, Imprenta Elzevi­riana, 1906, pág. 174.

 

Sergio Martínez Baeza