Ayuda

José de Andino y Amezquita

Biografía

Andino y Amezquita, José de. San Juan (Puerto Rico), 21.III.1751 – Trujillo (Cáceres), 1835. Periodista, economista.

Hijo de Gaspar Martínez de Andino y de María Josefa Ferrer de Viliarán, criollos y miembros de la elite sanjuanera. Adoptó el apellido materno de su padre y el de Juan Amezquita y Quijano, pues fue “heredero de un mayorazgo que fundó el célebre Juan de Amezquita”, criollo y héroe de la victoria sobre los holandeses en 1625.

En 1765, embarcó para España acompañando al mariscal Alejandro O’Reilly. Una vez en la Península se inició en la carrera militar, alcanzando el grado de capitán, aunque pidió su retiro en 1787, tal vez por su “carácter activo, independiente y poco sufrido para soportar las exigencias de la disciplina”.

De vuelta a Puerto Rico, Andino iniciará una brillante carrera en el servicio público. En 1789 figura como alcalde ordinario de segundo voto del Cabildo de San Juan y en febrero de ese mismo año se le designa diputado para las exequias de Carlos III y la proclamación de Carlos IV. Participa activamente en la vida municipal hasta el 12 de enero de 1793 en que pasó a ocupar el cargo de contador interino de la Real Hacienda. En el momento de su designación ocupaba el cargo de regidor alférez real. Al cual renunció.

Durante la gobernación de Toribio Montes en 1809, se le comisionó para hacer una colecta en la isla para ayudar a subvenir a los gastos incurridos en la Península motivados por la invasión francesa.

El 14 de julio de 1812, mientras era miembro del Cabildo Constitucional de Trujillo, se recibió una circular del gobernador Salvador Meléndez que imponía una contribución para sufragar el sueldo del secretario de la Diputación Provincial. Andino redactó una memoria que hizo suya el ayuntamiento oponiéndose al mismo. Andino era procurador síndico de la corporación.

En su escrito invoca la multisecular fórmula de “se obedece pero no se cumple” y alude a aspectos constitucionales señalando que sólo a las Cortes compete el fijar contribuciones como la que se pretende.

Considera la acción como un mal precedente y la califica de “destructora del balance político” y se mantuvo firme en su creencia de que los ayuntamientos deben velar por que se respeten los límites de la autoridad.

Recibió, además, una comisión junto a José Díaz para entender en la división de los términos municipales de Trujillo Alto y Trujillo Bajo.

Cuando el intendente Alejandro Ramírez inició la publicación del Diario Económico de Puerto Rico (1814-1815), segundo periódico tras de la Gaceta Oficial, uno de sus colaboradores fue José de Andino quien publicó un escrito, a partir del número treinta y dos de 25 de mayo de 1814, sobre el establecimiento de un banco. La idea de un banco de emisión se adelantó casi un siglo al establecimiento del primer banco en Puerto Rico.

Como parte de su encomienda el intendente Ramírez funda la Sociedad Económica de Amigos del País.

Andino fue elegido miembro y durante el período de 1820 a 1823 será muy activo, interviniendo en las comisiones de Agricultura y de Población. En septiembre de 1820 presentó a la sociedad una memoria sobre agricultura cuyo fin era “tratar de mejorar las tierras en esta Isla para el cultivo de la caña y sobre la calidad de estas, abonos y otros beneficios”. Para ello propone que se utilicen “arados sangradores” por ser la mayor parte de las tierras de la isla de calidad fuerte por lo que era preciso pulverizarlas o calcinarlas. Andino se ofreció para diseñar uno de estos arados.

La segunda memoria, sobre población, fue preparada por la comisión encargada de ese tema a la cual pertenecía Andino. La memoria fue extensamente discutida en el seno de la Sociedad entre el 15 de diciembre de 1820 y el 17 de julio de 1821. En el informe se propone otorgar parcelas de dieciséis cuerdas de terreno a colonos pobres para que las pusieran a producir. Según Andino, por este medio, se podría sostener una población de setecientos mil habitantes labriegos.

Al publicarse el Real Decreto de 4 de mayo de 1814, en virtud del cual Fernando VII abole la Constitución del Año Doce y retorna al poder como Rey absoluto; Andino se retira temporeramente de la vida política.

Cayetano Coll y Toste lo califica de liberal y “enemigo del absolutismo”. Durante el Trienio Liberal, Andino no sólo regresó a la vida pública sino que además participó en varias controversias periodísticas. En 1822 Andino se desempeñará como alcalde constitucional de Trujillo Alto. En adición formará parte de una Comisión designada por la Diputación Provincial encargada de redactar una memoria sobre las instrucciones que deben darse al diputado a Cortes por Puerto Rico.

Las controversias periodísticas en que se verá envuelto fueron: la primera con el coronel Pedro Vasallo, motivada por la recomendación que hace Andino a los votantes para que apoyen a los candidatos criollos; la segunda fue con el secretario del Gobierno Pedro Tomás de Córdova sobre el tema de las contribuciones.

José de Andino no sólo es el primer periodista puertorriqueño de nombre conocido, sino que, más importante aún, es nuestro primer economista, persona conocedora de las ideas de John Locke y Adam Smith.

 

Bibl.: E. Neumann Gandía, Benefactores y Hombres Notables de Puerto Rico, Ponce, Imprenta la Libertad, 1899; C. Coll y Toste, Boletín Histórico de Puerto Rico, San Juan, 1913-1920; L. E. González Vales, “José de Andino: Economista Puertorriqueño del Siglo xix”, en Alejandro Ramírez y su Tiempo, San Juan, Universidad de Puerto Rico, 1978.

 

Luis E. González Vales