Ayuda

Francisco Javier Gamboa

Biografía

Gamboa, Francisco Javier de. Guadalajara (México), 28.XII.1717 – Ciudad de México (México), 4.VI.1794. Alcalde del Crimen de México, alcalde de Barcelona, oidor de México, regente de Santo Domingo, regente de México.

Hijo de Antonio de Gamboa y de María de la Puente y Aramburu.

Gamboa estudió en el colegio de San Juan Bautista de Guadalajara y luego en San Ildefonso de México un total de catorce años, obteniendo la reputación de ser “el mejor estudiante de su época”. Recibió el grado de bachiller en Artes por la Universidad de México en 1734. Cuatro años después se graduó como bachiller en Cánones y luego sustituyó en la cátedra de Vísperas en la facultad. En 1740 compitió dos veces por una cátedra de Cánones. Se convirtió en abogado ante la Audiencia de México en 1740. Gamboa comenzó su pasantía con el famoso abogado José Méndez, que murió repentinamente, de modo que el joven abogado asumió los casos de su maestro y los llevó con tanta brillantez que fue recibido en la Corte con aplausos.

Gamboa llevó a cabo una variedad de tareas menores de letrado y asesorías para tribunales y otros trabajos, además de sustituir en cátedras en la Universidad de México en 1742. Fue abogado de presos de la Inquisición desde 1743 y en 1757 se convirtió en consultor del tribunal. En 1758 obtuvo licencia para viajar a España con la idea de pretender un puesto, y lo hizo como teniente del gremio de comerciantes de México para el que obtuvo la reanudación del sistema de comercio de flotas de convoy tras un hiato de catorce años.

El Rey nombró a Gamboa para sustituir a Ambrosio Eugenio de Santaella Melgarejo como alcalde del Crimen en México por consulta de 11 de abril y título de 2 de junio de 1764. Obtuvo licencia, el 1 de septiembre de 1764, para navegar de España a México.

Ocupó el puesto de alcalde del Crimen durante diez años, a pesar de un ascenso indeseado y que no ocupó por resulta de 11 de julio de 1770, para reemplazar a Manuel Francisco de Torrente y Castro como alcalde del Crimen de la Audiencia de Barcelona. En 1766, Gamboa lidió con éxito una sublevación de mineros en Real del Monte. Fue a España y el 11 de diciembre de 1772 obtuvo licencia para regresar a Nueva España con los criados Juan Manuel de Perón y Francisco Cobán de Asturias. Ascendido para sustituir a Félix Venancio Malo de Villavicencio como oidor por consulta de 9 de febrero y título de 16 de marzo de 1774, Gamboa sirvió por un tiempo como juez conservador para la Real Lotería General de Nueva España, recibiendo un salario de 700 pesos. En diciembre de 1780 descubrió la malversación de más de 25.000 pesos.

El 19 de diciembre de 1780 fue nombrado, contra su voluntad, para reemplazar al jubilado Andrés de Pueyo y Urriés como regente de la Audiencia de Santo Domingo, lo que consideró un castigo que lo separaba de la capital del virreinato. Finalmente ocupó el puesto el 13 de mayo de 1784. Tras la muerte de José de Gálvez en 1787, Gamboa obtuvo un ascenso como regente en Ciudad de México en sustitución del jubilado Eusebio Sánchez Pareja por consulta de 17 de octubre y título de 17 de noviembre de 1787, puesto que asumió el 29 de abril de 1788. Sirvió hasta su muerte a pesar de su enemistad con el virrey, el conde de Revillagigedo.

Gamboa poseía una de las mejores y más completas bibliotecas de leyes en México. Se le acredita la modernización de los trámites legales en ese país. Ayudó a escribir los estatutos para esclavos en Santo Domingo y codificó la industria minera de Nueva España. Era considerado un gran legalista, inclusive el “más notable de Nueva España del siglo xviii”. Era amigo cercano del naturalista franciscano José de Torrubia. Fue hostil a la visita de Gálvez y a casi todos sus trabajos, por ejemplo, la expulsión de los jesuitas, el sistema de intendencia, y la reorganización económica. Gamboa también se opuso al establecimiento y estructura del gremio minero y todo lo asociado con su colegio y jurisdicción legal independiente. Escribió Comentarios a las Ordenanzas de Minas (1761), una “apreciación científica, histórica, legal y judicial de la industria más importante de Nueva España”. Como legalista ayudó a los notables Fagoagas, a los condes de Medina y Torres y a la condesa de San Mateo Valparaíso.

Gamboa se casó con María Manuela Urrutia y Subiayre y tuvo tres hijas y un hijo, Juan José, que fue prebendado en la catedral de México, estuvo en la Junta de la Inquisición que degradó al rebelde José María Morelos, y en 1816 patrocinó el regreso de los jesuitas, a cuya expulsión su padre se había opuesto.

La esposa de Gamboa murió el 30 de abril de 1789.

Gamboa se puede caracterizar como una persona con talento, incluso brillante, además de arrogante, intolerante y con facilidad para ofenderse ante la menor sugerencia de que su manera de hacer las cosas no era la correcta. Pero su voluntad y su inteligencia solían llevar sus actuaciones a buen término.

 

Fuentes y bibl.: Archivo General de Indias (Sevillla), Santo Domingo 967; México 1641, 1642 y 2536; Indiferente 159, relación de méritos de 1759; Contratación 5516, n.º 186; 5507, n.º 1, ramo 18; Archivo Histórico Nacional, Consejos, 17599, 20099, exp. 8, y 18517; Archivo General de Simancas, Secc. XXIII, Dirección General del Tesoro, invent. 2, leg. 48, doc. 160; leg. 58, doc. 65; leg. 64, doc. 101, y leg. 71, doc. 263.

T. Esquivel Obregón, Biografía de don Francisco Javier Gamboa; ideario político y jurídico de Nueva España en el siglo XVIII, México, Talleres Gráficos Laguna, 1941; M. A. Burkholder y D. S. Chandler, Biographical Dictionary of Audiencia Ministers in the Americas, 1687-1821, Westport, Connecticut, Greenwood Press, 1982, págs. 130-131.

 

Mark A. Burkholder