Ayuda

Hugo Roger III

Biografía

Roger III, Hugo. Conde de Pallars Sobirá (XX). Pallars (Lérida), c. 1436 – Játiva (Valencia), XI.1508. Condestable de Aragón, capitán general de la Generalidad de Catalunya.

Era hijo de Arnau Roger V, conde Pallars, y de Joana, hija de Joan Ramon Folc, III conde de Cardona.

El matrimonio tuvo dos hijos Hug (Hugo) y Blanca. De su segundo matrimonio con Elionor nacieron Joana y Margarida. En agosto de 1451 moría Arnau Roger próximo en edad a los cincuenta años.

Meses antes había emancipado a su hijo Hug Roger el 4 de enero de 1451 en Perpiñán, en presencia de la reina María, esposa de Alfonso V el Magnánimo. El notario real Pere Badiells se encargó de dar fe del acto.

Dos años más tarde, Hug Roger ya estaba casado con Catalina de Albert.

En 1461 la figura de Hug Roger adquiere una cierta dimensión política, ya que, en enero de ese año, fue elegido para formar parte de una comisión de cuarenta y cinco mensajeros que fueron a solicitar la libertad del príncipe de Viana. Sin embargo, mientras vivió Carlos de Viana, el conde de Pallars no desempeñó un papel de importancia ni en el plano político, ni en el militar. En los primeros meses de 1461, eran cuestiones internas del condado de Pallars las que entretenían a Hug Roger, que se veía obligado a defender sus territorios del Norte frente al conde de Foix. El 12 de marzo murió Carlos de Viana, víctima de una afección pulmonar, y fue, a partir de ese momento, cuando se desencadenaron una serie de acontecimientos que llevaron a Hug Roger a posicionarse en Cataluña como uno de los máximos opositores a la entrada en el principado de Juan II frente a la postura favorable del conde de Prades y de Cardona, reflejando no inconscientemente el antagonismo centenario entre sus respectivas casas condales.

A partir de marzo de 1462 la popularidad extrema de Hug Roger como jefe del partido revolucionario y el desprestigio creciente de la reina Juana Enríquez inclinaron a Barcelona y a una parte de Cataluña contra el monarca Juan II, su esposa y su hijo, el futuro Fernando el Católico. La tensión entre la Reina y los diputados de la Generalitat durante el mes de abril de 1462 llegó a su punto álgido. La creación de la comisión de las banderas supuso el primer núcleo del futuro Ejército del conde de Pallars. La Generalidad, con el apoyo de la ciudad de Barcelona, nombraba el 28 de abril de 1462 a Hug Roger, capitán general de las tropas del Ejército levantado por ella. Para preservar al principado, para mantener y conservar los usatges, además de la vigencia de todas las leyes y libertades del principado, y poniendo a Dios por testigo de sus acciones, ciudadanos y diputados eligieron al conde de Pallars por su gran prudencia, firmeza y fidelidad en constantes ocasiones probadamente manifiestas. Juana Enríquez respondió con una orden de publicar un pregón por el que se prohibía alistarse bajo las banderas de la Generalidad. El 13 de mayo de 1462, la Reina huía con el príncipe Fernando hacia Gerona, llegando a un acuerdo con el caudillo remensa Verntallat para oponerse a Hug Roger. El domingo de Pentecostés el Ejército pactista acampaba en las proximidades de Gerona y trataba de asediar la ciudad para apoderarse de la Reina con la mayor rapidez posible. Sin embargo, el recinto amurallado de la denominada Força Vella se mostró un lugar inexpugnable, a pesar de la utilización de la artillería; la ciudad, sin embargo, cayó pronto en manos de las tropas de Hug Roger. Un Ejército comandado por Gaston de Foix se dirigía a marchas forzadas hacia Gerona para liberar a la Reina, lo que obligó a levantar el sitio.

Le tocó a Hug Roger jurar fidelidad a diversos monarcas extranjeros que lo fueron de Cataluña en un corto espacio de tiempo, Enrique IV de Castilla, Pedro de Portugal y Renato de Anjou. Con los tres monarcas fue capitán general de Cataluña. Por culpa del portugués, el 28 de febrero de 1465 se produjo una terrible y desastrosa batalla, en la que el Ejército catalán sufrió una aplastante derrota. Hug Roger cayó prisionero, siendo recluido en el Castillo de Cardona.

El 29 de junio de 1465 fallecía Pedro de Portugal y la Corona catalana le era ofrecida a Renato de Anjou.

Tras el pago de un cuantioso rescate y la promesa de apoyar la causa de Juan II, en diciembre de 1470 Hug Roger fue puesto en libertad. Llegado a Barcelona, su presencia coincidió con las exequias del duque de Lorena, lugarteniente de Renato de Anjou. El nuevo representante de Renato, el bastardo de Calabria, no tardó en nombrar a Hug Roger capitán general del principado y condestable de Aragón. No obstante, las traiciones de Joan Sarriera, Pere Joan Ferrer, Joan Margarit y Bertran d’Armendariç, Hug Roger logró enfrentarse durante meses con valentía inusitada a los partidarios de Juan II. Acusado desde sus propias filas de negociar la rendición de Barcelona, cuando en realidad era el máximo opositor a ella, se le facilitó la salida de la capital para que no cayera en manos de Juan II. Sin Hug Roger, Barcelona capituló ante el Trastámara, sin vencedores ni vencidos. En la capitulación de Pedralbes hubo una sola excepción de no perdonados, Hug Roger, a quien Juan II no podía perdonar tantas vejaciones a su persona, a su mujer y a su hijo y el incumplimiento de la supuesta promesa de no volver a luchar contra el Monarca.

Hug Roger se refugió en sus dominios pirenaicos y desde ellos, de acuerdo con Luis XI de Francia, hizo la guerra a los Cardona, a Juan II y a Fernando el Católico.

Hug Roger estaba detrás de la ofensiva gala contra el Rosellón de 1474 y 1475, a la par que cabe atribuirle algunas acciones de armas efectuadas en Urgell.

A lo largo de 1475, Juan II convino en tres ocasiones con el conde de Pallars en orden a su reducción, pero no fue posible en ninguna de ellas controlar al conde.

El 15 de junio de 1475, Francesc Erill, señor de las baronías de Erill y de Anglesola, dio palabra y seguridad al conde de la tregua que trataron y ajustaron entre sí. Ante las Cortes catalanas se presentaron numerosas quejas de las devastaciones llevadas a cabo por las tropas de Hug Roger. En 1478 la resistencia del conde cobraría especial fuerza, frente a Joan Ramon Folc, Requesens de Salou y Felip de Castro Pinós, llegando a establecer una tregua de un año con él el 1 de abril de ese mismo año 1478. El 19 de noviembre de 1478, Violant de Cardona, por haber caído prisionero en Francia su esposo Felip Albert, y en calidad de procuradora de éste, otorgaba a su hija Caterina Albert, la mujer de Hug Roger, en dote para ella y para sus descendientes 15.000 florines de Aragón, de los de oro, el equivalente de 12.375 libras barcelonesas, y en pago y satisfacción de esta cantidad le dio a carta de gracia el castillo y baronía de Ponts —que Juan II arrebatara a Hug Roger, tras la concesión de que de él fuera objeto por el bastardo de Calabria—, con todas sus jurisdicciones, rentas y derechos. El 19 de enero de 1479 moría en Barcelona Juan II sin ver cumplido su deseo de sometimiento de Hug Roger.

A finales de marzo de 1479, tan sólo dos meses después de la muerte de su padre, Fernando escribía desde Cáceres a Galcerán Requesens de Soler, gobernador de Cataluña, agradeciéndole la elaboración de unos capítulos redactados de cara a la reducción del conde de Pallars. Una semana más tarde, el día 31, Fernando, por lo mucho y bien que le había servido a él y a su padre en la guerra civil Joan de Cardona, conde de Prades y almirante de Aragón, le concedía que sucediese al conde de Pallars en todos sus puestos y honores. El conde capitulaba ante el nuevo Soberano, aceptando el Monarca la sumisión de aquél que había sido su implacable perseguidor en Gerona, confiando, decía, que el conde le serviría con toda fidelidad y amor, y él, el Rey, le dispensaría favores y honores.

Sin embargo, la actitud de Fernando fue muy beligerante contra el conde, pasando su condado a sus enemigos tradicionales los Cardona. Fue una inaudita reacción del Monarca antes sus anteriores promesas.

Hug Roger se levantó en armas contra Fernando II y mantuvo una dura lucha en defensa de sus territorios.

En 1486 murió el conde de Cardona. Fue su hijo Joan Ramon Folc IV (conde entre 1486 y 1516), quien le sucedió, con la experiencia añadida de su enfrentamiento bélico con Hug Roger. En la primavera de 1487, cumpliendo puntualmente órdenes del Rey, el infante don Enrique hizo convocatoria general de somatén a través de las veguerías, tratando de preparar el camino para la última ofensiva contra los pocos reductos de partidarios de Hug Roger que quedaban en el Pallars. En 1487 el conde se había trasladado a París intentando conseguir la ayuda del monarca francés, mientras su esposa Caterina Albert resistía heroica, pero infructuosamente en Valencia d’Àneu, que cayó en manos de los Cardona en junio de 1487. Desde 1488 a 1491 los intentos de Hug Roger de reconquistar el Pallars constituyeron un auténtico fracaso, ya que Carlos VIII (1483-1498) no hizo caso de la propuesta de ayuda militar y monetaria que le solicitaba Hug Roger. No convenía por parte francesa nuevos rompimientos con el cada vez más poderoso Monarca catalano-aragonés. El mismo Fernando había escrito el 14 de marzo de 1488 al francés, poniéndole al corriente de la rebelión y desobediencia que había desatado contra él y contra su reino un tal “don Hugo Roger de Pallars”, que “había sido” conde de Pallars.

Le rogaba que mandase que Hug Roger no fuese ayudado ni favorecido por sus súbditos o vasallos, porque de lo contrario podrían derivarse graves daños, habida cuenta de la necesidad de proteger las fronteras.

Hug Roger, no obstante, se aprestó a llevar a cabo servicios para la Corona francesa, aunque éste es el capítulo menos conocido de su biografía que transcurre entre 1487 y 1503.

A la vez se había incoado un proceso contra Hug Roger, que iba a ser juzgado en rebeldía, sin comparecer naturalmente. Se comenzó a instruir en 1491 y el 12 de diciembre de ese mismo año ya estaba lista la sentencia. Francesc Llobet la conoció e indica su existencia.

Entre las penas establecidas se encontraban la capital, por decapitación, confiscación de todos sus bienes, privación de dignidades y la damnatio memoriae para la difunta suegra de Hug Roger.

De Hug Roger III, Santiago Sobrequés dice que fue “el último representante de los antiguos linajes soberanos de Cataluña”, el portador de la bandera de los derechos feudales frente a los que creía que eran sus usurpadores, sin estar dispuesto a transigir frente a la Monarquía, como lo había hecho su padre ante la buena reina María, la esposa del Magnánimo, como lo hizo Arnau Mir, en el siglo xiii, frente al rey de Navarra Sancho VI o como Arnau Roger I, figura central de las rebeliones de 1274 y 1281.

La mala estrella que pesaba sobre los hombros de Hug Roger le condujo a Italia y en concreto a Nápoles.

Allí, sexagenario, fue encontrado entre los defensores del castillo nuevo de Nápoles. Las tropas del Gran Capitán tomaron el castillo y fue hecho prisionero. Sería trasladado a Barcelona, donde desembarcó el 14 de octubre de 1503, siendo recluido en la Ciudad Condal hasta su inmediato y posterior traslado al Castillo de Játiva. Obviamente debió de serle perdonada la pena de muerte y conmutada por la de cadena perpetua. Generalmente se ha dado el año 1503 como el del fallecimiento del conde de Pallars. La misma Generalitat de Catalunya declaró 2003 como año de celebración del quinto centenario de la muerte del conde. Un catedrático de Instituto de Játiva descubrió en 2004, examinando los fondos de la baylía, que Hug Roger falleció en el propio Castillo de Játiva en noviembre de 1508.

En los folios finales de la Cronología de los condes y marqueses del Pallás se señala que Hug Roger “murió eligiendo primero perder su honor, estados y vida que rendirse a la clemencia del rey y permitir la precedencia de la casa de Cardona” y “así se perdió miserablemente la esclarecida y antiquísima casa de los condes de Pallars que casi desde un principio no dependió más que de Dios y de su espada y que hasta mediado el siglo catorce negó al rey el reconocimiento de la soberanía de sus estados”.

 

Bibl.: P. Costa, Nobiliario catalán, s. f. (Biblioteca Nacional de Catalunya, ms. n.º 153, t. II, fols. 17r.-v.); F. Llobet i Mas, Cronología de los condes y marqueses del Pallás [sic] desde su erección hasta que sus estados pasaron a la casa de Cardona, s. f. (Biblioteca Nacional de Catalunya, ms. 425); J. Codina, Guerras de Navarra y Cataluña desde el año 1451 hasta el de 1472, Barcelona, Imprenta Torner, 1851; P. Bofarull i Mascaró y M. Bofarull i Sartorio (eds.), Colección de documentos inéditos del Archivo de la Corona de Aragón, XVIII-XXIV. Levantamiento y guerra de Cataluña, Barcelona, Imprenta del Archivo, 1860-1862; V. Balaguer, Historia de Cataluña, vol. III, Barcelona, Salvador Manero, 1862; A. Bofarull, Historia crítica de Cataluña, vol. VI, Barcelona, Juan Aleu y Fugarull, Editor, 1877, págs. 275-279; E. Grahit, “El sitio de Gerona del año 1462”, en Revista de Gerona (RG), 3 (1879), págs. 213-224; J. Cortils, “Noticias de los antiguos privilegios de la villa de Blanes”, en RG, V (1881), págs. 17-23 y 48-57; J. Chía, Bandos y bandoleros en Gerona, vols. II y III, Gerona, Imprenta Paciano Torres, 1890; F. Carreras Candi y F. Schwartz, Dietari del Antich Consell barceloní, vols. II y III, Barcelona, Imprempta de’n Henrich y Companyia, en Comandita, successors de’n Arcís [sic] Ramírez y Companyia, 1893; G. Leseur, Histoire de Gaston IV, comte de Foix, ed. de H. Courteault, Paris, 1896, 2 vols.; J. Calmette, Louis XI, Jean II et la révolution catalane, 1461-1473, Toulouse, Imprenta E. Privat, 1903; A. Coy i Cotonet, Sort y comarca Noguera Pallaresa, Barcelona, Imprenta J. Cunill, 1906, págs. 405-419; J. Ballaro Casas y J. Serra Vilaró, Historia de Cardona, Barcelona, La Académica, 1906; L. Cuenca, Historia de la baronía y pabordato de Mur y cronología de los condes de Pallars, Barcelona, Imprenta F. J. Altés, 1906; F. Carreras Candi, Dietari de la guerra de Cervera, del 1462 al 1465, Barcelona, Imprenta Bartolomé Baxonias, 1907; A. Rovira i Virgili, Història nacional de Catalunya, Barcelona, Edicions Pàtria, 1931 (reed. Bilbao, Editorial la Gran Enciclopedia Vasca, 1978, vol. VI, págs. 411, 494, 506, 515, 518-526, 528, 536-538, 540-541, 546, 549-550, 556, 577-578, 584-585, 588, 590, 596, 639 y 642); E. Martínez Ferrando, Pere de Portugal, “rei dels catalans”, vist a través dels registres de la seva cancelleria, Barcelona, Institut d’Estudis Catalans, 1936, págs. 13, 20-21, 50, 68, 71-72, 80, 102 y 139; J. Vicens i Vives, Ferran II i la ciutat de Barcelona, Barcelona, Tipografía Emporium, 1936-1937, 3 vols.; J. Calmette, Le grand règne de Louis XI, Paris, Hachette, 1938; E. Martínez Ferrando, Tragedia del insigne condestable don Pedro de Portugal, Madrid, Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), Instituto Jeronimo Zurita, 1942; C. Muñoz Roca-Tallada, Doña Juana Enríquez: madre del rey católico, Barcelona, Editora Nacional, 1945; L. Serra i Vilaró, Baronies de Pinós i Mataplana, Barcelona, Editorial Balmes, 1950; L. Batlle Prats, “El Rey Católico y la ciudad de Gerona”, en Anales del Instituto de Estudios Gerundenses, VII (1952), págs. 156-266; E. Martínez Ferrando, “Caballeros portugueses en el alzamiento de la Generalidad catalana contra Juan II”, en Hispania, XII (1952), págs. 37-130; N. Coll Julià, Dª Juana Enríquez, lugarteniente real en Cataluña, CSIC, Madrid, 1953, 2 vols.; J. Vicens i Vives, Juan II de Aragón (1398-1479). Monarquía y revolución en la España del siglo xv, Barcelona, Editorial Teide, 1953; E. Martínez Ferrando, Catálogo de la documentación de la Cancillería regia de Pedro de Portugal, 1464-1466, Madrid, Ministerio de Educación Nacional, 1953, 2 vols.; J. Vicens i Vives, Els Trastàmares. El segle xv, Barcelona, Editorial Teide, 1956, págs. 26-30; S. Sobrequés i Vidal, Els barons de Catalunya, Barcelona, Editorial Teide, 1957, págs. 205-214; J. M. Coll, “Pedro Desbach de Rocabruna, capitán general de la Montaña. Contribución histórica a la guerra civil en tiempos del rey Juan II de Aragón”, en Anales del Instituto de Estudios Gerundenses, XV (1961-1962), págs. 249-256; F. Solsona, “Aspectos de la dominación angevina en Cataluña, 1466-72: la participación italiana y francesa en la revolución contra Juan II de Aragón”, en Cuadernos de História, XIX-XV (1963), págs. 31-54; E. Alsina, “El último conde de Pallars”, en VV. AA., La Corona de Aragón y el Mediterráneo (IX Congreso de Historia de la Corona de Aragón), vol. IV, Zaragoza, Institución Fernando el Católico, 1973, págs. 21-35; S. Sobrequés i Vidal y J. Sobrequés i Callicó, La guerra civil catalana del segle xv, Barcelona, Edicions- 62, 1973, 2 vols.; J. Sobrequés i Callicó, Catálogo de la Cancillería de Enrique IV de Castilla, señor del Principado de Cataluña (lugartenencia de Juan de Beaumont, 1462-1464), Barcelona, CSIC, 1975; M. J. Peláez, La actuación políticomilitar de Hugo Roger III de Pallars durante la guerra civil catalana del siglo xv, Barcelona, Gráficas Marina, 1975; M. J. Peláez, Catalunya després de la guerra civil del segle xv. Institucions i formes de govern i relacions socials i econòmiques des de 1472 a 1479, Barcelona, Curial, 1981, págs. 6-9, 17, 27-28, 42-49, 96, 153 y 207; E. Martínez Ferrando, “Datos para el estudio de la Cancillería de los príncipes que disputaron la Corona a Juan II de Aragón”, en VV. AA., Acta historica et archaeologica mediaevalia, 5-6 (1984-1985), págs. 225-241; J. Sobrequés i Callicó, Enric IV de Castella, senyor del Principat de Catalunya, Barcelona, Rafael Damian, 1989; J. M. Bringué i Portella, “La qüestió de la fi del comtat de Pallars, cimal de la crisi baix-medieval”, en Collegats, 4 (1990), págs. 145-188; M. J. Peláez, “Hugo Roger III, último conde de Pallars (1436- 1503)”, en VV. AA., Estudios de literatura, pensamiento, historia política y cultura de la Edad Media europea. Homenaje a Jordi Rubió i Balaguer y Francesc Martorell i Trabal en la oportunidad histórica del centenario de su nacimiento, Barcelona, Universidad de Málaga, 1991, págs. 341-400; F. Rella i Foro, M. Peláez et al., Hug Roger III senyor en les muntanyes. Procés polític a Hug Roger III, darrer comte de Pallars, Lérida, Pagès editors, 2002 (contiene: transcr. del proceso judicial incoado a Hug Roger III, págs 273-456); F. Rella i Foro, C. M. Marugan et al., Hug Roger darrer comte de Pallars. De la glòria a l’ocàs, Tremp, Garsineu Edicions, 2003; C. Marugan, J. Sobrequés, M. Peláez et al., Hug Roger III i el seu temps, “Any Hug Roger 1503- 2003”, Arxiu Comarcal de Sort, 2004 (inéd.).

 

Manuel J. Peláez Albendea