Ayuda

Agustín García Calvo

Biografía

García Calvo, Agustín. Zamora, 15.X.1926 – 1.XI.2012. Filólogo, poeta, dramaturgo, ensayista y narrador.

Formado en las escuelas públicas (1930-1936) y el instituto (1937-1943) de Zamora, Agustín García Calvo realizó estudios de Filosofía y Letras (1943- 1948) en la Universidad de Salamanca, doctorándose en Madrid en el curso 1950-1951 con un trabajo sobre Prosodia y métrica antiguas. A partir de ahí, comienza su dedicación docente, en la que compagina su actividad como catedrático de Latín del instituto de Zamora (1951-1958) y del instituto Murillo de Sevilla (1959-1964) con la docencia universitaria, primero como ayudante adjunto en Salamanca (1950- 1956) y más tarde ya como catedrático de Latín en las Universidades de Murcia (1953) y Sevilla (1959- 1964), desde donde se traslada en 1964, por nueva oposición, a la Universidad de Madrid. En agosto de 1965 es apartado de su cátedra, junto con Enrique Tierno Galván, José Luis López Aranguren, Roberto García de Vercher, Santiago Montero Díaz y Mariano Aguilar Navarro, por apoyar las revueltas estudiantiles. Continúa con su actividad docente, ahora impartiendo cursos para estudiantes y futuros concursantes a oposiciones, en la academia de la madrileña calle del Desengaño entre 1965 y 1969, año en que marcha a un exilio voluntario en París e imparte docencia como profesor assistant en la Faculté des Lettres de Nanterre (1969-1970) y maître assistant en la de Lille (1970-1976). Este año, y tras la anulación en 1975 del decreto de suspensión, se reincorpora a una cátedra de Filología Latina en la Universidad Complutense, que ocupa hasta su jubilación, en 1992, y durante seis años más como catedrático emérito. Desde su regreso a España, García Calvo alternó su docencia regular con infinidad de cursos, conferencias y recitales poéticos (éstos casi siempre al alimón con Isabel Escudero), así como con la dirección de la Tertulia Política del Ateneo de Madrid, reunida semanalmente desde 1997.

Su obra escrita —aparte de las contribuciones en rotativos diarios (muchas de ellas reunidas luego entre sus ensayos) o en revistas como Archipiélago y Saber Leer, así como de sus prólogos y presentaciones de libros ajenos— consta de alrededor de cien libros de géneros y temas muy distintos, aunque con el rasgo compartido de intentar rescatar lo vivo y común y denunciar paralelamente todas aquellas estructuras administradoras de Muerte. La obra de Agustín García Calvo, “una de las mentes más lúcidas, originales y tenaces de las letras españolas” (Martín Gaite, 1977), es una constante denuncia de la Realidad y de los elementos e instrumentos que la constituyen, como la Fe, Dios, el Dinero o el Futuro —y la Democracia desarrollada como el Régimen más perfecto de dominación del pueblo—, y esta orientación negativa de su crítica contribuyó sin duda a hacer de su persona una figura incómoda para los defensores de la Realidad y cuantos profesan alguna fe, cualquiera que sea su signo.

Como filólogo (López López 2013; Rivero García 2014), y al margen de su producción en revistas especializadas (donde destacan trabajos sobre sintaxis, sobre prosodia y métrica y otros de interpretación filológica propiamente dicha) y de sus publicaciones para la docencia, sobresale su labor como editor crítico, como traductor y como lingüista.

De sus traducciones se ha dicho (Rello, en VV. AA., 2004) que “casi podemos considerarlas como parte de su propia obra poética” y sin duda García Calvo se convirtió en un claro referente para el ejercicio de la versión rítmica. Publicó ediciones críticas bilingües de clásicos griegos y latinos, como Parménides, Heráclito y Lucrecio, así como de Sem Tob o los Sonetos de Shakespeare, y ediciones bilingües sin aparato crítico de obras de Erasmo, Giuseppe Gioacchino Belli o Paul Valéry. A todo ello deben sumarse las traducciones (rítmicas, cuando es el caso) sin texto original de multitud de obras clásicas, entre las que destacaría la Ilíada de Homero y una selección de Virgilio (con un muy valioso estudio introductorio) y, en época moderna, dos dramas de Shakespeare y la obra del marqués de Sade. En 2006, el Ministerio de Cultura reconoció su labor con el Premio Nacional a la Obra de un Traductor.

Ocupación permanente de Agustín García Calvo fue la reflexión sobre el lenguaje, sobre aquello que está por debajo de los idiomas particulares —sobre los cuales, por su carácter más superficial, puede actuarse desde Arriba— y, por tanto, es común: de todos y de nadie en particular. Entre estos trabajos destacaron los tres volúmenes Del lenguaje, la recopilación Hablando de lo que habla (Premio Nacional de Ensayo 1990), y —ESEstudio de gramática prehistórica. Una orientación más aplicada, más política, tienen los tratados Lalia. Ensayos de estudio lingüístico de la Sociedad y Contra la Realidad. Estudios de lenguas y de cosas. Ese empeño por destapar la mentira de la Realidad y otras epifanías de las nuevas formas de Dios fueron el propósito principal de buena parte de sus más de veinte títulos de ensayos (de los que sólo se ofrece una breve selección en la bibliografía), así como de otros tratados como Contra el Tiempo y ¿Qué es lo que pasa?, obra esta última en la que García Calvo analiza ciertas deficiencias en el propio método de observación de la ciencia moderna, y formula con concreción (pág. 39) su denuncia de las limitaciones de la Realidad bajo el principio: “La Realidad no es todo lo que hay”. Pero si hay un libro que acrisole la esencia de su pensamiento es el lúcido tratado De Dios, obra de rara piedad prometeica.

El afán de Agustín García Calvo por dejarse hablar, por hacer que en sus páginas hable lo que por debajo de su persona queda de pueblo, es primordial, como puede verse, en su obra poética, y lo es asimismo en su producción narrativa, en sus cuentos, diálogos y charlas, como Eso y ella, ¿Qué coños? o la “contranovela” Registro de recuerdos. Pero además García Calvo mantuvo siempre viva, desde su propia tesis doctoral, su preocupación por algo que está en estrecha relación con el lenguaje y que constituye la razón de ser de la poesía: el ritmo y los aspectos prosódicos y métricos de las lenguas, y a ello dedicó, entre otros muchos trabajos, el monumental Tratado de rítmica y prosodia y de métrica y versificación. Para él, en efecto, la poesía era un arte combinatoria y es ése el fundamento sobre el que debe alzarse toda poesía que quiera hacer algo y no limitarse a ser mera literatura. Renunciando explícitamente (Poesía antigua, pág. 9) a las escuelas o tradiciones de su momento, García Calvo fue construyendo sus poemas sobre ritmos y géneros de muy diverso origen, si bien con fuerte presencia —no explícita— de la antigua poesía de griegos y latinos (Rivero García, 1999 bis) y de la lírica popular europea y las tradiciones orales (véanse la “Entrada a la poesía popular” que precede a su Ramo de romances y baladas y su prólogo al poemario Coser y cantar, 1984, de Isabel Escudero). Los temas que sus versos van hilando son los mismos que se han visto en sus tratados, ensayos y narraciones, y al igual que allí aquello que se ansía aparece sólo por negación: no se canta al Amor o la Libertad, por ejemplo, aunque sí laten en sus versos sus anhelos: “Sólo de lo negado canta el hombre, / sólo de lo perdido” es el arranque programático de sus Canciones y soliloquios. A pesar de que García Calvo fue esencialmente poeta, su producción en verso no sobrepasa una veintena de títulos, entre los que destacaría, junto a Canciones y soliloquios y su continuación Más C. y S. (tal vez su mejor colección), el Sermón de ser y no ser, en la línea de la antigua sátira reflexiva romana (o sermo), con un contrapunto en el póstumo Sermón de dejar de ser, el exquisito Libro de conjuros, el leve y enamorado canto Bebela, y el vivo y entrañable diálogo del poeta con su padre, ya fallecido: Relato de amor. Endecha. El rechazo de García Calvo a la idiocia emblematizada en el automóvil (véanse sus ataques a éste en Contra el automóvil y en Al burro muerto, entre otros muchos pasajes) lo ha hecho pasar por defensor del tren como medio razonable de transporte, y fruto de sus interminables viajes en este vehículo son sus “poemas ferroviarios” Del tren (con un “Suplemento de lírica ferroviaria” en Uno o dos en 23 sitios y más). Hay que recordar, por último, que Agustín García Calvo fue el autor del poco ortodoxo Himno de la Comunidad de Madrid, que parece constituir una de esas “fisuras del Poder” que su autor solía denunciar seguramente con tanta convicción como deseo.

La musicalidad de sus poemas y la sencilla hondura de sus letras han contribuido sin duda a su éxito sonoro, habiéndose ganado el acompañamiento musical en más de una decena de discos —algunos monográficos— a cargo de importantes voces de la canción en España, como Chicho Sánchez Ferlosio, Amancio Prada y Ciento Volando.

No se puede terminar este breve repaso a la figura de Agustín García Calvo sin hablar de su condición de hombre de teatro, de su fascinación por ese juego con el tiempo que implica la representación de cualquier drama. Su producción dramática —siempre en verso— está recogida en ocho libros, entre los que puede citarse el de mayor éxito: Baraja del rey don Pedro (Premios Nacional de Literatura Dramática 1999 y Teatro de Rojas 2000) y la comedia musical Bobomundo, divertido ataque contra el Dinero.

Dejando a un lado las muchas entrevistas y noticias periodísticas sobre su persona, así como reseñas a sus libros (de las que aquí se recoge una brevísima muestra), se cuenta sólo con unos pocos estudios de detalle sobre sus obras poéticas, sin que el resto de la rica, polifacética y sugerente obra de Agustín García Calvo haya alcanzado aún el estudio en profundidad que sin duda merece.

Agustín García Calvo falleció a los 86 años, en el Hospital Virgen de la Concha de Zamora, por una insuficiencia cardíaca.

 

Obras de ~: Manifiesto de la Comuna Antinacionalista Zamorana, París, 1971 (3.ª ed., Madrid, La Banda de Moebius, 1974; Madrid, Lucina, 1989); Sermón de ser y no ser, Madrid, Alberto Corazón, 1972 (col. Visor de Poesía, vol. 17) (6.ª ed., Madrid, Lucina, 1988); Lalia. Ensayos de estudio lingüístico de la Sociedad, Madrid, Siglo XXI, 1973; De los modos de integración del pronunciamiento estudiantil, París, 1973 (3.ª ed., Madrid, Lucina, 1987); W. Shakespeare, The Sonnets-Sonetos de amor, texto crít. y trad. en verso de ~, Barcelona, Anagrama, 1974; Sem Tob de Carrión, Sermón de Glosas de Sabios y otras Rimas, ed. crít. y vers. de ~, Madrid, Alianza, 1974 (ed.

crít. y vers. de ~, Zamora, Lucina, 2000); M de Sade, Marqués de Sade. Instruir deleitando o Escuela de amor (La philosophie dans le boudoir), París, Ruedo Ibérico, 1975 (trad. y pról. de ~, Madrid, Lucina, 1980); Canciones y soliloquios, Barcelona, La Gaya Ciencia, 1976 (3.ª ed., Madrid, Lucina, 1982); Virgilio: biografía, bibliografía, traducción rítmica de las Bucólicas, libro IV de las Geórgicas, libro VI de la Eneida, apéndice para la lectura del libro IV de las Geórgicas, Madrid, Júcar, 1976; ¿Qué es el Estado?, Barcelona, La Gaya Ciencia, 1977 (ed. en Actualidades, Madrid, Lucina, 1980, págs. 13-56); Libro de conjuros, Madrid, Lucina, 1979; Del lenguaje, Madrid, Lucina, 1979; W. Shakespeare. Macbeth, vers. rítmica de ~, Madrid, Lucina, 1980; Relato de amor. Endecha, pról. de J. García Gallego, Madrid, Lucina,1980; W. Shakespeare, Sueño de una noche de verano, vers. rítmica de ~, Madrid, Lucina, 1980; Del tren (83 notas o canciones), Madrid, Lucina, 1981 (Barcelona, La Gaya Ciencia, 1976) [contiene: previo Del tren (40 notas o canciones)]; «Himno de la Comunidad de Madrid», en Boletín Oficial de la Comunidad de Madrid, 165, 24 de diciembre de 1983; De la construcción (Del lenguaje II), Madrid, Lucina, 1983; Historia contra tradición. Tradición contra Historia, Madrid, Lucina, 1983; Familia: la idea y los sentimientos, Madrid, Lucina, 1983; El Amor y los 2 sexos. Del tiempo de amor y olvido, Madrid, Lucina, 1984; Razón común: edición crítica, ordenación, traducción y comentario de los restos del libro de Heraclito: lecturas presocráticas II, Madrid, Lucina, 1985; De la felicidad, Zamora, Lucina, 1986 [contiene: apénd., Alabanza de lo bueno]; Eso y ella. 6 cuentos y una charla, Madrid, Lucina, 1987; Poesía antigua (De Homero a Horacio), Madrid, Lucina, 1987 [Recitaciones de poesía antigua, 1987 (casete)]; Bebela, Madrid, Lucina, 1987; Más canciones y soliloquios, Madrid, Lucina, 1988; Hablando de lo que habla. Estudios de lenguaje, Madrid, Lucina, 1989; ¿Qué coños? 5 cuentos y una charla, Zamora, Lucina, 1990; Ramo de romances y baladas, Zamora, Lucina, 1991; Noticias de abajo, Zamora, Lucina, 1991; Contra el Tiempo, Zamora, Lucina, 1993; Análisis de la Sociedad del Bienestar, Zamora, Lucina, 1993; Contra la Paz. Contra la Democracia, Barcelona-Madrid, Virus-Orates, 1993; Contra la pareja, Zamora, Lucina, 1994; Homero, Ilíada, vers. rítmica y pról. de ~, Zamora, Lucina, 1995; De Dios, Zamora, Lucina, 1996; con C. Ward y A. Estevan, Contra el automóvil. Sobre la libertad de circular, trad. del inglés de M. Barrobés, Barcelona, Virus, 1996; Lucrecio, De rerum natura/De la Realidad, ed. crít. y vers. rítmica de ~, Zamora, Lucina, 1997; Baraja del rey don Pedro, Zamora, Lucina, 1998; Avisos para el derrumbe, Zamora, Lucina, 1998; Que no, que no, Zamora, Lucina, 1998; Al burro muerto, Zamora, Lucina, 1998; De mujeres y de hombres, Zamora, Lucina, 1999; Del Aparato (Del lenguaje III), Zamora, Lucina, 1999; Bobomundo. Comedia musical, Zamora, Lucina, 2000; 37 adioses al mundo, Zamora, Lucina, 2000; Registro de recuerdos (contranovela), Zamora, Lucina, 2002; Contra la Realidad. Estudios de lenguas y de cosas, Zamora, Lucina, 2002; Uno o dos en 23 sitios y más, Zamora, Lucina, 2003; —ES— Estudio de gramática prehistórica, Zamora, Lucina, 2003; ¿Qué es lo que pasa?, Zamora, Lucina, 2006; Tratado de rítmica y prosodia y de métrica y versificación, Zamora, Lucina, 2006; 20 ventanas y 36 adolescencias, Zamora, Lucina, 2006; De verde a viejo de viejo a verde, Zamora, Lucina, 2007; Elementos gramaticales: para niños mayorcitos y para quienes se hagan como niños, Zamora, Lucina, 2009; Cosas que hace uno, Zamora, Lucina, 2010; Loco de amor. Un drama, Zamora, Lucina, 2010; Casos, Zamora, Lucina, 2013; Mentiras principales, Zamora, Lucina, 2013; El cerco de Zamora, versión de... (incluye CD con recitación de A.G.C.), Zamora, Lucina, 2014; Yo misma, Zamora, Lucina, 2014; Sermón de dejar de ser, Zamora, Lucina, 2015.

 

Bibl.: R. Conte, “Miguel Delibes-Agustín García Calvo, entre la inocencia y la sabiduría”, en Ínsula, 342 (1975), pág. 5; G. Bueno Martínez, [“Reseña a ¿Qué es el Estado?”], en Sistema, 20 (1977), págs. 128-132; C. Martín Gaite, [“Reseña a Canciones y soliloquios”], en Diario 16, 8 de agosto de 1977 [ed. en Tirando del hilo (artículos 1949-2000), Madrid, Siruela, 2006, págs. 118-120]; E. del Estal, Amor, sexo y erotismo en el “Sermón de ser y no ser” de A. G. C., Salamanca, Gráficas Europa, 1980; Comentario a los dos sonetos teológicos que prologan la segunda edición del “Sermón de ser y no ser” de A. G. C., Salamanca, Gráficas Europa, 1980; L. Rivero García, “Tradición Clásica en las Canciones y soliloquios de A. G. C.”, en Cuadernos de Filología Clásica (Estudios Latinos), 16 (1999), págs. 449- 483; “Presencias clásicas en Más canciones y soliloquios, de A. G. C.”, en Contemporaneidad de los Clásicos en el Umbral del Tercer Milenio, Murcia, Universidad, 1999, págs. 243-251; VV. AA., “Contra Agustín García Calvo”, en Artarquía, 9 (2004) (http://www.soliobrera.org/pdefs/art9.pdf ); R. Luna, “Sobre los adioses intemporales de A.G.C.”, en Inaudita. Revista de autoedición y literatura, nº 2, 2006; F. J. Escobar Borrego, El Cuento de Alma y Amado, de Agustín García Calvo: entre el imaginario mítico y la oralidad”, en Humanismo y pervivencia del mundo clásico, vol. IV.1, Alcañiz-Madrid, 2008, págs. 465-476; E. Morillas, “Traducción, imaginación, transmutación: Agustín García Calvo y Giuseppe Gioacchino Belli”, en L. Pegenaute, J. Decesaris, M. Tricás, E. Bernal (eds.), Actas del III Congreso Internacional de la Asociación Ibérica de Estudios de Traducción e Interpretación. La traducción del futuro: mediación lingüística y cultural en el siglo XXI (Barcelona 22-24 de marzo de 2007), vol. 1, Barcelona, PPU, 2008, págs. 275-282 (dispon. en http://www.aieti.eu/pubs/actas/III/AIETI_3_EM_Traduccion.pdf); K. García Touchard, “El canto del amor y la figura de la mujer en Canciones y soliloquios de Agustín García Calvo”, en Espéculo, nº 42, 2009 (dispon. En http://www.ucm.es/info/especulo/numero42/cansoli.html); A. Rivas Yanes, “La traducción en la obra de Agustín García Calvo”, en Punto y Coma, nº 130, 2012, págs. 37-40; G. Laguna, “‘Eres mi padre y mi madre’: tradición literaria de un tópico amatorio atribuido a Jesús en el Evangelio”, en Liber amicorum en honor del profesor Jesús Peláez del Rosal, Córdoba, El Almendro, 2013, págs. 207-217; VV.AA., Unos y otras. Encuentros con ¿Agustín García Calvo?, J. Lázaro (ed.) Madrid, Triacastela, 2013; J. Bonilla, “García Calvo, gigante”, en Biblioteca en llamas (http://www.elmundo.es/blogs/elmundo/bibliotecaenllamas/2013/09/12/garcia-calvo-gigante.html), 12.IX.2013; M. López López, “Agustín García Calvo, filólogo clásico”, en Minerva, nº 26, 2013, págs. 301-315; L. Rivero García, “Agustín García Calvo”, en Catalogus Philologorum Classicorum, 2014; M. Amorós, 1968. El año sublime de la acracia, Bilbao, Muturreko Burutazioak, 2014.

 

Luis Rivero García