Ayuda

Pedro de Cartagena

Biografía

Cartagena, Pedro de. Valladolid, 7.III.1456 – Loja (Granada), 22.V.1486. Poeta.

Pedro de Cartagena nace en Valladolid el 7 de marzo de 1456. La genealogía familiar lo emparenta con poderosas familias de conversos. Era hijo de Gar­cía Franco, vasallo y guarda del rey Enrique IV y con­tador mayor de cuentas, procedente de una familia de conversos toledano-vallisoletanos acaudalada y bien situada, y de María de Saravia, dama de egregio abolengo familiar de burgaleses judeoconversos, los Cartagena-Santa María, muchos de cuyos miembros fueron conspicuas personalidades en diferentes campos de la vida social, religiosa, literaria o civil de la época. En Valladolid contrajo matrimonio en 1473 con Guiomar Niño, descendiente de una potentada familia aristocrática vallisoletana. Murió en 1486, a la edad de treinta años, en la batalla de Loja defen­diendo la causa de los Reyes Católicos contra los mo­ros durante la guerra de Granada.

Cartagena, junto con Tapia, es el poeta con ma­yor número de composiciones entre los recogidos por Hernando del Castillo en el Cancionero general pu­blicado en Valencia en 1511. En dicho Cancionero se incluye más de medio centenar de composiciones suyas de temática esencialmente amatoria. El resto de su producción lírica se publicó de forma dispersa en algunos otros de los cancioneros y florilegios poéticos de la época.

Poeta cortesano, ingenioso, instruido y habilidoso en el ejercicio de la lírica, su poesía responde a los principales cánones de su tiempo, caracterizados por los tópicos del amor cortés. Al igual que la mayor parte de los poetas cancioneriles, sobre estructuras estróficas típicas de la poesía medieval como canciones, glosas, coplas, decires o villancicos, los poemas amatorios de Pedro de Cartagena ofrecen un amplio mues­trario de las distintas clases de composición amorosa debidas a la pluma del poeta cortesano. Su quehacer literario se completa con poemas morales elaborados sobre temas relacionados con motivos comunes en la lírica medieval como la providencia, la fortuna, el li­bre albedrío, el desprecio del mundo o la muerte. El desarrollo de ciertas innovaciones técnicas, su hábil uso de la paradoja y la antítesis, así como su agudeza conceptual, hicieron que Pedro de Cartagena fuera considerado como una de las voces líricas más virtuo­sas e innovadoras de su tiempo.

 

Obras de ~: [Poemas] en Cancionero general, Valencia, Cris­tóbal Cofman, 1511 (Poesía, ed., intr. y notas de A. M.ª Ro­dado Ruiz, Cuenca, Universidad de Castilla-La Man­cha, 2000).

 

Bibl.: J. B. Avalle-Arce, “Cartagena, poeta del Cancionero General”, en Boletín de la Real Academia Española, 47 (1967), págs. 283-310; F. Cantera Burgos, “El poeta Cartagena del Cancionero General y sus ascendientes los Franco”, en Sefa­rad, 28 (1968), págs. 3-39; J. B. AvalleArce, Temas hispá­nicos medievales: literatura e historia, Madrid, Gredos, 1974; “Más sobre Pedro de Cartagena, converso y poeta del Can­cionero General”, en Modern Language Studies, vol. 11, n.º 2 (Spring, 1981), págs. 70-82; A. M. Rodado Ruiz,”El refrán en la poesía de Pedro de Cartagena”, en Nunca pena fue mayor. Estudios de Literatura Española en Homenaje a Brian Dutton, Cuenca, Ediciones de la Universidad de Castilla-La Mancha, págs. 547-560.

 

Blas Sánchez Dueñas­