Ayuda

Mariano Cuadra Medina

Biografía

Cuadra Medina, Mariano. Madrid, 12.V.1912 – 2.III.1981. Aviador, militar teniente general, observador, piloto, profesor de Estado Mayor, ministro del Aire.

Hijo de familia con tradición militar, su padre, Román Cuadra Belmonte, era capitán de Alabarderos retirado. Su madre se llamaba Esperanza Medina Amigo. Ingresó como alumno en la Academia General Militar el 16 de julio de 1930 y fue nombrado caballero cadete el 16 de septiembre del mismo año. El 11 de agosto del año siguiente ingresó como alumno de Caballería en Toledo, en la Academia de Infantería, Caballería e Intendencia, y prestó juramento o promesa de fidelidad a la República, según se había dispuesto en Decreto de 22 de abril de 1931, haciéndolo por escrito ante el comandante jefe del Detall de la Academia. El 30 de junio de 1933 fue promovido a alférez alumno de Caballería, según Orden de 11 de julio, y salió promovido a teniente de Caballería el 15 de julio de 1934 y, como tal, destinado al Regimiento n.º 1 del arma en Zaragoza, con fecha 28 de julio del mismo año.

El 27 de marzo de 1935 comienza su brillante carrera como aviador militar al realizar el Curso de Observador de Aeroplano en Cuatro Vientos, hasta el 6 de noviembre del mismo año. Por Orden de 9 de noviembre obtiene el correspondiente titulo. A primeros de enero de 1936 se encontraba destinado en el Escuadrón de Ametralladoras del Regimiento de Cazadores de los Castillejos 9.º de Caballería.

Al inicio de la Guerra Civil, el 19 de julio, pasó agregado a una sección del Primer Escuadrón mandado por el teniente Emilio Bianchi enviado a Alcañiz, incorporándose la unidad bajo su mando a la plana mayor del Regimiento mandado por el coronel José Monasterio Ituarte. Participó en el reconocimiento ofensivo del Sector de Villafranca del Ebro, Osera, Gelsa, Riva, Sástago, la posición de Zaida y las alturas de Quinto.

El 19 de agosto es destinado como observador a la aviación militar, encuadrado en las Fuerzas Aéreas del Norte a las que se incorpora el día 20 del mismo mes en el aeródromo de Sanjurjo, Zaragoza, a la Escuadrilla de Breguet XIX, actuando como jefe de observadores.

Formando parte de dicha unidad durante septiembre y octubre de 1936, opera en los frentes de Aragón, Soria, Madrid, y luego de un viaje de León a Navia, se incorpora al frente de Asturias. Estuvo estacionado en el aeródromo de Jarrio, Navia, en diferentes períodos, colaborando en el pequeño botiquín que atendía heridos en la villa, evacuados del cercano frente en el avance hacia Oviedo. Según testigos, era inconfundible por su altura y su enorme capote largo, típico de Caballería.

En el año 1937 continúa actuando con Breguet XIX en el frente de Asturias y en Vizcaya, anotándose una gran actividad, con meses como el de enero en el cual realiza cincuenta y siete servicios de guerra y ochenta y cuatro horas de vuelo. Renovado el material del grupo vuela ahora los Heinkel 45 Pavos en Santander y Vizcaya. El 26 de marzo es propuesto para el ascenso a capitán de Caballería mediante promoción extraordinaria y asciende a dicho empleo por méritos de guerra el 27 de abril siguiente. El 23 de agosto realiza el Curso de Piloto en Italia hasta el 4 de diciembre de 1937; obtiene el título de piloto de Avión de Guerra y el de la Aeronáutica Italiana con fecha 22 del mismo mes. El 20 de diciembre había sido destinado al Grupo 1-G-2 de aviones de asalto Heinkel 51, como piloto y jefe de la 2.ª Cadena de Asalto, basada en Calamocha en ese momento. Se entrenó durante los días 22, 24 y 26 en el avión y en las técnicas de actuación y comenzó inmediatamente sus servicios con la unidad y en estrecha colaboración con el jefe del grupo capitán José Muñoz Jiménez-Millas el Corto. Es uno de los pocos casos de un observador promovido a piloto e inmediatamente situado como segundo jefe de una unidad con una actuación tan expuesta y arriesgada, al frente de otros pilotos más jóvenes pero con cierta experiencia.

Durante 1938 efectúa numerosos servicios volando el avión monoplaza Heinkel HE-51 como jefe de la 2.ª Cadena de Asalto, 2-E-2, en las batallas de Teruel, Alfambra y en las posiciones de Perales, Almudévar y Bujaraloz. Derribado por impactos desde tierra sobre Castelfrío el 12 de mayo de ese mismo año, tomó tierra sin novedad aparente en Escorihuela. Derribado de nuevo sobre La Muela de Sarrión en junio de 1938, era la tercera vez que le sucedía en un mes y medio de operaciones. Continuó con actuaciones en Mora de Rubielos, carretera de Sagunto y La Muela.

El 1 de agosto es derribado de nuevo, pero aterriza sobre unos olivares y resulta ileso, a pesar de quedar destruidos el tren de aterrizaje y el plano izquierdo de su avión. La actuación de La Cadena le lleva a tomar parte en los ametrallamientos sobre la Sierra de Pandols durante la batalla del Ebro, volando desde Escatrón y La Cenia. Derribado de nuevo el 27 del mismo mes, toma tierra en el río Algar. En junio de 1938 un piloto más joven y recién llegado a su unidad hacía del capitán Cuadra este retrato, sin duda apasionado: “Alto, bien plantado, pelo castaño, mirada agradable y transpira simpatía. Es de esos jefes que se hacen querer por su amabilidad y bondad”. El 15 de octubre de ese año se concedió la Medalla Militar Colectiva al Grupo de las Cadenas.

El 10 de septiembre de 1938 fue enviado como agregado a la Escuela de Caza situada en el aeródromo de Gallur, a poca distancia de Tudela, adonde se incorporó el 16. Después de una serie de vuelos en Romeo RO-41 de escuela y algunos más en otros tipos de aviones de caza, terminó el acelerado curso el día 26 y fue destinado al Grupo 2-G-3 de Fiat, donde sustituye a García Pardo, que pasa a mandar la 2.ª Escuadrilla de Heinkel HE-112. Comienza sus actuaciones en la caza con formaciones de protección a bombarderos desde Puig Moreno, entablando combate con caza enemiga y operando en los sectores de Mora del Ebro, La Serós, Fatarella, Artesa de Segre y Balaguer durante la campaña de ocupación de Cataluña.

Comenzó el año 1939 manteniendo combates con Chatos y Moscas gubernamentales en los sectores de Artesa, Uldemolins, Cervera, Igualada, Manresa y Solsona durante el mes de febrero. Pasó al frente central en marzo de 1939 y patrulló durante las últimas semanas de la guerra en los sectores de Porcuna, Arjona, Posadas, Aznaga y Pozoblanco.

Durante toda la campaña realizó trescientos cuarenta y dos servicios de guerra y se anotó quinientas cuarenta y ocho horas de vuelo. Habiendo sido derribado en cinco ocasiones en acción de guerra, resultó tan sólo levemente herido. En al menos tres ocasiones más tomó tierra fuera de campo.

Al término de la Guerra Civil marchó a Alemania acompañando a la comisión que visitó aquel país invitada por la Luftwaffe desde el 27 de mayo al 25 de junio de 1939. En agosto fue momentáneamente destinado a Baleares, pero finalmente lo fue a la 7.ª Escuadra de Caza como jefe del Segundo Grupo estacionado en Getafe. Como consecuencia de sus actuaciones obtuvo diferentes condecoraciones típicas de la campaña, y el 14 de septiembre fue confirmado como jefe del 2.º Grupo de Caza de la 21 Escuadra.

Con fecha 1 de marzo de 1940 había sido confirmado como capitán de la Escala del Aire, Arma de Aviación y posteriormente, con fecha 30 de abril de 1941, se le reconoció el ascenso por meritos de guerra a comandante con fecha de 1 de abril de 1939. Mientras tanto había sido destinado a la Academia de Aviación de León, donde permaneció varios meses, como profesor, sin perjuicio de su destino como jefe del Regimiento 21 de Getafe. Viaja al aeródromo de Gando en la Isla de Gran Canaria, formando parte del Grupo 22, para realizar vuelos de protección y por esos meses, al salir definitivamente el escalafón del Arma de Aviación, se le sitúa en el mismo con el grado de comandante a continuación del de su mismo empleo Miguel Guerrero García. El 4 de septiembre es agregado a la Escuela Superior del Aire, a la que es destinado el 6 del mismo mes.

De enero a julio de 1942 ejerció como jefe accidental del Regimiento 21 y en octubre pasó a la Escuela de Estado Mayor del Ejército de Tierra y en enero de 1943 realizó el Curso de Vuelo Sin Visibilidad en Salamanca.

En aquel momento fue reclamado para ser nombrado jefe de la 4.ª Escuadrilla Expedicionaria de aviadores voluntarios a Rusia, cuyo mando tomó el 2 de abril. Realizó vuelos de entrenamiento en Alcalá de Henares con aviones similares a los que iban a tripular en Alemania. Este entrenamiento tuvo lugar durante los meses de abril, mayo y junio hasta el día 14. al día siguiente partió en Junker 52 para Francia y Alemania, viajando a través de Colomier (Toulouse), donde estuvo con parte de su unidad hasta el día 29 del mismo mes. La Cuarta Escuadrilla llegó al sector de Orel cuando se lanzaba la operación Ciudadela, la última de importancia lanzada por los alemanes en Rusia.

Incorporado el 4 de julio a la unidad española en Seschtschinskaja, pronto comenzó su participación en combates aéreos y derribó su primer avión de la campaña de Rusia el día 14 del mismo mes de julio.

La unidad española, encuadrada en la Escuadra Mölders, volaba en ese momento los aviones de caza Foke Wulf FW-190, serie A.3. Pero a las pocas semanas se sustituyó por Messerschmitt ME-109 G. Pronto añadió Cuadra un derribo más el día 1 de agosto, dos adicionales el 18 y otros dos más el 28 del mismo mes.

consiguió otra victoria el día 31, cuando chocó en vuelo con el avión enemigo derribado y tomó tierra con su propio aeroplano sin novedad. El día 7 de septiembre derribó otro avión soviético y dos más el 15 del mismo mes. El 5 de noviembre resultó herido en accidente aéreo con su avión, sufriendo fractura de peroné, por lo que permaneció convaleciente hasta el día 10 de diciembre de 1943.

Durante 1944 permanece con su escuadrilla en Rusia hasta ser relevado a finales de febrero de ese año.

En ese momento y a lo largo de los seis meses y medio que permaneció al frente de su escuadrilla, efectuó ciento trece vuelos de guerra, totalizando doscientas cuarenta y una horas de vuelo y habiendo derribado diez aviones enemigos. Su marca solamente fue superada por el capitán Gonzalo Hevia Álvarez-Quiñones, que en un período similar de cinco meses derribó doce aviones bajo el cielo ruso.

Al volver de Rusia el 30 de marzo quedó en la Escuela de Estado Mayor y pasó a la Escuela Superior del Aire como Profesor Auxiliar. Se le condecoró con las Cruces de Hierro alemanas de 1.ª y 2.ª clases y con el Pasador de Oro por el número de servicios de guerra en el Frente Oriental. Fue nombrado de nuevo alumno del curso de Vuelo Sin Visibilidad en Salamanca, a primeros de septiembre, y por esos días contrae matrimonio con Carmen Lores Gutiérrez.

El 6 de marzo de 1945 ascendió a teniente coronel del Arma de Aviación, Servicio en Vuelo, y continuó destinado en la Escuela Superior del Aire y como agregado a la Escuela de Estado Mayor del Ejército.

Se le concede la Medalla Militar por su actuación en Rusia con fecha 27 de febrero de 1945 y con antigüedad del 28 de febrero del año anterior. Dicha condecoración le fue impuesta por el coronel director de la Escuela Superior del Aire ante el cuadro de profesores y alumnos y la unidad de tropa formada al efecto el 1 de marzo de dicho año.

Durante los años siguientes continuó destinado en la mencionada escuela como profesor, completando en 1946 el diploma para el Servicio de Estado Mayor del Aire y pasando a la situación de supernumerario en abril de 1948. En este año y en los siguientes, hasta mediados de 1951, estuvo volando para la compañía AVIACO, donde ejerció como jefe de pilotos, contribuyendo al conocimiento de las rutas hacia la Guinea Ecuatorial Española y operando en aquel entorno durante parte del tiempo en que voló para la citada compañía. En este período recibió la Medalla Conmemorativa de la campaña de Rusia, obtuvo el posée del idioma francés y realizó más de dos mil horas de vuelo. En junio de 1951 cesó como supernumerario y volvió como profesor a la Escuela Superior del Aire, ejerció como secretario de estudios de la misma y finalizó 1952 con un total de cuatro mil cuatrocientas treinta y una horas de vuelo. En 1953 obtuvo la calificación instrumental en Vuelo Sin Visibilidad y se le concedió la Cruz de San Hermenegildo.

Ascendió a coronel el 28 de septiembre de 1954, con antigüedad de octubre de 1952, realizó como profesor el Primer Curso de Cooperación Aeroterrestre y a continuación fue nombrado comandante de la Base Aérea de Torreón de Ardoz. El año 1955, después de haberse sometido a un curso intensivo de inglés, realizó entre el 15 de enero y el 6 de marzo el Curso Básico de Avión T-6 y desde marzo a julio el Curso de Reactores en la escuela que la Fuerza Aérea Norteamericana mantenía en Fürstenfeldbrück (Alemania Federal), volando el reactor de escuela T-33 y pasando del 10 de octubre al 7 de diciembre a la Escuela de Tiro y Bombardeo en la Base Aérea de Laughlin (Estados Unidos) donde completó el curso de esa especialidad en avión T-33.

El 17 de enero de 1956 se soltó en el avión de caza turborreactor North American F-86F en la Base Aérea de Manises, y asumió de nuevo el mando de la Base de Torrejón el 19 de febrero de dicho año. En ese momento totalizaba 5.173 horas de vuelo en su historial, número muy notable para su edad, trayectoria y antigüedad. En 1957 realiza el curso para el ascenso a general del 15 de marzo al 20 de junio, en la Escuela Superior del Aire, donde tantos años ejerció su mando y magisterio, continúa su actividad de vuelos en F-86, obtiene el posée de los idiomas inglés e italiano y preside diferentes comisiones al servicio del Ejército del Aire. Es nombrado agregado aéreo a la embajada de España en Londres el 22 de febrero de 1960 y allí continúa durante los años siguientes hasta mayo de 1963, cuando cesa en su puesto por haber ascendido a general de brigada el 7 de septiembre de ese año y ser destinado como director una vez más a la Escuela Superior del Aire.

El general Cuadra, en palabras de uno de sus allegados, se manifestaba hacia el exterior como un hombre duro, adusto y algo seco, pero en cambio “en su entorno familiar e íntimo, era extraordinariamente afable.

No le gustaba hablar de sus experiencias bélicas, ni de la Guerra de España, ni de su estancia en Rusia”.

Como colofón a todos sus percances, de los cuales siempre salió indemne, en uno de sus últimos vuelos, siendo ya general de división, se le paró el motor, volando un T-6 Texan y tomó tierra en un sembrado sin ningún problema, como había hecho tantas veces en campaña. El jefe de Servicio del Estado Mayor ese día, llamó a su casa para decirle a él lo que le había pasado, y ésa fue la primera noticia que tuvieron en su hogar del incidente. Los cuatro hermanos Cuadra Medina fueron militares y tres de ellos aviadores, Mariano, Alfonso y Fernando. El mayor, Ramón, fue teniente general de Caballería y jefe del Estado Mayor del Ejército.

Tuvo cuatro hijos llamados Mariano, Enrique, Fernando y África. El primero, perteneciente a la 22.ª promoción de la AGA, falleció en accidente de aviación el día 12 de diciembre de 1973. El segundo es coronel de Aviación de la 28.ª promoción de la Academia General del Aire.

Después de pasar por el Centro Superior de Estudios de la Defensa Nacional (CESEDEN) en 1965, presidió la Comisión Asesora de Navegación Aérea (CANA) y, al ascender a general de división en septiembre de 1966, fue nombrado segundo jefe de Estado Mayor del Aire. En los años siguientes preside varias comisiones de estudio, vuelve al CESEDEN como director y asciende a teniente general el 23 de octubre de 1970. En 1972 todavía volaba con cierta frecuencia, muchas veces en aviones monomotores de entrenamiento, llegando a totalizar 5.587 horas de vuelo en su haber. Es nombrado jefe de Estado Mayor del Aire en abril de 1972 y después de acompañar al general Franco en varios desplazamientos de los últimos tiempos, como el de Galicia de agosto a septiembre de 1974, se le nombra ministro del Aire en enero de 1975, cargo que ostentó hasta diciembre en que pasó a ser jefe de la 1.ª Región Aérea.

Fue el postrer ministro del Arma en un gobierno del antiguo régimen preconstitucional. Se mantuvo en ese puesto hasta el 12 de mayo de 1978 en que pasó al Grupo B.

Fue nombrado consejero en julio del mismo año y presidente en septiembre, de la Sala de Justicia del Consejo Supremo de Justicia Militar, hasta enero de 1981, y a continuación consejero electivo del Consejo de Estado. Falleció el 2 de marzo del año 1981.

 

Bibl.: J. Gomá Orduña, La Guerra en el Aire (Vista, Suerte y al Toro), Barcelona, Editorial AHR, 1958; J. Larios, Combate sobre España. Memorias de un Piloto de Caza 1936-1939, Madrid, Aldús, 1966; J. Salas Larrazábal, La guerra de España desde el aire, Barcelona, Ediciones Ariel, 1970; J. L. Jiménez- Arenas Martín, Cadenas del Aire, Madrid, Librería Editorial San Martín, 1973; J. Salas Larrazábal, “Actuación en Rusia de las Escuadrillas Expedicionarias Españolas”, en AEROPLANO [Instituto de Historia y Cultura Aérea (IHCA)], n.º 2 (octubre de 1984); Historia de la Aviación Española, Madrid, Colegio Oficial de Ingenieros Aeronáuticos, 1988; Guerra Aérea 1936-1939, Madrid, IHCA, 2003, 4 vols.

 

Rafael de Madariaga Fernández